Traducción del cuarto extracto de The Rising Storm, novela de la segunda ola de The High Republic

Traducción por Mario Tormo

Este adelanto se centra en el padawan Bell Zettifar, luchando por controlar sus emociones tras haber perdido a su maestro Loden Greatstorm. Y además de la traducción exclusiva al castellano, también tenéis unas declaraciones del autor, Cavan Scott, hablando sobre el personaje.

“Pasar tiempo con Bell Zettifar fue uno de los placeres de escribir The Rising Storm”, cuenta Scott. “Para mí, su valentía, su capacidad de adaptarse y su predisposición a dudar identifica al Jedi de la Alta República”. En esta nueva novela, “vemos a un Bell que está luchando por aceptar el hecho de que es posible que nunca vuelva a ver a su maestro, Loden Greatstorm, descubriendo y aprendiendo cómo son el dolor y el arrepentimiento para un Jedi. La vida ha avanzado desde que se dio a Loden por muerto, y Bell se enfrenta a la realidad de que sus votos significan que tiene que seguir adelante “.

Los que ya hayan leído los anteriores libros de The High Republic ya saben algo sobre la historia del Maestro Greatstorm. “Lo divertido, por supuesto, es que los lectores de Light of the Jedi saben exactamente lo que le sucedió a Loden, incluso si Bell y el resto de la Orden no lo saben”, dice Scott. “¿Sobre lo que le pasará a Loden a continuación? Bueno, para eso tendrás que leer The Rising Storm…”


No hace mucho, el padawan Bell Zettifar se habría emocionado por las vistas que se extendían debajo de él. Estaba de pie en una plataforma de observación en el hangar más grande que jamás había visto, el cual era solo una parte de los enormes astilleros que orbitaban Cyclor, un planeta verde y marrón relativamente pequeño en el Borde Medio. Abajo, resplandeciente bajo los focos del hangar, las vistas del duracero pulido conocido como Innovator. La nave estelar, que se encontraba a unas horas de su inauguración, era una maravilla tecnológica. Con más de 300 metros de largo y equipada con los últimos equipos científicos y médicos, el Innovator era simplemente el crucero de investigación más sofisticado jamás construido, un hecho del que su diseñador, el famoso ingeniero aqualish Vam Targes, había puesto al corriente a Bell cuando llegó a los astilleros.

“Se ejecuta en una red de no menos de cuarenta y dos procesadores de droides de grado intellex, ¿no lo sabías?” Targes le había informado mientras atravesaban el vasto centro de operaciones de la nave en una visita relámpago. El codificador de voz del ingeniero zumbaba con entusiasmo mientras traducía el aqualish nativo de Vam a básico.

“Eso es muy… Impresionante”, había concedido Bell, que inmediatamente obtuvo de respuesta, en términos inequívocos, que era mucho más que eso. ¡Era excepcional!

“Toda la red está respaldada por un entorno de trabajo multidisciplinar diseñado por mí, uno que rivaliza con los Archivos Jedi en Coruscant, si me preguntan a mí”.

Bell no sabía si eso era cierto, pero no había querido contradecir al ingeniero. Este era el momento de Vam, después de todo. O más bien lo sería cuando el Innovator llegara a Valo en un par de días. La nave iba a ser una obra maestra en la próxima Feria de la República, la última de las Grandes Obras de la canciller Lina Soh. Pronto, millones de asistentes al festival se maravillarían con el logro de Targes y, si fueran como Bell, quedarían deslumbrados. El Innovator contaba con vanguardistas talleres cibernéticos junto con múltiples laboratorios de bioingeniería, estaciones de análisis, instalaciones de investigación y una biblioteca médica solo superada por el Instituto Docha en Dunnak.

Pero por extraordinaria que sin duda fuera la nave, no era nada comparada con los seres que habían construido la nave remache a remache. Los cyclorrianos eran una maravilla, a diferencia de todo lo que Bell había visto antes. De naturaleza insectoide, tenían aproximadamente un metro de altura con grandes cabezas bulbosas dominadas por un par de grandes ojos compuestos, muy parecidos a las moscas del calor que zumbaban por los pasillos del puesto avanzado Jedi en Elphrona donde Bell había recibido la mayor parte de su entrenamiento. Observaba cómo pululaban a través del reluciente casco, terminando las comprobaciones finales. Cada cyclorriano trabajaba al unísono con sus compañeros de equipo sin aparentemente decir una sola palabra. Era increíble. Cada uno parecía saber exactamente qué trabajo tenía que hacer instintivamente, ninguno de ellos se entrometía en el trabajo del otro, cada uno complementaba perfectamente al siguiente. Y el entusiasmo por su trabajo era contagioso. En las veinticuatro horas transcurridas desde su llegada, Bell no había visto ni un solo cyclorriano quejarse, a pesar de la reputación de Targes como un capataz estricto. Los insectoides simplemente siguieron trabajando, hora tras hora. Sus antenas se movían alegremente mientras pasaban de una tarea a otra. No podías evitar sonreír en su presencia. Era exactamente lo que Bell necesitaba, especialmente ahora.

A su lado, Ember se alteró. El sabueso había estado sentado pacientemente a sus pies, acompañando constantemente a Bell desde que dejaron Elphrona. El perro había comenzado su vida como un chucho callejero que había sido adoptado por los Jedi elphronianos, convirtiéndose en una especie de mascota al principio y en un amigo leal desde entonces. Cuando Bell dejó Elphrona, Ember simplemente se subió a su Vector. Su intención de permanecer a su lado quedó clara. Había estado a su lado desde entonces, como su guardiana y confidente. Ahora estaba de pie, mirando expectante a la puerta de la plataforma de observación mientras se abría para permitir la entrada de Indeera Stokes. La Jedi madura se rió cuando Ember saltó sobre las piernas de la tholothiana, siendo recompensada con un cosquilleo debajo de su barbilla color naranja.

“Sí, sí”, dijo Indeera. “Me alegra verte también. Ahora baja. Eso es. Buena chica. Buena chica.”

Ember obedeció, trotando de regreso hacia Bell, donde había permanecido en el borde de la plataforma. Bell la miró y sonrió, la excitada cola del charhound golpeaba contra sus botas.

“Estoy seguro de que le gustas más que yo”, comentó mientras Indeera se acercaba.

“Creo que ambos sabemos que eso es mentira”, dijo, uniéndose a él para admirar la majestuosa nave bajo ellos. Se apoyó contra la barandilla, sacudiendo la cabeza ante el espectáculo de los cyclorrianos trabajando duro. “Por las estrellas, te deja sin aliento, ¿no?”

“De hecho así es, maestra. El Innovator es tan impresionante como quienes lo construyeron”.

Como siempre, Bell sintió una punzada cuando se dirigió a Indeera por su título. Era cierto, la tholothiana era su maestra ahora, habiendo aceptado continuar con su entrenamiento después de que su maestro anterior, Loden Greatstorm, hubiera desaparecido defendiendo a los colonos de los Nihil hace casi un año. La última conversación entre los dos venía de manera regular a su cabeza, con Loden a los controles de su Vector.

“Ya no soy tu maestro, Bell. Eres un Caballero Jedi “.

“No hasta que el Consejo lo declare, y te quiero allí cuando eso ocurra”.

Ahora eso nunca sucedería. Loden le había dicho que pronto volverían a verse y nunca regresó del ataque. Nadie sabía qué había sucedido cuando Loden abandonó su Vector… el Vector de ambos… para salvar a la familia Blythe de los Nihil. El Vector había sido reducido a átomos por un cañón Nihil, y Loden, bueno, simplemente se había ido. Indeera le recordaba constantemente a Bell que los últimos deseos de Loden habían sido que su padawan fuera nombrado Caballero, pero Bell sabía que no estaba listo. ¿Cómo podía estarlo, cuando se sentía tan vacío por dentro, como si le faltara algo?

“¿Bell?”

Tragó saliva, repentinamente consciente de que Indeera lo estaba examinando. Su nueva maestra, sin duda se le hacía raro. Y no debería. La conocía desde hacía años, incluso había luchado a su lado, y la respetaba más que a cualquier Jedi vivo, que, por supuesto, era el problema. Loden Greatstorm no regresaría, eso se había vuelto descaradamente claro, pero no importaba cuánto admirara Bell a Indeera, nunca podría reemplazar al noble twi’lek.

Bell ofreció una débil sonrisa. “Estaba pensando en la emoción que sentirá el público de la Feria de la República al ver al Innovator por primera vez”.

“Asi será. ¿Y que hay de ti?”

“¿Qué hay de mí?”

“¿Estás deseando ir a Valo?”

Se movió incómodo, con cuidado de no dar una patada a Ember que estaba frotándose contra sus piernas, sintiendo su piel caliente a través de sus botas de piel sintética. “Será bueno ver a Mikkel y Nib. Y a Burry también, por supuesto.” Todo eso era cierto. Había llegado a pensar en los tres como amigos, especialmente con el wookiee Burryaga, a quien había podido conocer después de servir juntos en Hetzal.

“Por supuesto”, repitió Indeera, todavía mirándolo con esos ojos cálidos. “Habrá mucho con lo que disfrutar juntos”. Volvió a mirar la nave. “A Loden le hubiera encantado. A él le hubiera encantado esto”.

Un nudo se formó en la garganta de Bell mientras Indeera continuaba. “Me lo puedo imaginar parado aquí con nosotros, viendo trabajar a los cyclorrianos, apreciando su habilidad”.

La voz de Bell se quebró mientras trataba de controlar sus emociones. “¿Y qué crees que diría? ¿Si estuviera aquí?”

La tholothiana frunció los labios. “Creo que él te felicitaría por el brillo de la hebilla de tu pistolera, te diría que sonrías más a menudo y te señalaría que para poder llegar a dominar en algún momento un giro lateral, tendrás que pasar al menos dos horas más al día en tu Vector”.

Una sonrisa apareció en el rostro de Bell, a su pesar. La última parte de la frase fue pura Indeera, que siempre parecía más feliz en el aire que en la tierra.

“También te recordaría cómo un Jedi enfrenta la muerte de sus seres queridos”, continuó, y la sonrisa de Bell desapareció de inmediato. “Porque los Jedi pueden amar, Bell. No somos droides, ni deberíamos serlo nunca. Somos criaturas vivientes poderosas en la Fuerza, con todo lo que conlleva. Alegría, cariño y, sí, dolor. Experimentar esas emociones es parte de la vida. Es luz.”

“Pero…”

“Pero mientras experimentamos tales emociones, nunca debemos dejar que nos gobiernen. Un Jedi es el amo de sus emociones, nunca un esclavo. Extrañas lo que podrías haber compartido con Loden si estuviera aquí. Eso es natural. También lo extraño yo. Y entonces reconocemos ese dolor. Lo entendemos, incluso lo aceptamos, pero al final…”

“Lo dejamos ir”, dijo Bell, mirando al Innovator para que Indeera no pudiera ver las lágrimas que ya debía saber que tenía en los ojos.

La tholothiana se acercó y colocó una mano reconfortante en el antebrazo de Bell. “No dije que fuera fácil. Como un giro lateral”.

Eso lo hizo sonreír de nuevo, al igual que el ligero apretón que ella le dio antes de volverse hacia la nave. Además, nadie se irá nunca del todo. Pase lo que pase, Loden estará contigo, ahora y para siempre. Ahora es parte de todos nosotros”.

De nuevo las lágrimas le llenaron los ojos. “A través de la Fuerza”.

“A través de la Fuerza”, asintió. “Crees en eso, ¿no es así?”

Él asintió con la cabeza, esperando se hiciera la tonta sabiendo muy bien que para nada lo era. “Sí. Por supuesto que sí.”

“Me alegra escucharlo”, dijo, sin sonar convencida. “Ahora, a menos que haya algo más…”

“Deberíamos salir de esta plataforma y hacer algo por la vida”, dijo, deseoso de poner fin a la conversación.

El comunicador de Indeera emitió un pitido antes de que pudiera responder.

“Tal vez la Fuerza esté de acuerdo contigo, mi no tan joven padawan”. Indeera sacó el comunicador de debajo de su chaqueta color canela y activó el canal.


The Rising Storm llega el 29 de junio. Si queréis leer los extractos anteriores (todos traducidos) los tenéis a continuación:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: