Traducción exclusiva del primer extracto de la próxima novela de The High Republic: The Rising Storm

Traducción Mariana Paola Gutiérrez Escatena
Corrección Mario Tormo

Un Jedi se vería obligado a ayudar a quien lo necesitase. Como guardianes de la paz y la justicia en la galaxia, prestar ayuda es clave para los principios de la Orden. Pero Ty Yorrick no es una Jedi. Ya no.’ Así nos presentan el extracto de La Alta República: La Tormenta Creciente, escrita por Cavan Scott y que saldrá el 29 de Junio de este año en Estados Unidos. Os dejamos aquí la traducción para que la disfruteis.


¿Nos ayudarás?

Ty Yorrick había perdido la cuenta de las veces que había escuchado esas palabras, normalmente acompañadas de ojos implorantes y, de manera mas habitual de lo que cabría esperar, algún apéndice cercenado. Había que estar desesperado para contactar con alguien como Ty.

Los campesinos del pantano de Safrifa estaban desesperados.

La habían encontrado reparando su nave en las afueras de los campos cenagosos, preparándose para partir tras una exitosa operación de extracción en la que había liberado al hijo del terrateniente local de un clan rival. Hubo sangre y gritos. Siempre sangre y gritos. Algunos de los restos de sangre aún cubrían su armadura, mientras que los gritos persistían cuando por fin caía en su catre esa noche, incluso después de tomar raíz de keekon para ayudarla a dormir. A decir verdad, no le importaban los gritos. Habían sido su compañía durante casi una década, la única constante en su siempre cambiante vida.

El mineral noviano que había recibido por devolver al niño sano y salvo le sería útil. Su nave necesitaba piezas, y eso significaba dinero. Conocía a un herrero en Keldooine que le quitaría el mineral noviano de las manos, fundiéndolo para forjar hojas de sierra. Tal vez comprara una ella misma. Menos dinero para la nave, pero su arsenal se había visto diezmado después de aquella chapuza en Alzoc III. Kriffing Hoopaloo, robando la mitad de su alijo. Otros mercenarios habrían localizado al loro traidor y le habrían arrancado el pico de la cara, pero Ty no era una mercenaria cualquiera. Los imprevistos sucedían y había contar con ello. No tenía sentido malgastar tiempo o esfuerzo en batallas que no necesitabas, especialmente si nadie te pagaba.

Había percibido a los campesinos del pantano mucho antes de oírlos chapotear en la ciénaga. Lo sintió y lo evaluó. No eran una amenaza ni para mercenarios ni bestias. Ninguna amenaza para nadie. La mayoría de los safrifanos eran pequeñas criaturas escuálidas con la piel del color del agua estancada y pelo que colgaba como algas delante de los grandes ojos ovalados. Sin embargo, eran trabajadores. Y también ingeniosos. Ty había atravesado uno de sus lechos flotantes, una larga y estrecha parcela de tierra gruesa levantada del agua del pantano por el barro y la vegetación en descomposición para evitar que las raíces de sus cultivos de kru-kru se anegaran. La granja se extendía durante kilómetros, con cada parcela enmarcada por caballetes de sauce y rodeada por una red de estrechos canales. A primera vista, se podría pensar que aquí no se podía cultivar nada, pero los safrifanos habían demostrado lo contrario. Ingeniosos y perseverantes. A Ty le gustaba eso. Incluso lo admiraba. Y ahora estaban aquí, esperando pacientemente para hablar con ella. Eso sólo podía significar una cosa.

“Bonita nave”, comentó la voz de la mujer en un básico entrecortado. “¿Qué nombre tiene?”

“No tiene ninguno”, respondió Ty en la lengua materna, sin apartarse de su trabajo. El maldito estabilizador pendía de un hilo.

“¿Hablas nuestro idioma?”, preguntó el granjero, sorprendido.

“Suficiente para salir del paso”. Ella tenía esa suerte. Siempre había sido igual. Ty aprendía rápidamente la mayoría de los idiomas, un talento útil en su profesión. A veces se lo hacía saber a la gente, otras veces se quedaba callada y escuchaba. No tenía nada que temer de estos dos, incluso cuando dudaban detrás de ella, sin saber qué decir ahora que su pequeña charla había fracasado. Sin embargo, no había mentido. Su nave, un maltrecho carguero YT-750, no tenía nombre, sólo un número de registro inscrito en los archivos de la República. En realidad, varios números, según el trabajo o el empleador. No veía el sentido de dar nombre a nada, ni a la nave, ni al arma, ni siquiera a los dos droides que la ayudaban en las misiones, una sarcástica unidad de administración y un astromecánico ciertamente útil. Al igual que la nave, eran herramientas, nada más. ¿Por qué crear vínculos con algo que nunca podría ser parte de ti? Tal vez fuera una reminiscencia de su entrenamiento. Tal vez no. Ty simplemente pensaba que era de sentido común.

“¿Qué quereis?” Necesitaba terminar la charla. Tenía lugares a donde ir, piezas que comprar.

“Tenemos noviano. No mucho. Pero suficiente”.

“¿Suficiente para qué?”

En lugar de responder, los agricultores dijeron simplemente: “Está matando a nuestros niños”.

Ty dejó de trabajar y el equipo de herramientas cayó desde el núcleo estabilizador que estaba descubierto.

“¿Qué es?”, preguntó ella, con un aire de resignación en su voz.

“Un monstruo. Uno malo”.

¿Había algún otro tipo?

“¿Cuánto tiempo lleva sucediendo?”

“Tres semanas. Hemos puesto trampas pero las ha destrozado. Nos destroza las parcelas, arruina las cosechas”.

“¿Cuántas?”

“¿Cosechas?”

“¿Cuántos niños?”

“¿Importa?”

Respuesta correcta.

Finalmente se giró, contemplando el patético espectáculo que tenía delante. Eran poco más que esqueletos andantes, la piel estirada sobre los huesos prominentes. El más alto de los dos, relativamente hablando, levantó una bolsa de cuero. “Tenemos noviano”, repitió, mientras su compañero se encorvaba detrás de él, apoyándose fuertemente en un bastón.

No era mucho noviano, si el tamaño de la bolsa era algo por lo que guiarse. Difícilmente vale la pena su tiempo.

Está matando a nuestros hijos.

“¿Dónde?”

“En el pantano de Sorcan, a tres días de camino desde aquí. Uno, si tienes un skimmer”.

“¿Ts un skimmer?”

“No.”

Él la miró y ella lo miró a él. Su compañero miró el agua del pantano. Agotado. Sin esperanza ni expectativa.

En su día, habría utilizado un juego de piedras de Verazeen para tomar la decisión, diciéndose a sí misma que estaba dejando las cosas al azar. A la voluntad del universo. Un lado de las piedras estaba grabado con símbolos lunares, el otro con soles. El proceso era bastante sencillo. Tirarlas al suelo, decidir si se apostaba por más soles o lunas y dejar que el destino guiara el camino. Últimamente había tomado un papel más activo, eligiendo su propio camino en lugar de confiar en las piedras, y ahora mismo sabía que el trabajo no merecía la pena. Debía volver a la nave y partir hacia Keldooine. Era lo más sensato. Lógico, incluso.

Necesitaba decir las palabras.

“¿Nos ayudarás?”

Y ahí estaban.


Si queréis saber más de Ty Yorrick y The Risng Storm:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: