Reseña del cómic Star Wars The High Republic #13: Avar quiere ponerle fin al conflicto

Por Mariana Paola Gutiérrez Escatena.

En el anterior número vimos como la Maestra Avar Kriss sigue sin escuchar las recomendaciones del Consejo Jedi y decide tomar de nuevo el Ataraxia para ir en busca de sus enemigos, queriendo poner fin a la amenaza de una vez por todas. Mientras tanto Keeve Trennis descubre la verdad sobre su maestro y le pide ayuda en una nueva misión, donde ella tendrá que vigilar de cerca a la Maestra Avar Kriss. Después de huir nuevamente de los Jedi, Lourna Dee se siente más confiada que nunca… ¿Pero está a salvo en el NO-ESPACIO o será el lugar donde dará su último respiro?.

  • Escritor: Cavan Scott
  • Arte: Ario Anindito
  • Entintador: Mark Morales
  • Colorista: Carlos López
  • Rotulista: AC´s Ariana Maher
  • Portada: Phil Noto

Portadas variantes:

Ario Anindito
Khoi Pham

Historia:

Como bien nos cuenta Cavan Scott en el comienzo de este nuevo capítulo …«En contra de los deseos de Stellan Gios y del Consejo Jedi, la mariscal Avan Kriss de Starlight reacondiciona el Ataraxia para atravesar los misteriosos caminos que conducen al escondite secreto del Nihil en el No-espacio.»… Ella esta decidida a ser quien ponga fin a esta historia.

En comunicación con el Ojo, Lourna y Zeetar le explican que el nivelador fue probado nuevamente en un Jedi. A su vez le dan a entender que ya no están a salvo, a pesar de haber fortificado el gran salón y reconstruido sus respectivas tempestades. Ambos le exigen su presencia en este nuevo conflicto que se avecina. Pero Marchion, tiene sus propios planes.

En ese instante, se dan cuenta que los Jedi han llegado. Ro imparte órdenes y desaparece en un difuso azul del holoproyector. Otra vez tendrán que valerse por sí mismos.

«Los Jedi nunca hacen el primer disparo. Tenemos la ventaja.»…

Lourna Dee

Estos Jedi dan el primer disparo. Los Nihil a cargo de Zeetar toman su posición cubriendo la entrada con sus máscaras, cuando un enorme círculo se dibuja en la puerta metálica, dejando ver un sable de luz color verde, entonces entre el humo del mismo tono y el fuego de los blasters surgen los Jedi a cargo de la mariscal de Starligth.

En medio de la turbulenta batalla se escucha la voz de Avar replicar “tomenlos”, con una clara intención de acabar con ellos, sin dejar prisioneros. Lo que Trennis y el consejo habían temido parecía estar sucediendo. Su líder estaba llena de ira, fuera de control y probablemente sin escuchar a la fuerza. 

En un destello esmeralda Avar evade el ataque del enemigo, mientras que paso a paso deja su rastro de furia. Ya frente a Zeetar y reconociéndolo de la anterior misión, esquiva una enorme ráfaga de fuego sobre ella, devolviéndola hacía su fuente, solo para seguir caminando entre las ruinas en busca de su verdadera enemiga, Lourna Dee.

Al escuchar la orden de la mariscal que indicaba que todos permanecieran juntos y se encargaran de los rezagados porque ella tenía una cuenta pendiente con Dee, Keeve decide seguirla, para evitar que cometa un error. No podía dejarla ir, no así, ella no parecía la piadosa Jedi a cargo del Faro Starligth, no se asemejaba a la heroína de Hetzal, estaba lejos de ser aquella maestra que hace tiempo la consagró caballero de la orden Jedi a pesar de haber fracasado en sus pruebas por salvar un poblado.

Su deber era confrontarla…

«No hace mucho tiempo que tomaste el sable de Sskeer por matar a sangre fría. Pero está enfermo. Su juicio estaba nublado por su dolor.

¿Cuál es su excusa Mariscal?

Keeve Trennis

Las palabras de Keeve fueron como profundas dagas para Avar, tanto que ambas se entablan en lucha. Ninguna quería hacerse daño, era evidente, incluso la joven jedi la empuja a través de la fuerza desarmándola, diciendo que solo está escuchando su propia canción, al mismo tiempo le revela que los miembros del consejo están preocupados por su accionar en estos últimos meses. En ese preciso momento una fuerte explosión derriba a Trennis. Avar se preocupa por ella, pero esa preocupación queda en segundo plano cuando ve a Dee. Otra vez ella había atacado a uno de los suyos.

«No voy a ser sermoneada por una Jedi a la que he nombrado caballero. Una Jedi que constantemente duda de sus habilidades. Que cuestiona el canto de la fuerza.»…

Avar Kriss

Ambas entran en duelo, con Lourna dentro de la armadura de Zeetar para confrontar a su oponente. La cólera de Avar se hace más evidente con cada ataque de Dee, cuando nuevamente una fuerte explosión proveniente de una nave posicionada por encima del gran salón genera estupor en todos los presentes. Al parecer a los merodeadores no les importa sacrificar su propio ejército.

Nada parecía sacar a Kriss de su trance de furia, y al ver a Trennis aún inconsciente entendió que era el momento preciso para acabar con esto de una vez por todas. Con el impulso de sus manos, la fuerza fue como una estampida de toros sobre Lourna, la cual quedó desprotegida, cuando su armadura se convirtió en mil pedazos.

«¡Responderás por tus crímenes. Por Xais. Por Valo!

«¿Y qué hay de ti, Jedi?» «¿Quién te hará pagar?»

«Ah, sí. Yo.»

Discusión entre batalla de Lourna y Avar

Aunque la nihil parecía derrotada, sorprende a Avar al usar el sable de luz de Terec para intentar su última hazaña. Sin embargo, todo duró un instantes, la Jedi blandió el sable de luz cortando la mano izquierda de su rival, dejándola indefensa nuevamente. Era hora de acabar con el “Ojo”. 

Por la Luz y la vida, replica la justiciera Jedi, mientras su sable ilumina todo en lo alto, entonces, Keeve despierta y grita a su líder, quizás intentando evitar que sacrifique a un enemigo, como lo haría un Nihil, sin piedad. Sabiendo que si su cometido era logrado, Kriss sería juzgada por sus actos, pero aún peor cruzaría la línea desde la luz hacia la oscuridad, de la cual le sería difícil volver.  

Esta historia continuará….

Opinión:

¿La voluntad de la fuerza es quien guía a Avar Kriss o sus acciones son producto de la furia incontrolable nacida de las sombras?. ¿Cómo alguien que hasta ese momento era la luz que alumbraba a los Jedi, la heroína de Hetzal y la líder del faro de esperanza para la galaxia podía estar danzando hacia la oscuridad?.

¿Pero qué llevó a Kriss a este abismo?. Bueno, en la anterior reseña lo analicé casi en profundidad. Avar ya no comparte los métodos del consejo Jedi para acabar con la terrible amenaza Nihil y se siente responsable de ser quien ponga fin a todo.

Con ello me pregunto, ¿ella esta convencida de ser la solución al problema por poseer un puesto de poder que le exige acciones resolutivas o realmente todo lo acontecido en estos últimos años ha calado en su espíritu profundamente, tanto como para desequilibrarla en la fuerza?.

La respuesta es compleja, quizás la encontremos en los dos números faltantes. Sin embargo, creo que los últimos acontecimientos la ha cambiado, su juicio esta nublado, pero tengo la certeza de que ella es una buena Jedi, se siente confundida, dolida y responsable. Aún hay esperanza para Avar.

En realidad no quiere permitir que nadie más salga herido bajo su mando, pero en contradicción, el miedo a perder a sus compañeros esta siendo similar al miedo de Anakin. Es más en este episodio, las dos Jedi luchan, aunque sin ese odio que Skywalker tenía hacia su maestro Obi-Wan en la Venganza de los Sith. Keeve pelea para intentar no perder a su líder y Avar para ser quien tome la vida del «Ojo».

Esta maravillosa historia de Cavan es tan bien acompañada por el arte Ario, las expresiones faciales de Avar son el calco instantáneo de su remolino interior, muestran el miedo y la furia como algo alienable e inseparable, una dicotomía jugando a caer en la oscuridad. Las sombras de sus ojos reflactan el dolor y el cansancio, pero a la vez la determinación por tomar todo en su camino y ponerle fin a esta guerra.

Sí el trabajo de Ario con Avar es fenomenal, con Lourna es épico. Esa mirada aguda, burlona, sus dientes afilados y sus muchas cicatrices de guerra la hacen más temible y oscura, incluso cuando la vemos casi suplicante.

Mientras tanto la labor de Mark Morales y Carlos López, crean un ambiente tenso, quizás no varia mucho el tono de colores en este número, el verde es imponente y predominante, sin embargo el juego de luces y sombras hacen de cada página un escenario propicio para el desastre total. Niebla venenosa, fuego, sables de luz, blasters dejando rastros de colores, todo eso acompañado de las viñetas o rótulos de Ariana Maher son el complemento ideal para darle aún más drama a la historia Cavan. Una historia que nos deja con intriga, al buen estilo de su autor.

Me despido, deseando que la fuerza siga acompañando a la heroína de Hetzal. Y mientras tanto a vosotros, ¡Que la fuerza y la lectura os acompañe! SIEMPRE.

Anteriores reseñas:

THR # 1THR # 2THR # 3THR # 4THR # 5THR # 6THR # 7THR # 8THR # 9THR # 10THR # 11 y THR # 11 (Mario Tormo). THR #12

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: