Toda una historia que contar

Por Jose Alabau Casaña

¡Hola bibliotecarios! Os traemos la traducción de un relato de la continuidad de Leyendas (sí, habéis leído bien), que acaba de salir online en la web del videojuego The Old Republic. La última historia que teníamos relacionada con el tema era Chasing Copero, de noviembre de 2017, así que ya ha llovido desde entonces. Se desconoce la autoría del relato que nos ocupa, pero este anonimato es una práctica habitual en este tipo de historias online de The Old Republic. Sin más preámbulos, os dejamos con el relato.

El silencio en la sala era pesado, hasta que la Maestra Satele dejó una taza gastada sobre la mesa con un suave golpe. El vapor que salía del fragante líquido que contenía se elevó en constantes volutas. Aryn Leneer se sentó torpemente, con las manos en el regazo, mientras miraba la bebida.

“Este té viene recomendado por el general Daeruun”, dijo la Maestra Satele.

“Gracias”, Aryn se calentó las manos en los lados de la taza. “¿Supongo que eso significa que es bueno?”

“Mucho”.

Volvió el silencio, y la antigua Gran Maestra Jedi permaneció de pie, con sus ojos buscando lentamente el rostro de Aryn. Eso la ponía nerviosa.

“Tú también puedes sentarte, ¿sabes?”, dijo Aryn.

“Prefiero estar de pie”, replicó la Maestra Satele. “Pero”, continuó mientras Aryn fruncía el ceño, “si te hace sentir más cómoda, me sentaré”.

La Maestra Satele acercó una silla y Aryn tomó un sorbo del té que le habían ofrecido. Estaba bueno, realmente bueno. Y, de forma inesperada, calmó un poco sus nervios.

“Probablemente no sepas mucho sobre lo que he estado haciendo después de… después de dejar la Orden”, comenzó Aryn.

“He oído algunas cosas”.

“Bien”, Aryn tomó otro largo sorbo de té. “Vivimos en Dantooine: Zeerid, Arra y yo. Tenemos una granja. Es tranquilo”.

“Suena maravilloso”.

“Lo es”, respondió Aryn. “No tenemos muchos problemas. Así que cuando algo va mal… te das cuenta”.

Dio otro sorbo de té; aunque sólo fuera para ganar tiempo y armarse de valor. Ahora o nunca. Tenía que decirlo.

“Darth Malgus vino a Dantooine”.

La mirada firme de la Jedi ni siquiera vaciló. Aryn no esperaba que la Maestra Satele Shan, notoriamente tranquila, montara una escena, pero era desconcertante no ver ninguna reacción. También podría haber dicho que estaba empezando a llover.

Aryn continuó: “Podía sentir que se acercaba, así que nos preparamos. Zeerid cerró la granja, llevó a Arra a un lugar seguro…”

“¿Y qué hiciste?”

Tras el largo silencio de la Maestra Satele, su pregunta fue tan repentina que Aryn pensó que podría caerse de la silla.

“Yo… fui a buscarlo. Seguí su rastro hasta el único lugar de Dantooine que le interesaría a un Lord Sith”.

“El enclave…”, dijo la Maestra Satele, apenas por encima de un susurro.

Aryn bebió el resto del té. No estaba segura de si era por los efectos calmantes de la bebida, o porque el aspecto estoico de la Maestra Satele parecía estar resquebrajándose, pero por fin empezaba a sentir algo de confianza al revivir lo sucedido.

—————-

Del mismo modo que podía sentir a Malgus acercándose a Dantooine antes de que llegara, Aryn podía sentir la poderosa energía de la Fuerza que irradiaba del Enclave Jedi abandonado antes de que lo viera. Pero mientras su speeder corría por las llanuras cubiertas de hierba hacia las ruinas abandonadas, pudo sentir algo más que provenía de su interior, una fuerte presencia, entrelazada con el aura del enclave, corrompiéndola…

Malgus.

Aryn maniobró el viejo pedazo de chatarra por detrás del mayor árbol de blba que pudo encontrar y lo aparcó a la sombra de la frondosa copa. Dio gracias a las estrellas por Zeerid, que le había puesto una célula de energía nueva el día anterior. No había ninguna posibilidad de que se quedara tirada allí.

Mantuvo la vista en la entrada de las ruinas mientras fijaba su sable de luz en el cinturón. El peso del arma -y de lo que significaba llevarla- ya no le resultaba familiar después de todos los años que habían pasado desde la última vez que la empuñó. Para defenderse de los rebeldes sabuesos kath y de los ocasionales ladrones de la granja no hacía falta un arma tan sofisticada. Y, sinceramente, esperaba –tenía la esperanza- no volver a necesitar el sable láser.

Mientras observaba las ruinas, los minutos pasaban sin ninguna señal de movimiento. Aryn no podía estar segura de si Malgus ya había conseguido lo que había venido a buscar y había huido, o si todavía estaba dentro. Sólo había una forma de averiguarlo.

Había muchas formas de entrar en el viejo enclave, pero Malgus, descarado como era, probablemente no dudaría en entrar por la puerta principal. Aryn no se sentía especialmente descarada, pero haría lo mismo.

Entró a trompicones en el sombrío enclave desde la claridad del mediodía. Sus ojos se adaptaron a los oscuros pasillos del enclave con suficiente rapidez, pero siguió manteniendo la mano cerca de la empuñadura de su sable láser mientras todo lo que la rodeaba se enfocaba. Si iba a hacer esto, lo haría con cuidado. Extendió la mano a través de la Fuerza, pero no pudo percibir nada fuera de lo normal; al menos, nada era diferente de lo que había sentido hasta entonces. Y si se avecinaba una emboscada, ya habría ocurrido.

Aryn se giró y observó la zona que la rodeaba. En los pocos puntos de luz que se filtraban a través de las grietas del techo, podía distinguir grandes trozos de piedra fracturada. Quién sabe lo que podrían haber escondido aquí, antes de que se derrumbaran hace siglos; ahora, sólo bloqueaban el acceso de los intrusos a muchas zonas olvidadas del enclave.

Su mirada se posó en un extremo del sombrío pasillo. Una cortina de polvo, que danzaba bajo una pizca de luz solar, colgaba frente a una abertura tan oscura que sólo podía significar que conducía al interior.

Mientras Aryn se abría paso con cuidado entre los escombros esparcidos por el suelo de piedra, no podía dejar de pensar en la ironía de lo que estaba ocurriendo. ¿Cuántos Jedi habrían dado su brazo a torcer por la oportunidad de estar aquí? Y aquí estaba ella, una marginada, una fracasada, tropezando con la oscuridad de uno de los secretos mejor guardados de los Jedi.

Mantuvo el paso lento. No sabía qué tipo de cosas habían decidido instalarse aquí, y por el crujido que oía cuando se acercaba demasiado a las paredes, no quería averiguarlo. En cuanto a lo que los Jedi dejaron atrás, trampas, alarmas… eso era un misterio aún mayor.

No pasó mucho tiempo antes de que la sensación constante, pero tenue, de la proximidad de Malgus se disparara de repente y la golpeara como una ola. Fue casi insoportable, ya que le quitó el aire de los pulmones. No sólo Malgus seguía dentro de las ruinas, sino que estaba cerca.

En la turbia oscuridad, lo oyó antes de verlo. El sonido revelador de un cristal chispeando, encendiendo la hoja de un sable láser. Cerró los ojos de golpe y levantó los brazos por encima de la cabeza, invocando el escudo de la Fuerza más fuerte que pudo reunir en el poco tiempo que tenía. Pero el golpe no llegó a producirse…

Y cuando abrió los ojos no había nada, sólo breves destellos rojos que iluminaban las paredes en la distancia. Sea lo que fuera contra lo que Malgus estaba luchando allí abajo, no iba a caer fácilmente.

Aryn aceleró el paso. Los ecos que producían sus pasos se ahogaban cada vez más por los sonidos de Malgus en combate. El metal chocando contra la piedra. El zumbido de la energía cortando los circuitos. Sacó su propio sable de luz del cinturón y mantuvo la yema del pulgar en el interruptor de activación.

Llegó al final del pasillo, donde la boca se abría a una cavernosa sala de piedra. Pudo ver las entradas a otros pasillos dispersos por la pared exterior. Y en el centro de la cámara, una imponente torre de poder, una silueta ensombrecida por el lado oscuro de la Fuerza… Darth Malgus.

Estaba de espaldas, y Aryn se escondió detrás de una sección irregular de la pared del túnel antes de que Malgus tuviera la oportunidad de descubrirla. Agachada en su escondite, observó cómo los formidables droides de combate -las defensas de los Jedi seguían activas, después de todos estos años- se arrugaban como si estuvieran hechos de tela de saco. Los droides eran rápidos y brutales, y ella no podía saber de dónde venían, pero no importaba. Los eliminó sin miramientos con la misma rapidez con la que se conectaron.

Nada frenaba a Malgus. Con cada movimiento sin esfuerzo de su sable láser, cada golpe aplastante de su puño, ella podía sentirlo: era tan poderoso hoy como lo había sido la última vez que lo vio, décadas atrás. En aquel entonces, ella podía defenderse de él, pero ahora… no había manera de que pudiera derrotarlo. No sola.

Lentamente, Aryn se movió para regresar por donde había venido, agachada y fuera de la vista. Pero cuando la pequeña roca que había sacudido con el pie repiqueteó con fuerza -demasiado- en el suelo de piedra, se dio cuenta de que la batalla de Malgus había terminado. El eco de la piedra rebotando contra la piedra fue ensordecedor, pero no tanto como el silencio que siguió.

Aryn se quedó paralizada, excepto por el movimiento de su mano alrededor de la empuñadura de su sable láser. Cerró los ojos y quiso que todos los músculos de su cuerpo estuvieran tan quietos como la roca que la rodeaba. Sus oídos se esforzaron, pero no pudo oír nada por encima de su corazón, que latía con fuerza.

El sonido de la electricidad abrasadora surcó el aire cuando el sable láser de Malgus cobró vida. Aryn esperó, respirando superficialmente mientras sopesaba sus opciones. Si atacaba desde esta posición, la sorpresa podría darle ventaja. Sería el combate más duro de su vida, pero no dejaría que el Lord Sith la derribara.

Aryn expulsó el aliento que había estado conteniendo entre los dientes y apretó su sable láser hasta que sus curtidos nudillos se volvieron blancos. Apoyó las suelas de sus botas en la tierra…

Y echó a correr.

Sin mirar atrás, Aryn giró su brazo en un arco detrás de ella, derribando varias de las piedras más grandes en algo que parecía una barricada. Mientras corría, empujó la empuñadura de su sable de luz hacia delante y pulsó el interruptor de activación, y la hoja iluminó el espacio oscurecido.

Luchar contra Malgus siempre sería una apuesta. Había una pequeña -pero casi insignificante- posibilidad de ganar, pero Aryn aprendió desde muy joven a confiar en sus propios sentimientos. Y con cada fibra de su ser, podía sentir que si se enfrentaba a Malgus ahora, no volvería a ver la luz del sol.

La misma luz del sol que brillaba como un faro al final del túnel.

Se detuvo de repente cuando sus pies tocaron el suelo fuera de las ruinas del enclave. A lo lejos, junto al árbol donde había escondido su speeder, una figura saltaba de su propio vehículo. Aryn envainó su sable de luz y corrió hacia el árbol con todas las fuerzas que le quedaban.

“¡Aryn!”, gritó la figura cuando entró en la sombra del árbol blba.

Antes de que pudiera detenerse, su cuerpo chocó con el de Zeerid y sus brazos rodearon sus hombros con fuerza.

“¿Qué haces aquí?” preguntó Aryn mientras intentaba recuperar el aliento.

El rostro barbudo de Zeerid se ablandó de preocupación ante la urgencia de Aryn. “He venido a ayudarte. No es que necesitara convencerme mucho, pero Arra dijo que nunca me perdonaría si te dejaba hacer esto sola”.

“¿Cómo sabías dónde estaba?”

“Tuve la corazonada de que Malgus podría estar tras algo en este lugar”.

“Está ahí dentro. Creo que…” Aryn tragó. “Creo que él sabía que yo estaba allí, también”.

“¿Qué? ¿Te está siguiendo?” La mano de Zeerid voló hacia el blaster que llevaba en la cadera mientras escudriñaba la entrada de las ruinas.

“No lo sé”, respondió Aryn. “Pero no vamos a quedarnos para averiguarlo”. Colocó una pierna sobre su speeder y lo puso en marcha, con el motor rugiendo.

“Entonces, ¿qué hacemos?” preguntó Zeerid mientras subía a su propio vehículo.

Aryn miró hacia las ruinas. La presencia de Malgus, su dolor, su ira, su poder… aún podía sentirlo todo con fuerza fuera de los robustos muros del enclave abandonado. Para derrotarlo, necesitarían a las únicas personas lo suficientemente fuertes como para oponerse a una fuerza semejante. Por desgracia, la gente que necesitaban probablemente no estaría muy contenta de ver a Aryn.

“Vamos a ver a los Jedi. Ellos sabrán qué hacer”.

“¿Estás segura?” preguntó Zeerid.

“No. ¿Pero qué otra opción tenemos?”

—————-

“Quería luchar contra él”. Aryn inclinó la taza vacía de un lado a otro, haciendo rodar el fondo por el tablero de madera. “Tal vez debería haberlo hecho. Pero, en el fondo, sabía que iba a hacer falta más de una ex Jedi para detener a un monstruo como Malgus. Así que, una vez que llevé a Zeerid y a Arra a un lugar seguro, vine aquí. Vine a ti”.

La mirada azul brillante de la Maestra Satele se mantuvo firme durante todo el relato de Aryn, pero ahora, sólo por un momento, Aryn creyó ver algo parecido a la diversión cuando la Jedi entrecerró los ojos.

“Me alegra ver que, a medida que has madurado, has aprendido a dejar que prevalezca la cabeza fría”.

Aryn juntó las manos en el regazo y asintió secamente. Tanto si la Maestra Satele le estaba haciendo una broma de buen gusto como si le estaba criticando de verdad, Aryn no deseaba que le recordaran por qué se había retirado de la Orden Jedi.

“Podía sentir la ira de Malgus, su frustración, pero había algo más. Casi parecía que estaba… confundido. Como si supiera lo que buscaba, pero no pudiera encontrarlo”. Aryn suspiró. “Eso es todo lo que sé. Te diría más si pudiera”.

“No pasa nada. Lo has hecho bien, Aryn. Gracias”. La Maestra Satele se puso de pie y cruzó a la pared opuesta, de espaldas a la habitación.

“Entonces”, comenzó la Maestra Satele. “¿Cómo debemos manejar esto?”

Aryn arrugó la frente. “¿Por qué me lo preguntas a mí?”, respondió a la espalda de la Maestra Satele. “Esto es un asunto Jedi ahora, y tú eres la última persona a la que necesito recordarle que ya no soy una Jedi”.

La Maestra Satele se volvió hacia ella, y su expresión pasiva se convirtió en comprensión. “No eres la única que ha renunciado a sus vínculos con los Jedi. Mi papel -mi lugar- en la orden ya no es lo que era. Si te soy sincera, hace años que es diferente, en realidad. Pero todos tendremos nuestro papel en esto, independientemente de nuestra posición en la Orden Jedi”.

Pasó un momento sin palabras, pero antes de que Aryn pudiera responder, una voz fría y clara sonó desde la puerta de su sala de reuniones. Una joven de pelo rojo brillante se apoyaba en el marco de la puerta, con los brazos cruzados.

“Satele, Gnost-Dural ha pedido verte. Cuando puedas disponer de un momento”.

“Qué oportuno”, respondió la Maestra Satele. “Hay alguien con quien me gustaría que hablara”.

La joven apenas dedicó una mirada a Aryn antes de darse la vuelta y salir de la habitación.

La Maestra Satele hizo un gesto hacia la puerta y volvió a mirar a Aryn. “Vayamos juntas. Sé que el Maestro Gnost-Dural estará muy interesado en escuchar lo que tienes que decir”.

Aryn se levantó y caminó unos pasos hacia la puerta. “¿Sólo “Satele”? ¿Desde cuándo eres tan informal con otros Jedi?”

“Syl es… una alumna complicada. Intento elegir bien mis batallas cuando se trata de ella. Parece que ayuda…” La Maestra Satele condujo a Aryn al pasillo, cerrando la puerta tras ellos. Caminó hacia la derecha y le indicó a Aryn que la siguiera.

“Lo digo en serio cuando digo que las cosas han cambiado, Aryn, la Orden Jedi y muchos de nosotros con ella. Otros tienen la responsabilidad que una vez fue mía, y necesito que les cuentes tu historia antes de que vuelvas con tu familia”.

Las dos siguieron caminando. “Entiendo que los Jedi ya no son lo que eran”, comenzó Aryn. “Pero las cosas… no pueden ser tan diferentes, ¿verdad?”

“Oh, sí”, respondió la Maestra Satele, con serenidad. “Pero el cambio es una cosa con la que los Jedi siempre hemos estado familiarizados, por mucho que luchemos contra él. Y después de todo lo que has compartido conmigo hoy, siento que aún están por venir más cambios…”

—————-

Podéis encontrar el relato original en inglés en este enlace, en la web del videojuego. Existen más historias cortas centradas en The Old Republic, como listamos en el artículo de relatos, por si queréis leerlas, ya que la mayoría siguen online (poniendo los títulos en cualquier buscador, o incluso, mirando las entradas respectivas en Wookieepedia, al final, os enlazaran a la web donde estén disponibles). ¡Que la lectura os acompañe!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: