Extracto del relato Star Wars The High Republic: A Different Perspective

Por Gorka Salgado

Las historias de Star Wars de la era de la Alta República, The High Republic, ambientadas durante la Fase II de la iniciativa editorial de Lucasfilm, continúa en el número 215 de la revista Star Wars Insider, y StarWars.com tiene un primer vistazo. «A Different Perspective», de George Mann, de la serie Tale of Enlightenment de Insider, ofrece una visión inusual de los Jedi y la Fuerza de un discípulo del Camino de la Mano Abierta, que tiene su propia historia que contar. Disfruta del extracto a continuación y obtén la historia completa en la revista Star Wars Insider #215 , ya a la venta.


Un grito. El gemido de un motor averiado. Grito de pánico.

Keth cerró los ojos con fuerza, esperando lo peor.

El momento se alargó.

Y luego… silencio.

Tentativamente, abrió los ojos de nuevo.

El deslizador estaba inmóvil, suspendido en el aire, a más de un metro del suelo. El togruta, con los ojos muy abiertos, se aferraba al volante como si su vida dependiera de ello, respirando entrecortadamente. Alrededor del vehículo, los discípulos del Camino de la Mano Abierta retrocedían, apresurándose hacia la multitud que clamaba. En un momento, todos habían desaparecido.

Delante del deslizador se encontraba una figura solitaria con túnicas marrones y blancas. Su mano estaba levantada hacia el vehículo y tenía una mirada de feroz concentración. Era humana, de piel pálida y cabello con mechas rojas y blancas, y no parecía ser mayor que Keth. Un cilindro de metal colgaba de una pistolera en su cinturón.

Un sable de luz.

La mujer era una Jedi.

Lentamente, bajó su mano extendida y el deslizador la siguió de la misma manera, descendiendo a un vuelo estático seguro. El conductor se apeó temblando y mirando atónito a su alrededor. Hubo una ronda de aplausos sordos de la multitud. El Jedi sonrió.

Fue entonces cuando Keth notó a la persona tirada en el suelo. Era uno de los discípulos del Camino, un hombre Abednedo, que evidentemente había tropezado y caído cuando intentaba apartarse del camino del deslizador que se aproximaba y se había quedado atrás sin darse cuenta cuando los otros seguidores del Camino habían huido. Mientras Keth observaba, el Jedi se acercó a la discípula caída y le tendió la mano.

«¿Estás herido?» ella dijo. «Dejame ayudarte a levantarte. Mi nombre es Maeve Cuilinn. soy un—”

«¡No!» En lugar de tomar la mano extendida del Jedi, el Abednedo emitió un grito agudo y sobresaltado y trató de apartarse de la mujer. Se puso torpemente de pie, con el pie atrapado en la túnica, y volvió a caer, golpeándose la cabeza contra el suelo polvoriento. Rodó sobre su costado, gimiendo y moviendo su mano violentamente hacia el Jedi para que lo dejara en paz. «No. Eres un jedi. ¡Déjame!»

La mujer frunció el ceño y luego miró a su alrededor, buscando en los rostros de la multitud una explicación. Sus ojos se encontraron con los de Keth. Tragó saliva y dio un paso adelante. «Aquí, déjame». Se apresuró hacia el discípulo caído.

El Abednedo se agarraba la cabeza. Keth no podía ver ninguna señal de herida grave, pero el golpe parecía doloroso. «¡No! ¡Déjame!»

«Todo está bien. Estoy aqui para ayudar.»

«¿Estás con los Jedi?»

Keth frunció el ceño. «No.»

El Abednedo suspiró aliviado. “Entonces ayúdame a salir de aquí. Lo más rápido posible. Por favor.» La última palabra fue dicha con tal intensidad que Keth supo que no tenía más remedio que ayudar.


Lea más en el número 215 de Star Wars Insider

Enlace original en StarWars.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: