Todos los detalles sobre la serie de Obi-Wan Kenobi

Traducción del articulo de EW por Mariana Paola Gutiérrez Escatena.

Aquí os dejamos esta interesante entrevista de EW donde los protagonista, la directora, el guionista y la presidente de LucasFilm nos cuenta como se convirtió en realidad este sueño, también cómo se sintieron después de las criticas negativas de sus anteriores films de Star Wars. Pero el tiempo todo lo cura y ellos ahora están de vuelta para dejarnos sin aliento.

Se viene quizás la serie más esperada de este año y EW nos trae esta interesante entrevista con los protagonistas. Después de 17 años Ewan McGregor se vuelve a poner en la piel de Obi-Wan Kenobi y no estará sólo.

Entrevista

Ewan McGregor no tardó en darse cuenta de que había una perturbación en la fuerza. El actor se dio cuenta de que algo andaba mal en cuanto entró en al set de Obi-Wan Kenobi.

«Llegué al set y sólo había un círculo de gente de pie».

Sin saber muy bien a qué se debía todo el revuelo, un confuso McGregor se colocó en su posición en el encuadre, con una mirada de perplejidad en su rostro no vista desde que el nefasto Conde Dooku lanzó una bomba de verdad sobre el señor de los Sith al maestro Jedi en Geonosis. «Tenía las cámaras detrás de mí mirando hacia esta calle, y detrás de las cámaras había 100 personas de pie», recuerda McGregor. «Suelen estar en lugares haciendo trabajo, no sólo de pie. No podía entender qué estaba pasando».

No era Obi-Wan por lo que estaban allí para ver. «Y luego Vader viene a la vuelta de la esquina, y yo estaba como, ‘Ah, f—. ¡Por supuesto!».

Honestamente, ¿puedes culparlos? Diecisiete años (en tiempo de la Tierra) desde la última vez que cruzaron los sables de luz en las ardientes profundidades de Mustafar, Obi-Wan Kenobi y Darth Vader están listos para enfrentarse en la pantalla una vez más, en la nueva serie de Disney+ que se estrena el 25 de mayo. Y con Ewan McGregor y Hayden Christensen retomando sus papeles como el dinámico y condenado dúo, la expectativa es tan alta como la famosa cuenta de midiclorianos del Señor Oscuro.

Es una reunión que una vez parecía imposible, y para comprender completamente la enormidad del momento, uno tiene que volver al principio.

Christensen aún recuerda la primera vez que conoció a McGregor. El actor canadiense acababa de ser sacado de la relativa oscuridad por el creador de Star Wars, George Lucas, para interpretar a un Anakin Skywalker adolescente en El ataque de los clones, cuando llegó al set de Sydney. El recién llegado, que llevaba menos de un año actuando en obras de teatro del instituto, entró en la sala de peluquería y maquillaje para ver al hombre que interpretaría a su amigo convertido en enemigo.

«Recuerdo que en cuanto me viste», le sonríe a McGregor en una charla de Zoom. «Dijiste: ‘¡Hayden! No nos conocíamos, pero dijiste mi nombre como si fuéramos amigos de toda la vida, me diste un gran abrazo y me diste la bienvenida a la familia. La calidez de tu saludo dejó una impresión muy duradera y significó mucho».

Tal vez la cálida acogida se debió a que McGregor pudo recurrir a la aprensión que sintió al incorporarse a la franquicia unos años antes para La amenaza fantasma. Establecido como un prometedor actor gracias a sus aclamados papeles en películas como Shallow Grave y Trainspotting, McGregor admite que «Star Wars no me pareció bien» cuando comenzó el proceso de casting. «Al principio era bastante escéptico respecto a hacerlo. Pensaba: ‘Bueno, yo soy este actor independiente, urbano y grunge de aquí. No soy este tipo de hombre'».

Sin embargo, esa ansiedad por el gran presupuesto acabó convirtiéndose en entusiasmo, y para El ataque de los clones, le tocó a McGregor ayudar a facilitar la transición de Christensen a la enorme maquinaria de los droides del universo de Star Wars, incluso cuando sus dos personajes chocaban en la pantalla por la inquietud del aprendiz, su falta de humildad y su eventual paso al lado oscuro.

«Recuerdo todo ese periodo de preparación», dice McGregor a su coprotagonista, «y tu pasión como actor, y lo mucho que te volcabas en ello y rompías las escenas». Eso se extendió a los épicos ensayos con el sable de luz de la pareja. «Era simplemente ir a jugar con tu amigo todos los días», recuerda Christensen. «Ciertamente, hacer toda la preparación para las peleas con sable de luz fue de lo más divertido para mí». Por desgracia, no todo era divertido.

No es una hipérbole proclamar que La amenaza fantasma era la película más esperada de la historia de Hollywood cuando se estrenó el 19 de mayo de 1999. Sorprendentemente, el interés por la franquicia no había hecho más que crecer en los 16 años transcurridos desde El Retorno del Jedi, ya que los fans más veteranos salivaban por un contenido nuevo y una nueva generación de aspirantes a Jedi se adoctrinaba en la orden gracias a las ediciones especiales de 1997 de la trilogía original. Y entonces se estrenó la película.

Tanto los críticos como los fans se abalanzaron sobre todo, desde el alivio cómico de Jar Jar Binks hasta diálogos torpes como «No hay necesidad de informarle hasta que tengamos algo que informar». La reacción a las precuelas posteriores no fue mucho más amable. Y con Internet a pleno rendimiento algo con lo que Wicket W. Warrick y sus hermanos ewoks nunca tuvieron que lidiar cuando salieron a hacer Yub Nub en la luna del bosque de Endor, todo el mundo tenía una opinión, y no todas eran positivas.

Para las jóvenes estrellas, no había ningún lugar donde esconderse. «Lo encontré bastante duro», admite McGregor, que ahora tiene 50 años, sobre la reacción a las precuelas. «Que saliera a la luz y que me golpearan tan fuerte fue personalmente bastante difícil de afrontar. Además, era muy pronto en mi carrera. No sabía realmente cómo afrontarlo. Había estado involucrado en cosas que no tuvieron mucha repercusión, pero eso es diferente a hacer algo que tenga una repercusión negativa».

Al mismo tiempo, Christensen, de 40 años, tuvo que lidiar con la fama y las críticas, y no pudo evitar experimentar un cierto latigazo emocional con las precuelas. «Cuando se estrenaron las películas y los críticos fueron muy críticos, por supuesto que fue algo difícil, porque te importa mucho esta cosa en la que has invertido tanto de ti mismo. Así que, sin duda, es un reto».

Tras el estreno de La venganza de los Sith en 2005, había pocas (nuevas) esperanzas de que volviéramos a ver a McGregor y Christensen encender sus sables de luz. Motivado por la «sensación de paz y evasión» que sentía durante las visitas al Rancho Skywalker, Christensen se tomó un descanso no sólo de Star Wars, sino de Hollywood en general: compró una granja en la campiña canadiense. «Me gustó mucho todo ese entorno y estilo de vida y me hice con un montón de animales y estuve cuidando ovejas y cerdos y gallinas durante un tiempo», dice. «Paso por periodos en los que estoy muy centrado en mi trabajo como actor, y luego quiero hacer otras cosas que no son necesariamente para el consumo público».

Cuando la franquicia tuvo la oportunidad de traer de vuelta a Christensen para el regreso de Darth Vader en otra película precuela (Rogue One, de 2016), en su lugar hicieron que el ex boxeador profesional Spencer Wilding y el actor de doblaje Daniel Naprous se pusieran la armadura negra. La presidenta de LucasFilm, Kathleen Kennedy, dice que en su momento no se consideró a Christensen para el papel de Rogue porque «esa era simplemente una secuencia de acción tan específica.»

«No formé parte de ninguna de esas conversaciones sobre Rogue One», dice Christensen. «Pero me encantó lo que hicieron con ella. El personaje es anterior a mí, y siempre ha sido un esfuerzo colectivo en muchos sentidos. Me pareció brillante».

Mientras tanto, McGregor continuó con su carrera cinematográfica a toda máquina después de esconder a Luke en Tatooine (sigue pareciendo una elección extraña), pero siempre que se le preguntaba al actor sobre un posible regreso a la galaxia muy, muy lejana es decir, prácticamente en todas las entrevistas, a menudo sonaba poco proclive a volver a ponerse la túnica. «No tengo una necesidad ardiente de volver a hacerlo o, de hecho, ningún tipo de fascinación por las películas que todo el mundo parece tener», dijo a Magic Radio en 2016. «Realmente no tengo eso. Quizás porque he estado en ellas. He visto detrás de la cortina, ¿sabes lo que quiero decir? No tiene el mismo tipo de asombro para mí».

Dicen que el tiempo cura todas las heridas. Si eso se extiende a las heridas que infliges a tu antiguo padawan al cortarle tres miembros y dejarlo morir quemado en un montículo de ceniza volcánica, es algo que queda abierto al debate. Sin embargo, a medida que pasaban los años desde las precuelas, McGregor se dio cuenta de que se estaba produciendo una sensación de equilibrio en la Fuerza. Y el equilibrio venía de los jóvenes… al menos de los que Darth Vader no masacró en el templo Jedi.

«Ahora me encuentro con la gente para la que hicimos esas películas, que eran los niños de la época», dice McGregor. «Y nuestras películas de Star Wars son sus películas de Star Wars. Del mismo modo que las películas de Carrie Fisher, Alec Guinness, Mark Hamill y Harrison Ford eran nuestras, nosotros somos las suyas. Y es hermoso que fueran importantes para los niños para los que las hicimos. Es muy agradable recibir por fin esa ola de positividad sobre ellas».

Esa positividad despertó algo en McGregor. A pesar de todas las dificultades que presentaban las precuelas al «caminar con los grandes extraterrestres que no están realmente allí y pasar mucho tiempo en un set azul simplemente hablando al aire», también había aspectos sobre la realización de las películas que el actor describe como «alucinantes».

Recuerda con cariño el trabajo con Lucas (que contrató originalmente al tío de McGregor, Denis Lawson, para interpretar al piloto Wedge Antilles en la trilogía original), el tiempo que pasó con sus compañeros de reparto Natalie Portman y Liam Neeson, y especialmente todo el entrenamiento con sable de luz con Christensen y el coordinador de acrobacias Nick Gillard. («Si veis esas peleas, son jodidamente increíbles. Nos estamos cocinando de verdad»).

En las entrevistas, McGregor comenzó a expresar su apertura hacia el regreso. A veces demasiada apertura, le preocupaba. «Empezó a parecer que estaba buscando trabajo a la puerta de Disney, porque decía: ‘Si Lucasfilm quisiera hacerlo, estaría encantado de hacerlo». Y seguía apareciendo en todas partes: ‘¡McGregor feliz de hacer a Obi-Wan!'».

Finalmente, se organizó una reunión para ver hasta qué punto el actor se tomaba en serio la posibilidad de aparecer en una película de Obi-Wan Kenobi como parte de una serie de películas independientes al margen de la saga de nueve entregas de Skywalker. «Simplemente dijeron: ‘Mira, hemos leído que dijiste que estarías encantado de hacerlo. Sólo queremos saber si lo dices en serio o si estás siendo educado, porque estamos pensando que podría ser una opción. Pero queremos saber si te apuntas o no’. Y yo dije: ‘¡Es absolutamente cierto!».

Con McGregor listo para encender su fiel sable, los creadores de LucasFilm comenzaron activamente a desarrollar una película de Obi-Wan Kenobi que sería dirigida por Stephen Daldry. El regreso del Jedi a la gran pantalla ya no era una cuestión de si, sino de cuándo.

Y entonces ocurrió Solo. Estrenada en mayo de 2018, la película Solo: Una historia de Star Wars, de título un tanto incómodo, obtuvo una recaudación mundial de 393 millones de dólares, muy lejos de los 1.330 millones de dólares que consiguió Los últimos Jedi en 2017, y más de un 60 por ciento menos que la primera película independiente de Star Wars, Rogue One, que superó los mil millones de dólares.

Tanto si la escasa afluencia de público se debe a las escasas críticas, a una saturación repentina de la oferta de Star Wars en los cines o a que los fans no quieren ver a alguien que no sea Harrison Ford interpretando al desaliñado pastor de nerfs, el futuro de todas las películas de la franquicia fuera de la trilogía que concluye con El ascenso de Skywalker quedó inmediatamente en el limbo. Pero aunque esas películas se hayan congelado a nivel de Hoth, Kennedy dice que el interés por el proyecto de Kenobi se mantuvo de alguna manera. Pero si no es una película, ¿entonces qué?

Fue entonces cuando el consejero delegado de Disney, Bob Iger, decidió enfrentarse a Netflix. «Cuando Bob Iger dijo específicamente: «Vamos a empezar a cambiar nuestra prioridad para hacer series para Disney+, y vamos a lanzar el servicio de streaming’, eso fue realmente lo que cambió nuestra estrategia», dice Kennedy. «Empezamos a ver la oportunidad en el espacio de streaming en el que podíamos hacer historias de largo formato, y nos dimos cuenta de que había una oportunidad de experimentar en ese espacio sin el nivel de escrutinio que se produce cuando se lanza un largometraje.»

Eso significó crear The Mandalorian. Significó traer a Boba Fett de vuelta de la muerte. Significó separarse de las ofertas animadas como The Clone Wars y montar otra precuela, esta vez para el oficial de inteligencia de Rogue One, Cassian Andor. Y supuso que Ewan McGregor subiera al escenario entre estruendosos aplausos en la convención D23 de agosto de 2019 para anunciar oficialmente su triunfal regreso. La emoción se alimentó aún más cuando se reveló un mes después que Deborah Chow, que había trabajado en The Mandalorian, dirigiría la serie de Obi-Wan, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir un proyecto completo de acción real de Star Wars de principio a fin.

Sin embargo, cuando el equipo se reunió para trabajar hacia una fecha de inicio de la producción en el verano de 2020, Kennedy se preocupó por la dirección de los guiones. «Buscamos, en última instancia, hacer una historia esperanzadora y edificante», dice la jefa del estudio. «Y es complicado cuando empiezas con un personaje en el estado en el que estaría Obi-Wan al salir de La venganza de los Sith. Es un periodo de tiempo bastante sombrío. No puedes agitar la varita mágica con cualquier escritor y llegar a una historia que refleje necesariamente lo que quieres sentir».

Creyendo que era necesaria una revisión, Kennedy cerró temporalmente la producción en enero de 2020, retrasó la fecha de inicio del rodaje de agosto de 2020 a enero de 2021 y contrató a un nuevo guionista, Joby Harold, para que tomara el relevo de Hossein Amini (que había sido contratado cuando Kenobi se dirigía a la gran pantalla). «Este era un personaje que siempre ha sido una pequeña obsesión para mí», dice Harold. «Y cuando me enteré de que era un personaje que estaban explorando, les dije muy agresivamente todas las cosas que creía que debían hacer».

La nueva historia creada por Harold y Chow tiene lugar 10 años después de que Obi-Wan se escondiera en Tatooine, más o menos en el punto medio exacto entre La venganza de los Sith y Una nueva esperanza. «Obi-Wan está perdido», dice McGregor. «Es un hombre roto después de lo que ocurrió con la orden Jedi al final del Episodio III, pero también lo que ocurrió con Anakin; que lo perdió por el lado oscuro. Siente una enorme responsabilidad por eso, y culpa».

La serie de seis episodios se centra en ese viaje desde el dolor hasta al menos un mínimo de paz. «La última vez que vimos a Obi-Wan en las precuelas, fue muy emocional», dice Harold. «Hay una pasión en él. Y cuando volvemos a verlo en Una nueva esperanza, es el maestro zen. Esa era la historia que yo quería entender: qué le había pasado a Obi-Wan entre el tipo al que había dado vida Ewan y el tipo al que había dado vida Sir Alec Guinness».

En cuanto a cuánto de la trama original llegó a Obi-Wan Kenobi 2.0, Chow señala que «heredamos parte de ella, pero hicimos algunos cambios significativos y añadimos algunos elementos diferentes.» Mientras tanto, se desataba un debate interno sobre si atreverse a sacar a otro personaje grande de la vida en jubilación.

¿A Vader o no a Vader? Esa era la cuestión. Cuando el equipo creativo comenzó a reconstruir la historia de Obi-Wan, se iniciaron agresivas negociaciones esta vez sin sable láser sobre si esa historia debía incluir también al Jedi caído.

«El debate en torno a si debíamos hacerlo o no se prolongó durante bastante tiempo», revela Kennedy. «Todos dentro de nuestro equipo creativo tienen opiniones fuertes, y todos nuestros fanáticos tienen opiniones fuertes. Entonces, cuando te das cuenta de que estás bajo ese nivel de escrutinio, ciertamente un punto de la historia como ese va a ser analizado a un nivel muy alto. Hablamos de ello constantemente».

En este caso, el lado oscuro ganó. Y con McGregor de vuelta, sólo había una opción, para llenar el gran traje negro esta vez. Chow fue a la cámara de mediación de Vader (vale, la granja de Christensen, pero se acerca bastante) para hacer su propuesta en persona. «Deborah vino y pasamos el día charlando», dice Christensen. «Me contó un poco sobre el proyecto y su visión del mismo, y pensé que sonaba maravilloso. Me hizo mucha ilusión volver».

No tan entusiasmado como todos los miembros del equipo de la película. «Era muy importante que Hayden formara parte de este proyecto porque es una parte muy importante del personaje», dice Harold. «Era una prioridad para todos nosotros que lo hiciéramos con el mayor cuidado posible, para honrar a uno de los mayores villanos y antagonistas de la historia del entretenimiento». (En cuanto a si James Earl Jones, de 91 años, volverá a poner voz al personaje, nadie lo dice).

«Cuando vino por primera vez al set para nosotros, definitivamente tuvo una sensación muy especial. La primera vez que le vi con el traje puesto, me superaba en altura. Era, literalmente, casi el doble de mi tamaño». dice Chow sobre Christensen. «Es realmente intenso tener un personaje tan icónico, y luego dirigirlo y hacer nuevas escenas con él…. Recuerdo que el pobre Ewan, ese día, decía: «¿Qué soy, alguien que puede pasar por alto?».

«Toda la experiencia fue muy surrealista», añade Christensen sobre el hecho de volver a ponerse el traje. Pero mientras todo el mundo en el set se maravillaba en su dirección, el hombre detrás de la máscara se emocionaba con lo que veía a través de las lentes tintadas de su casco: «La primera vez que vi a Ewan como Obi-Wan de nuevo, fue un momento muy especial para mí, y uno que recordaré durante mucho, mucho tiempo». La batalla se había unido oficialmente.

Aunque el reencuentro de Obi-Wan y Darth Vader es el gran titular, la historia que se desarrollará en las pantallas de Disney+ es mucho más que un simple enfrentamiento de una década entre el antiguo maestro y el aprendiz. Y hará algo más que llenar los vacíos de su historia personal. También llenará las lagunas del enfrentamiento definitivo entre el bien y el mal.

«El Imperio está en ascenso», explica Harold. «Todos los horrores que conlleva el Imperio se están manifestando en toda la galaxia, así que todo lo que había en las precuelas se ha desmoronado. La orden Jedi está siendo prácticamente aniquilada, y los Jedi que han sobrevivido están huyendo y se esconden.»

Y no sólo se esconden de Vader. El Señor Oscuro ha encargado al Gran Inquisidor y a su grupo de Inquisidores que den caza y eliminen a todos y cada uno de los Jedi extraviados que lograron escapar de la gran purga de la Orden 66. Introducidos por primera vez en la pantalla en la serie de animación Star Wars Rebels, los Inquisidores son seres temibles y sensibles a la Fuerza que tienen una misión singular para el Imperio: «Intentan erradicar la orden Jedi por completo», explica McGregor.

No sólo veremos a los implacables Inquisidores por primera vez en un proyecto de Star Wars de acción real, sino que Obi-Wan también introducirá una nueva Inquisidora llamada Reva (interpretada por Moses Ingram, de The Queen’s Gambit), que Harold promete que «contribuirá al legado de villanos de Star Wars de una manera realmente interesante.»

Harold y Chow utilizan las palabras despiadada y ambiciosa para describir a su nueva cazadora de Jedis, pero la mujer que la interpreta prefiere otra descripción. «Reva es una jefa», dice Ingram con rotundidad, hablando con EW apenas unos días después de terminar una serie de rodajes físicamente exigentes. «Quiero decir, realmente como una atleta completa. Tiene una misión y la conquistará a toda costa cuando tenga la oportunidad. Es bastante badass». (Y con un traje de badass: «Ponerme una capa era un sueño que no sabía que tenía. Me sentí como si tuviera 10 años otra vez. Fue súper genial»).

La directora está igual de ilusionada con que los espectadores conozcan a la nueva antagonista. «Es realmente emocionante para mí traer a una villana femenina, y tener a una mujer del lado oscuro en un papel muy significativo». «Esperemos que la importancia de Reva se extienda más allá de la pantalla«. Añade Ingram: «Tuvimos muchas conversaciones sobre el pelo y sobre cuál podría ser el pelo adecuado. Deborah fue realmente genial al pasar de la visión inicial a lo que llegamos para el pelo de Reva. Quería que los niños tuvieran su propio pelo en Halloween. Y eso es enorme si miras a todos los niños negros con pelo rizado. Cuando quieren ser Elsa, tienen que ponerse una peluca rubia. [Ahora] hay muchos niños que podrán llevar su pelo en Halloween. Eso va a ser muy emocionante».

Cuando se les pregunta por otros recién llegados anunciados como O’Shea Jackson Jr., Kumail Nanjiani, Indira Varma, Rupert Friend y Maya Erskine, el equipo creativo recurre esencialmente a los trucos mentales Jedi (Estos no son los actores que buscas). Tampoco sucumben a las tácticas de interrogación imperiales cuando se les pregunta si Obi-Wan Kenobi continuará la reciente práctica de Disney+ de cruzar personajes de una serie a otra. Al fin y al cabo, la antigua pupila Jedi de Anakin, Ahsoka Tano, de The Clone Wars y The Mandalorian, está en algún lugar de este marco temporal, al igual que un Boba Fett más joven.

Aunque los responsables no descartan por completo nada de eso, también se apresuran a hacer una distinción entre su mundo y el que se ha visto en las otras series de acción real hasta ahora. «Todo eso entra dentro de la línea temporal de los mandalorianos», dice Kennedy sobre los posibles personajes cruzados, mientras que Chow añade que «el tejido conectivo más fuerte para nosotros es el de las precuelas, porque de ahí vienen nuestros personajes y ahí es donde empezaron sus historias. Así que, realmente, las precuelas son las más conectadas con nuestra serie».

Lo que explica el regreso de más caras conocidas en forma de Joel Edgerton y Bonnie Piesse como el tío Owen y la tía Beru. «Me hacía mucha ilusión traerlos de vuelta», dice la directora. «Parte de lo que hizo que la serie se sintiera muy especial es que estábamos trayendo de vuelta no sólo a Ewan y Hayden, sino a gente como Joel y Bonnie de hace 20 años y consiguiendo reunirlos como los mismos personajes».

Pero si Obi-Wan, Owen y Beru forman parte de la nueva serie, ¿Qué pasa con ese molesto niño obsesionado con la Estación Tosche y que dispara ratas? ¿Aparecerá el mismísimo Luke Skywalker? Aunque nadie lo dice con seguridad, Harold señala tímidamente la misión declarada de Kenobi de proteger al niño, señalando: «Eso es parte de lo que [Obi-Wan] ha sido encargado de hacer. Y se levanta cada mañana y hace su trabajo. Para eso está ahí». (Además, el tráiler recién estrenado o bien muestra a Luke con bastante claridad, o bien es un despiste de proporciones palpatinianas).

Entre El Mandaloriano, El Libro de Boba Fett, y ahora Obi-Wan Kenobi, parece que todo el mundo en el universo Disney+ de acción real de Star Wars ha estado pasando por Tatooine últimamente. Y aunque Chow dice que «obviamente hay una parte importante en Tatooine debido a la naturaleza del lugar de inicio de la historia», también promete que «definitivamente vamos a nuevos mundos. Parte de lo que hace Star Wars es visitar diferentes lugares».

Uno de esos lugares es un nuevo planeta que Kenobi visitará, llamado Daiyu, «que tiene un aire a Hong Kong», dice Harold. «Tiene una vida nocturna plagada de grafitis y es un poco tenso. Tiene un carril diferente y una sensación diferente».

Ah, pero ¿cuánto tiempo podremos ver a Obi-Wan Kenobi explorar esas vías y sentimientos diferentes? La serie se ha presentado como una temporada de 6 episodios, pero con mucho espacio para jugar antes de los acontecimientos de Una nueva esperanza, ¿podría haber más? «Definitivamente fue concebida como una serie limitada, y es una gran historia con un principio, un medio y un final», dice Chow. «El enfoque siempre ha sido que es una historia completa».

Pero deja que la jefa del estudio mantenga todas y cada una de las opciones sobre la mesa. «Ciertamente es algo de lo que hablamos», dice Kennedy sobre una posible extensión, «principalmente porque todo el mundo se reunió y se lo pasó increíblemente bien. Ewan se lo pasó muy bien. Hayden se lo pasó muy bien. Así que, desde ese punto de vista, a todos los implicados les gustaría que esto no terminara. Pero tenemos que pasar nuestro tiempo haciendo la pregunta: ¿Por qué lo haríamos? Si decidiéramos hacer algo más con el personaje de Obi-Wan, tendríamos que responder realmente a la pregunta ¿por qué?

Está claro que Moses Ingram tiene un gran concepto de Ewan McGregor. La actriz recuerda con alegría todos los detalles del entrenamiento de lucha con la estrella, a la que describe como «una pequeña mariposa elegante». Recuerda los ánimos que le daba cuando cometía los previsibles errores de novata. Y no puede dejar de hablar de cómo hizo «el vídeo más dulce» para su mejor amiga, obsesionada con Ewan. Pero nada de eso impedirá que la Inquisidora muestre su verdadera lealtad al lado oscuro y delate a su compañero Jedi. El incidente en cuestión tuvo lugar en el set virtual de LEDs de 75 pies de ancho y 23 pies de alto conocido como el Volumen. «Olvidé qué escena estábamos rodando», dice Ingram, «pero Ewan estaba haciendo algo y se le cayó el sable de luz en la grieta entre el Volumen y donde termina el escenario. Y estaba muy avergonzado. Decía: ‘¡Por favor, no le digas nunca a nadie que se me ha caído el sable de luz!».

Teniendo en cuenta el notorio mal rato que McGregor le dedicaba a Christensen por perder su sable de luz (una dinámica que se trasladó a la pantalla entre Obi Wan y Anakin), esta escandalosa revelación provoca una enorme sonrisa en Christensen. «¡Esto es nuevo para mí!», se ríe.

«No debes escucharla», responde McGregor. «Son todo rumores y habladurías. Sólo intenta superar a Obi-Wan».

«¡Todas esas conferencias, sin embargo, Ewan!»

«Sí, no recuerdo eso. Creo que se lo está inventando», insiste McGregor antes de hacer una pausa. «Vale, puede que se me haya escapado sin querer. Tal vez».

La euforia de Christensen ahora no tiene límites. «Es una noticia impactante. No me lo creo porque sé el aprecio que tiene Ewan por su sable de luz, así que es difícil de creer del todo».

A estas alturas, McGregor sabe que, independientemente de lo que haya ocurrido y ocurra en la pantalla, este es un duelo de destinos que no puede ganar. «Recuerdo que le dije: ‘Por favor, no se lo digas a Hayden, porque yo le echaba la bronca cada vez que soltaba su sable de luz». Todo lo que puedo decir es que ha pasado un tiempo para Obi-Wan. No es el hombre que una vez recordamos. Y si, efectivamente, se le ha escapado de la mano y ha rodado por el escenario hasta caer en una zanja, es sólo porque ya no está donde solía estar. Pero va a volver».

Y justo a tiempo.

Fuente original: EW

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: