20 Aniversario del Ataque de los Clones: Rob Coleman habla sobre su trabajo como animador digital

Traducido por: Edgard Pérez Carvajal

El capítulo central de la trilogía de precuelas, Star Wars: El ataque de los clones, llegó el 16 de mayo de 2002. Para celebrar el 20º aniversario de la película, StarWars.com presenta Clones a los 20, una serie especial de entrevistas, editoriales y mucho más.

El 14 de julio de 1999, Rob Coleman asistió al estreno en Londres de la primera precuela de Star Wars, La Amenaza Fantasma, antes de acudir a una fiesta posterior. Como director de animación de la película, Coleman dirigió muchas de las innovaciones relacionadas con los personajes digitales, incluidos los primeros usos de la captura de movimiento para el Jar Jar Binks de CG, los droides de batalla y otros. Fueron años de duro trabajo, pero ahora era la oportunidad de celebrar el lanzamiento de la que probablemente era la película más esperada de la historia en ese momento, y un salto significativo en los efectos visuales y la animación.

Coleman estaba disfrutando bastante de la reunión cuando alguien le vio. «Era enorme. Había una especie de sección VIP en un nivel superior, toda esa gente de seguridad. Lynne Hale [jefa de publicidad de Lucasfilm] me vio y me hizo un gesto: ‘Vamos, vamos, puedes subir aquí’. Así que subí y dentro estaba George Lucas, protegido por un grupo de jugadores de rugby, eso es lo que parecía», cuenta Coleman a StarWars.com a través de una llamada de Zoom desde Sydney, Australia. «Y Lynne dijo: ‘Sabes, a George le encantaría hablar contigo. No tiene a nadie con quien hablar’. Así que le dije: ‘¡Por supuesto, me encantaría hablar con George!'».

Rob Coleman con un Ahmed Best (Jar Jar Binks) preparado para el mo-cap y el equipo durante el rodaje de Star Wars: La amenaza fantasma.

Coleman se sentó con Lucas, charlando agradablemente sobre la fiesta. Pero el creador de Star Wars tenía un motivo oculto. «Fue entonces cuando se inclinó hacia delante. Me dijo: ‘Bueno, harás la segunda conmigo, ¿no?'». cuenta Coleman. «Le dije: ‘¿Me lo estás pidiendo ahora mismo?’. Él dijo: ‘Sí'».

Coleman le respondió en el acto.

«‘¡Pues claro que lo haré! Sí!»

Así comenzó la andadura de Coleman en el Episodio II, que se conocería como Star Wars: El ataque de los Clones. Y al igual que hizo con La Amenaza Fantasma, Coleman estaba decidido a hacer avances aún mayores para dar vida a los personajes digitales, incluyendo, por primera vez completamente en CG, a un pequeño maestro Jedi verde.

«Sentí que podíamos enfrentarnos a Yoda»

En la versión original de La amenaza fantasma, Frank Oz interpretó a Yoda como una marioneta, al igual que en la primera trilogía de Star Wars. Pero en el Episodio II, Yoda tendría que ser un poco más ágil: en un gran riesgo creativo para la película, tendría que luchar. Inicialmente, Lucas le dijo a Coleman que el querido personaje volvería a aparecer como una marioneta, y que los animadores crearían una versión digital para su duelo con el Conde Dooku.

A Coleman no le gustó esta idea.

«Pensé: ‘No quiero estar a la altura de la marioneta'», dice. «Adoraba la marioneta en Empire cuando tenía 16 años. Quiero decir que era un miembro del público que veía esa cosa y creía absolutamente en ese personaje. Pero cuando llegó el momento de hacer El Ataque de los Clones, sentí que sería muy, muy difícil, porque tendríamos que igualar lo que hicieron con la marioneta e interpretar cómo ese movimiento de la marioneta se pondría en un personaje digital corriendo. George nos dijo al principio que lo veríamos de cuerpo entero, que tendría que correr, saltar y luchar. Así que lo sabía, pero pensé que después de lo que aprendimos con Watto, Jar Jar y Sebulba [en el Episodio I], sentía que podíamos enfrentarnos a Yoda». Un Yoda digital, para cada escena y cada secuencia, sería un nuevo objetivo.

Este objetivo coincidió con otra misión secreta para Coleman. Aunque La amenaza fantasma fue realmente innovadora, Coleman quería llevar la animación digital de Industrial Light & Magic a cotas aún mayores con el Episodio II. «Bueno, desde el punto de vista de un director de animación, estaba orgulloso de lo que hicimos en La Amenaza Fantasma, pero ya había reconocido a las tres cuartas partes de esa película que necesitábamos levantar nuestro juego en términos de actuación de los animadores», dice Coleman. «Y para mí, eso era específicamente las tomas de actuación no verbales. Las vemos en las películas de acción real todo el tiempo. Un editor corta a un personaje que reacciona, que escucha al personaje que está hablando, y como público estamos muy acostumbrados a ver ese patrón. Sentí que había cierta resistencia por parte de George, y con razón, de que nuestros personajes digitales no eran tan ricos ni tenían tantos matices como los reales. Así que quise elevar esa bara».

«Y una de las cosas que hice para lanzar el Yoda digital fue hacer tres planos que hablaran y tres que no hablaran. Era: ¿Podemos sostener que está vivo y que piensa y reacciona? ¿Podríamos ganar un primer plano en El ataque de los clones? Y lo hicimos. Se ve al principio de la película, cuando los Jedi están en el despacho de Palpatine, rodeados de un montón de gente. Palpatine está diciendo algo, y George, a propósito, corta a Yoda, y ves a Yoda mirar por encima de su hombro. Y se nota que no se fía de Palpatine. Se me pone la piel de gallina al pensarlo. Porque eso era… si podíamos superar esa bara alta, una bara alta autoimpuesta, eso significaba que podíamos mantenernos. Y como cumplimos con eso, George nos dio más y más momentos de actuación importantes». La toma fue tan fuerte que finalmente llegó al teaser tráiler.

Coleman trabajando en el duelo Yoda/Dooku

Pero Coleman no se tomó a la ligera el cambio de Yoda de marioneta a digital, especialmente después de la difícil reacción de los fans y los críticos a La Amenaza Fantasma. «Todavía me escuece el hecho de haber sido yo quien ayudó a llevar a Jar Jar a la pantalla, y todo el revuelo que se produjo«, dice. «Probablemente estaba casi aterrorizado, pero nunca he sido alguien que se eche atrás ante un reto. Aterrorizado, porque no quería ser conocido como el tipo que destrozó a Yoda. Así que eso estaba absolutamente en el frente de mi mente. Lo que me mantuvo en el punto de mira fue que pude recordar cómo fue ver a Yoda por primera vez en 1980, y lo que había recordado antes de ir a estudiarlo era esta actuación rica en matices. Cuando lo estudié realmente fotograma a fotograma, es realmente muy limitado. Pero lo que quería -para nosotros colectivamente, al construir el Yoda digital- era honrar la gama de movimientos que creía haber visto cuando tenía 16 años».

Coleman trabajó con el propio Oz para asegurarse de que su Yoda digital fuera lo más fiel posible. Llegó a saber exactamente qué forma tenía la mano de Oz dentro de la cabeza de la marioneta, y cómo eso repercutía en la expresión. Coleman se aseguró de no ir demasiado lejos en términos de movimiento. Incluso incorporó imperfecciones que añadían encanto a la marioneta original. «Frank, después de ver nuestras pruebas iniciales, nos apoyó mucho y dijo: ‘Me encanta la contención que estás manteniendo en esto y me encanta que estés igualando lo que yo estaba haciendo’. Al igual que, en términos de la forma en que la cabeza se movió. Y se reía de mí, porque si miras la marioneta de 1980, cada vez que la gira, las orejas se mueven un poco. Había leído que no le gustaba eso, que era el peso de la marioneta y el hecho de sostenerla sobre su cabeza, y que simplemente tiembla debido a sus músculos. Pero cuando no pusimos eso en el personaje digital, no parecía viejo: se había convertido en una parte vital del personaje. Así que también lo hicimos en el personaje digital animado, y parecía la edad que debía tener. Así que fue un pequeño paso a paso. Así es como lo hicimos».

Por supuesto, conseguir que el modelo digital funcionara era esencial para llevar a cabo el duelo de sables láser de Yoda con el Lord Sith secreto, el Conde Dooku. En una película repleta de escenas de acción, ésta era la pieza clave, y una de las que podría derrumbarse todo el largometraje si no resultaba creíble. Desde el principio, la mayor parte del trabajo recaería en Coleman y su equipo. «No recibí el guión hasta una o dos semanas después de estar aquí en Sydney. Estaban construyendo los decorados y todo lo demás. Sin guión, sin guión, sin guión. Finalmente, recibí el guión, me senté y mi recuerdo del primer borrador era: ‘En una pelea que desafía la descripción, Yoda y el Conde Dooku luchan’. Eso era todo. Era sólo una línea». Coleman programó una reunión con Lucas sobre esa línea, y se ríe mientras cuenta lo que Lucas le dijo. «Sólo dijo: ‘Sí, sí. Tienes que resolverlo'».

Coleman acudió primero al coordinador de acrobacias Nick Gillard, que estaba entrenando con Hayden Christensen, Ewan McGregor y Christopher Lee. Hablaron de cómo alguien lucharía con armas más pequeñas, viendo ejemplos del mundo real. Y el actor de Jar Jar Binks, Ahmed Best, le presentó a Coleman un anime que podría ayudar. Pero Coleman aún necesitaba descifrar cómo representar la velocidad y el estilo de Yoda en una pelea. La suerte le sonrió cuando asistió a la proyección de la película de Jet Li Swordsman II en el Festival de Cine de San Francisco. «En esa película hay una escena nocturna en un bosque de bambú, y los ninjas están saltando de árbol en árbol, rebotando», dice. «Y pensé: ‘Ah, muy bien. Ahí está la inspiración para que Yoda pueda saltar».

Una vez terminado el duelo, Coleman intentó no emocionarse demasiado. «George y yo estábamos bastante contentos con ello. Yo seguía internamente aterrorizado, porque mi preocupación era que nos habíamos convencido de que teníamos algo muy chulo, y me preocupaba que nos hubiéramos cegado y fuéramos el hazmerreír. Porque George quería que saltara y diera saltos y volteretas, y pensé que algo de eso podría haber sido demasiado caricaturesco. Pero George lo quería. Recuerdo que fui a la primera proyección con público pagado el primer día que se estrenó en San Francisco. Estaba sentado en medio del teatro. Nadie sabía quién era yo. Estaba allí sentado y recuerdo que me deslizaba en mi asiento cuando llegaba la escena. Pensaba: ‘Esto podría salir muy mal'».

No tenía por qué preocuparse.

«Yoda llega a la esquina. Hay una especie de murmullo entre el público. Entonces se llega a la estructura, Dooku está lanzando cosas a él. Entonces se produce el aplastamiento del rayo. Hemos visto cómo el rayo acaba con Obi-Wan y Anakin. Y ahora Yoda lo coge y lo aplasta [en su mano] y dice: «Todavía tienes mucho que aprender». El público se vuelve loco. Se vuelven locos». dice Coleman. «Luego llegas a la toma en la que se retira el paño, que es lo que quería George: la toma icónica del pistolero en el O.K. Corral. Así que esa es la toma en la que empuja hacia atrás su túnica de Jedi, revelando su sable láser, y luego utiliza la Fuerza para ponerlo en su mano. Y el público se vuelve loco. Y luego siguió, y estaban animando. Estaban aplaudiendo. Y yo estaba como, ‘Oh, Dios. Gracias a Dios'».

El duelo sigue siendo uno de los momentos más destacados de la trilogía de precuelas. Pero es sólo una parte del trabajo digital de los personajes que se encuentra a lo largo del Episodio II.

De los comedores de los años 50 a Ray Harryhausen

Como director de animación, el trabajo de Coleman y su equipo era dar vida a los diseños del departamento de arte. A lo largo de los años, un personaje del Episodio II se ha convertido sorprendentemente en uno de los favoritos de los fans: el dueño Besalisk de la cafetería Dexter Jettster, con cuatro brazos. Dex, como le conocen sus amigos, camina cojeando debido a sus años en la barbacoa; al respirar, se le infla una bolsa en el cuello; y su barriga sobresale de la camisa. En otras palabras, está lleno de carácter y es emocionante verlo.

«Nos divertimos mucho dándole vida», dice Coleman con una sonrisa. «Durante mucho tiempo, para cualquier personaje, le preguntaba a George -cuando estábamos sentados, esperando a que cambiaran las luces en el plató o lo que fuera- sobre la historia de fondo, el subtexto y las inspiraciones para los personajes. Siempre quería saber si había un actor o un personaje que George había visto en una película antigua, uno de sus favoritos. Y en el caso de Dexter, resultó que era Ernest Borgnine, a quien siempre adoré como actor de carácter. Así que inmediatamente tuve todas esas imágenes en mi cabeza».

La voz de Dex la puso Ron Falk, que también actuó junto a Ewan McGregor en la escena en la que Obi-Wan acude a Dex en busca de ayuda. Coleman recuerda que Falk, un actor de teatro, estaba «un poco desconcertado» por toda la experiencia, pero su actuación terminó informando mucho de lo que Dex llegaría a ser. «Resulta que el pobre Ron tenía un problema de ciática en una de sus piernas, por lo que cojeaba un poco. Se disculpaba por ello, y yo decía: ‘No, no, no, esto es fantástico’. Esto le da a tu personaje todo tipo de historia. Esto es genial«, dice Coleman. «Así que cuando ves al Dexter animado salir de detrás del mostrador y cojea, yo sólo seguía lo que hacía Ron».

Otro momento genial es cuando Dex le da un abrazo a Obi-Wan, abrazando a su amigo Jedi con tres brazos, y subiéndole los pantalones con el cuarto. Preguntado por este momento, Coleman se ríe antes de empezar a hablar. «Bueno, eso surgió por su diseño», dice. «Tenía este pequeño trasero y este enorme cuerpo, y siempre pienso en algo así como los fontaneros, que siempre tienen los pantalones deslizándose hacia abajo. Le pusimos un poco de ‘negocio’, como me gusta llamarlo. Es algo que añade al personaje».

Sin embargo, Dex no fue el único nuevo ser de otro mundo en El ataque de los clones. Coleman ayudó a crear algunos más, y eran mucho menos amistosos.

Mientras El Ataque a los clones se prepara para un gran final que, en última instancia, supone el inicio de las Guerras Clon, nuestros héroes son condenados a muerte, por un monstruo de película. Anakin, Obi-Wan y Padmé deben enfrentarse a tres criaturas: el acklay, un enorme terror con forma de cangrejo y mantis religiosa; el reek, un animal parecido a un toro con carácter; y el nexu, que parece un gran gato cruzado con una rata y una araña. Parece una secuencia perdida del innovador del stop-motion Ray Harryhausen, y eso fue intencionado.

«Una de mis películas favoritas de niño era La Isla Misteriosa, en la que aparece ese enorme cangrejo en la playa luchando contra los humanos. Cuando se presentó la oportunidad de tener a Obi-Wan de perfil luchando contra el cangrejo, me dije: «Vale, tiene que ser esa toma de La isla misteriosa. Tenemos que hacer eso’. Pero ciertamente fui y volví a ver un montón de trabajos de Ray en ese momento para tratar de tener una idea del estilo de movimiento. No pretendíamos que pareciera una animación de marionetas en stop-motion, pero queríamos rendir homenaje a un hombre que tuvo [una gran influencia en nosotros]. Ray vino a ILM dos veces cuando yo estaba allí y tuvimos una recepción especial para él en el [Rancho] Skywalker. George era un gran fan, Dennis Muren era un gran fan. Todos nosotros éramos fanáticos cuando Ray apareció, y pude tener a Ray en mi oficina durante un rato y hablarle de lo que estábamos haciendo. Eso fue un verdadero punto culminante para mí. Así que sí, eso fue a propósito desde George hasta el final. Todos estábamos como, ‘Sí, sí, sí, sí, sí. Esto tiene que ser un homenaje a Ray'».

Aunque hay mucho que amar de cada una de estas monstruosidades que Coleman ayudó a traer al mundo, tiene una favorita.

«Sí, probablemente el Acklay», dice. «Me encantaba el diseño de ese personaje, la forma en que podíamos moverlo sobre esas seis patas, la forma en que atacaba. Era el más interesante de todos».

Y luego están los clones protagonistas. Aunque aparecen miles de ellos en la película, no hay ni un solo conjunto de armadura que haya sido construido y llevado por un actor. Cada clon fue interpretado mediante captura de movimiento y creado digitalmente por Coleman y su equipo.

«Mi recuerdo era que era George», dice Coleman. «Simplemente lanzó el guante y dijo: ‘Nada de tipos reales disfrazados’. Y no sé por qué. Creo que en parte fue para darnos una vara alta que superar. Creo que, probablemente, era una cosa de costo también. Como, ¿Cuántos trajes harían y cuántos extras tendrían? Y la realidad de los extras no sería exactamente la misma altura y proporciones, y la idea era que este es un ejército de clones. Así que todos son iguales».

Coleman recuerda haber asistido a una convención y haber sido abordado por los fans, preguntándole ansiosamente quién era el afortunado que estaba dentro de la armadura. Su entusiasmo se convirtió en sorpresa cuando les reveló que no había armadura.

«Estaba contento con ellos», dice Coleman sobre los clones animados. «Y el hecho de que los fans no lo supieran, esa es la verdadera prueba». Teniendo en cuenta que Coleman recibió una nominación al Oscar por su trabajo en El ataque de los clones, se puede decir que aprobó por partida doble.

El supervisor de modelado digital Geoff Campbell y Coleman hablando de Yoda.

20 años de Clones

Tras El ataque de los clones, Coleman terminó su trabajo en la trilogía de precuelas con el Episodio III. A continuación, se trasladó a Lucasfilm Animation en 2005, ayudando a lanzar tanto el estudio como la querida serie animada Star Wars: The Clone Wars, dirigiendo incluso varios de los primeros episodios. Coleman dejó entonces Lucasfilm y trabajó como director de animación en Dr. D. Studios en Happy Feet Two, y como jefe de animación en Animal Logic, con créditos como The LEGO Movie, The LEGO Batman Movie y Peter Rabbit.

Pero como suele ocurrir con Star Wars, el círculo se ha completado: Coleman regresó a ILM en septiembre de 2021 como creativo clave para la animación de largometrajes en la sede de la compañía en Sidney. Y ahora que El ataque de los clones cumple 20 años, Coleman mira hacia atrás y ve los logros de la película con un sentimiento de gratificación.

«Estoy increíblemente orgulloso. Es algo extraño, porque sé que estuve allí y mi nombre está en los créditos y recuerdo muchas cosas, pero casi parece que fue hace una vida diferente. Casi un yo diferente. Era un yo diferente, porque tengo 20 años más de experiencia en mi haber. Me considero increíblemente afortunado de haber estado en ILM durante esos tiempos y de pasar del Episodio I al II y al III.

«En cuanto a esa serie, estoy muy orgulloso del trabajo que hicimos como grupo de animación. Obviamente, la pelea de Yoda, creo, será lo que me conectará para siempre como un momento verdaderamente alto en mi carrera. Por lo valioso que era ese personaje para todos los que lo vimos por primera vez en 1980 y pensar en mi yo de 16 años, y luego en la edad que tenía hace 20 años -tendría 37, lo que es increíble de pensar-, ser capaz de ayudar a llevar el querido personaje de George a la pantalla y hacerlo totalmente digital y tenerlo como un personaje que actúa, que emite, que piensa, estoy muy feliz. Y he conocido a tanta gente a lo largo de los años de distintas edades cuando lo vieron, y resuena con tanta gente que estoy encantado de haber podido estar en un papel importante en esa película».

Traducido desde: StarWars.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: