La Luna de Miel de Han y Leia en el nuevo extracto de Star Wars The Princess and the Scoundrel

Traducción de Fabricio Gili Barboza.

Con el fin del Imperio llegaron nuevos comienzos para la galaxia y aquellos que trabajaron tan duro para liberarla. Para Han Solo y Leia Organa, era un futuro que explorarían juntos, para bien y para mal.

En el último extracto exclusivo de Star Wars.com, sobre Star Wars: The Princess and the Scoundrel, la nueva novela de Beth Revis que ha salido a la venta en USA el 16 de agosto, Han y Leia llegan a la primera parada de su crucero de luna de miel a bordo del crucero estelar Halcyon. Los dos discuten ciertas dudas sobre sus anfitriones, así como una carga que ahora lleva Leia: la revelación de que Darth Vader era su padre biológico.

A pesar de estar hecha de hielo, la residencia de invitados que les dieron a Han y Leia estaba lujosamente equipada, cálida y privada. Desde el suelo, la casa cubo parecía como si estuviera encaramada en un tubo, muy parecido a los vasos de Kistrozer precariamente calentados, pero por dentro, el suelo era plano y estaba hecho de una especie de panel de metal que irradiaba calor. Todas las paredes tenían un ángulo extraño, pero las esquinas afiladas permitían que prismas de arcoíris brillaran sobre los muebles blancos. La ciudad residía en el polo norte de Madurs; nunca oscurecería del todo mientras estuvieran de visita, y la luz tenue y brumosa proyectaba todo con una suavidad de tonos fríos.

“No está mal”, dijo Han, encogiéndose de hombros mientras se sentaba en la cama. Se echó hacia atrás, con las botas sobre la colcha blanca hasta que Leia las derribó.

“¿Qué piensas del primer ministro Yens?”, preguntó ella, sentándose en el lugar donde habían estado sus pies.

Han no se molestó en abrir los ojos. “Él está mintiendo”.

“Obviamente”. Leia se detuvo, observando un haz de luz que atravesaba la habitación. “¿Pero sobre qué?”.

Han levantó la mano en el aire desde su posición en la cama, contando con los dedos. “La torre negra. Los palacios en ruinas. La verdadera razón por la que te invitó aquí. Elige tu opción.”

Leia frunció el ceño, empujando sus piernas de nuevo. “El Imperio llegó aquí primero”.

Han resopló. No todo tenía que recordar al Imperio. No se molestó en discutir con Leia ahora; sabía que ella nunca lo vería desde su punto de vista. Pero los pequeños mundos como este, que no solo podían sostenerse a sí mismos sino prosperar lo suficiente como para desarrollar su propio arte y cultura, no querían unirse a ningún gobierno más grande, imperial o republicano. Solo querían que los dejaran solos.

Han podía respetar eso.

Leia se levantó de la cama y se dirigió al puesto de ropa en la esquina, donde dos capas de paja estaban colgadas, esperándolos. Les habían informado que, después de un breve respiro, comenzaría el primer recorrido para ver la pesca en hielo y la base submarina. Leia le arrojó una de las capas a Han, quien dejó escapar una bocanada de aire en un audible ¡uf! cuando el material pesado lo golpeó en el estómago.

“Te das cuenta de que no tenemos que ir, ¿verdad?”, dijo, tirando la capa al suelo.

“Vamos, esta es nuestra oportunidad de ver esa torre negra”.

“No hay forma de que nos lleve a ver eso”, dijo Han con un resoplido. Apuesto a que nos llevará en la otra dirección y luego dará alguna excusa sobre cómo no podemos ir allí.

Lea frunció el ceño. “De cualquier manera, no nos vamos a quedar aquí”.

Han finalmente se sentó. Sus ojos buscaron los de ella. “¿De verdad crees que el Imperio tiene algún control aquí? Claro, esa torre negra es bastante condenatoria, pero Yens hizo que pareciera que llegó el Imperio y lucharon contra ellos”.

“Una pequeña luna como esta no puede luchar sola contra todo el Imperio”.

Han se encogió de hombros. Podría haber sido más problemático de lo que parecía. Y el Imperio estaba perdiendo su control.

“No hace un año. No mientras tú…”. Leia se detuvo.

Pero Han sabía lo que ella había estado a punto de decir. No mientras no estabas. Había perdido un año entero, y a la semana de despertar, tanto Jabba the Hutt como el Imperio estaban muertos. Todo había sucedido tan rápido, pero no para Leia. No para cualquiera que no haya quedado atrapado en carbonita.

“No tiene por qué ser el Imperio”, dijo Han malhumorado. “Parece que a Yens simplemente no le gusta ningún gobierno en general”.

Leia lo miró fijamente, girando su anillo en su dedo. “La nueva república que hagamos será diferente”.

“Multa”. dijo Han, echándose hacia atrás sobre las almohadas. “Digamos que está ocurriendo el Imperio o algo más malo en esta luna”. Simplemente no pudieron tomar un descanso. Sin embargo, se incorporó sobre los codos. “Pero…”.

“Pero ¿qué?”. Ya había una pelea en la voz de Leia, como si pudiera adivinar lo que Han no estaba diciendo.

Han no terminó la oración. No tenía sentido decir que deseaba que las cosas fueran diferentes, más fáciles. No lo estaban, y tanto él como Leia no harían la vista gorda ni se quedarían de brazos cruzados esperando refuerzos.

Sin embargo, había una emoción luchando detrás de sus ojos que preocupó a Han. La había visto ponerse una máscara antes cuando se le presentó a alguien con quien necesitaba ser cortés, o un droide de cámara, o en un escenario.

No le gustaba que ella estuviera usando una máscara ahora, cuando estaban solo ellos dos.

Se enderezó en la cama, acercándola más. Se sentía tan delicada en sus brazos, casi frágil, como un pájaro recién nacido, sin saber si lanzarse o no desde su nido y emprender el primer vuelo.

“No puedo parar ahora”, murmuró Leia. Han no respondió, solo frotó un círculo rítmico contra su espalda. Después de varios pequeños momentos, Leia agregó: “Tengo que hacer todo lo que pueda mientras pueda”.

Eso hizo que se detuviera. “¿Mientras puedas?”. La reacción lo hizo sonar siniestro, y los hombros derrotados y la cabeza baja de Leia confirmaron su deducción.

Ella se giró en la cama para mirarlo a los ojos. “No todos en la galaxia son como tú”, dijo.

Han sonrió, reclinándose sobre las almohadas para que Leia pudiera ver mejor todo lo que tenía para ofrecer. “Gracias.”

Eso realmente le hizo reír, pero una sombra de preocupación pasó rápidamente por su semblante. “Quise decir que no todos se tomarán la noticia de mi, er, paternidad tan bien como tú”.

Han parpadeó varias veces. Tenía que recordarse a sí mismo lo que quería decir Leia. Cuando ella le había dicho por primera vez que Vader era su padre, había sido tan absurdo: la noticia le había sido dada tan repentinamente y después de la precipitación de la aceptación de su propuesta, que casi había olvidado. Leia, ¿vinculada a Vader? Eso era imposible. No tenía sentido lógico. Así que su cerebro lo había apartado, dejando de lado la verdad tan completamente que había sido capaz de ignorarla.

Eso había sido un error.

Han no solo no había visto cuánto seguía pesando la noticia sobre su esposa, sino que tampoco se había dado tiempo para aceptar la verdad.

Nada como la represión para asomar su fea cabeza en el peor momento. Han se obligó a reprimir sus pensamientos. Otra vez. Tanto como pudo.

“No va a…”, comenzó.

“Importa”, afirmó rotundamente. “Una vez que la galaxia sepa mi secreto, la gente me verá diferente. Limitará lo que podré hacer para ayudar a los demás; cuestionarán, como mínimo, mis motivos. Leia tenía una mirada distante en sus ojos desenfocados. A Han le recordó mucho la forma en que había hablado de Luke, justo después de que la segunda Estrella de la Muerte fuera destruida, la certeza con la que sabía que había sobrevivido.

Esa mirada puso nervioso a Han. Hablaba de cosas incognoscibles, de esa forma extraña en que Luke había pasado de ser un niño a un Jedi, y a Han no le gustó ni una pizca. Le hizo sentir como si toda la galaxia estuviera pasando a su lado, como si estuviera estancado mientras todos los demás iban a hipervelocidad.

Pero cuando la mirada de Leia se centró en él, solo vio miedo en su interior. Y de alguna manera, eso era peor.

Una parte de Han quería alejar su preocupación con un beso, hacerla olvidar lo que fuera que le estaba causando tantos problemas. Y supo instintivamente que ella lo dejaría. Al diablo con la pesca en hielo y las excursiones; si Han levantaba a Leia en brazos y la arrojaba sobre la cama, estaba seguro de que dejaría que él la distrajera de los oscuros pensamientos que la perturbaban.

Pero no pudo hacer eso. No a ella.

Leia cerró los ojos. “Tengo que hacer todo lo que pueda, mientras pueda”, repitió. Leia dejó escapar un suspiro derrotado. “Un secreto como este, no puede ocultarse para siempre. Entonces, si hay algo que puedo hacer, tengo que hacerlo. Ahora. No puedo dejar de hacer mi trabajo”, continuó, hablando rápidamente, como si sus palabras fueran una confesión. “No puedo dejar de ayudar a los demás. No puedo dejar de ser yo misma. Y en parte se debe a que esta es la forma en que creo que debo vivir mi vida. Este es el trabajo que amo. Y es porque tengo que mantener la culpa a raya. Comandé las batallas. Sabía que la gente moriría, buenas personas, y lo hicieron”.

Era una guerra, quería decir Han, pero tenía demasiado miedo de que sus palabras silenciaran las de ella.

“Pero también, sé que ya no seré confiable si… una vez que la gente lo sepa. Si tengo un cargo en el nuevo gobierno, será revocado. Cualquier trabajo que haya hecho será criticado, posiblemente desmantelado. Lo perderé todo”.

“Excepto a mí”. Las palabras se deslizaron por los labios de Han antes de que pudiera procesar el pensamiento, pero vio la forma en que Leia lo miraba, la esperanza reavivada en sus ojos. “Acéptalo, cariño, estás atrapada conmigo”.

Ella se rio de nuevo, el sonido dulce y verdadero.

“Pero”, agregó Han, “me parece que estás perdiendo todo tu precioso tiempo preocupándote por el futuro. Tal vez la galaxia se entere. Tal vez no. En este momento, tenemos un primer ministro con el que trabajar para que podamos averiguar qué es esa maldita torre negra. Una cosa a la vez”.

No quería descartar demasiado los pensamientos de Leia; estaba claro que esto realmente la preocupaba. Pero Han no se molestó. Leia, no tenía ninguna duda, superaría cualquier desafío. Y sabía mejor que nadie que era posible reinventarse más allá de su pasado.

Fuente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: