Segundo extracto de la novela Poe Dameron: Free Fall

Escrito por Gorka Salgado

Poe Dameron quiere vivir aventuras. Está listo para dejar Yavin 4 y a su padre atrás y volar libre. Pero ¿qué tipo de decisiones tomará para dejar su hogar? La próxima novela juvenil de Alex Segura explora el pasado del valiente piloto de X-wing que conocimos en la trilogía de secuelas de Star Wars. Durante El Ascenso de Skywalker obtuvimos un vistazo al pasado de Poe cuando se encontró con Zorii Bliss pero eso solo nos dejó con más preguntas por contestar. El tipo de preguntas que la novela Free Fall va a contestarnos.

La temperatura parecia haber bajado alrededor de Poe cuando tomó un asiento en la mesa con el grupo de Zorii, sintiendo su mano en su hombro.

“Este es Poe Dameron” dijo ella después de presentarle a sus compañeros. “Y es piloto”.

“¿Un piloto? Si apenas es un niño,” dijo el Klatooinano al que Zorii había presentado como Vigilch. “¿Piloto de qué? ¿De deslizador?”

El grupo se rió, la Twi’lek llamada Marinda Gan se rió con ganas, el Pau’an llamado Gen Tri suavemente. Zorii permaneció en silencio, su mano aún posada en el hombro de Poe.

“No los veo buscando opciones que nos ayuden a salir de Yavin 4,” dijo Zorii. “¿A menos que me haya perdido algo mientras estaba reclutando a nuestro boleto de salida?”

Quieren que vuele su nave, pensó Poe. Tragó con fuerza. ¿Estaba listo para eso? Pronto lo averiguaría.

Gen Tri se giró para mirar a Poe con detenimiento, sus oscuros ojos escudriñándolo de una manera que lo hizo temblar con incomodidad. No era su apariencia, Poe había visto todo tipo de especies cruzar los puertos de Yavin 4. Era algo más. Lo hacían sentirse incómodo en una forma que aún no sabía cómo.

“Necesitamos un piloto,” dijo Gen Tri, su voz sonaba hueca y rasposa. “¿Pero estás listo para hacer lo que se necesite?”

“Si lo que necesitan es un piloto, soy su hombre,” dijo Poe sin perder el ritmo. “Apuntadme hacia vuestra nave y os llevaré a donde necesitéis”.

Marinda Gan se rió secamente.

“Todo esto está muy bien, Poe Dameron, ¿pero quieres ir a donde vamos?” preguntó. “Esa es la pregunta principal.”

“Bueno, puedo colocar las coordenadas y trazar el rumbo. No es muy compli…”

La mano de Zorii apretó el hombro de Poe.

“El problema no es llegar allí, Poe,” dijo ella. “Es lo que hacemos. No somos comerciantes o miembros del consorcio minero. Nuestros viajes son más…llenos de aventuras”.

Poe esperó un segundo antes de responder.

“Aventura es lo que estoy buscando,” dijo Poe, las palabras saliendo completamente formadas de su boca, como si vinieran directamente de su corazón en vez de su cerebro. “No me preocupa eso. He terminado con Yavin 4.”

Zorii relajó su mano, y tomó el asiento vacío a la derecha de Poe. Sus ojos se encontraron.

“No voy a evadir comentarte lo que hacemos,” dijo Zorii. “Pareces inteligente, y aunque te asustes y se lo cuentes a alguien más, nos habremos ido antes de que llegue a ocurrir otra cosa”.

Poe asintió. Vigilch levantó la mano como intentando detener a Zorii. Ella lo ignoró.

“Somos contrabandistas,” dijo categóricamente. “Y nuestro piloto ha muerto. Si nos puedes sacar de esta luna, comenzarás una vida de aventuras sin certeza como nunca te habrías imaginado. Este lugar pronto se convertirá en un recuerdo borroso.”

¿Contrabandistas?

Poe se reclinó en su silla. No había considerado la posibilidad. Pero la información que le habían dado le mostraba el cruce de caminos que se le habría en su vida. El latido de su corazón se volvió más fuerte, golpeando sus venas hasta notarlo en sus oídos y cabeza. ¿Era ésto lo que quería? Como había dicho, buscaba aventuras, una oportunidad de volar libremente y dejar Yavin 4 atrás. ¿Pero involucrarse con contrabandistas era la mejor opción? ¿Para lograr lo que tanto había soñado? ¿Una vida fuera de lo ordinario y lo mundano?

Había conocido bastantes personajes de mala fama antes, cazadores de recompensas, traficantes de armas y otros contrabandistas. Habían pasado por el bar de Gully de cuando en cuando. Pero esos eran encuentros fugaces, y Poe siempre había podido mantener las distancias. Esto era completamente diferente. Si se unía a este grupo, no solo estaría en la misma habitación con una banda de criminales, también sería uno de ellos. ¿Qué pensaría Shara Bey de eso?

Esto no sería el tipo de situación del que Poe podría retractarse. Unirse a un grupo de contrabandistas implicaba que no volvería a ver Yavin 4, a L’ulo o a su padre. Pero era la única opción que le apuntaba hacia la libertad que Poe deseaba. ¿Tal vez podría estar temporalmente con ellos? Encontrar su lugar fuera de la luna y después tomar su propio camino. Este raciocinio calmó un poco a Poe. Aún sentía una punzada de tristeza con la idea de alejarse, pero pronto fue reemplazada por la determinación y el deseo que había sentido en los meses anteriores.

“Contad conmigo,” dijo Poe asintiendo rápidamente.

———————————————————————

Extracto original de la página Nerdist

Publicado por Gorka Salgado

Fan de Star Wars y coleccionista de sus libros, cómics y revistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: