Rogue One: Entrevista a Gareth Edwards

Traducción por Mariana Paola Gutiérrez Escatena

«No es típico que un gran estudio estrene una película tentpole (de alto presupuesto) en la que todos los héroes mueren al final. Pero Rogue One no era una película típica de Star Wars. Estrenada el 16 de diciembre de 2016, Rogue One: Una historia de Star Wars contaba la historia de cómo los rebeldes robaron los planos de la Estrella de la Muerte, lo que llevaba directamente al clásico Star Wars: Una Nueva Esperanza. Era menos fantasía espacial y más guerra espacial, con un tono más descarnado a juego con su historia de sacrificio final. La película fue un éxito de crítica y de taquilla, y sigue siendo una de las favoritas de los fans de la era moderna de Star Wars; a saber, Andor, la crónica de las misiones anteriores del espía rebelde con corazón de Rogue One, llegará a Disney+ en 2022. Con motivo del quinto aniversario de Rogue One, el director Gareth Edwards habló sobre cómo se escabulló a su primera reunión con Lucasfilm, cómo recuperó a Tarkin y a Leia con efectos digitales y por qué Rogue One se sentía como «algo que habíamos tomado prestado de George».

LA ENTREVISTA

StarWars.com: No sé si te acuerdas, puede que te haya hecho la primera entrevista de Rogue One, para StarWars.com. Una pequeña pieza de vídeo.

Gareth Edwards: Creo que acabé hablando de haber ido a Túnez y demás.

StarWars.com: Sí.

Gareth Edwards: Puede que me haya avergonzado con algunas imitaciones de Darth Vader o algo así.

StarWars.com: Sí, lo hiciste. [Risas]

Gareth Edwards: Ahí lo tienes. Sí, lo recuerdo.

StarWars.com: Es un placer volver a hablar contigo. Para empezar, quería preguntarte, cinco años después, ¿qué te viene a la mente cuando piensas en Rogue One?

Gareth Edwards: [Risas] Es raro porque, sinceramente, no me he sentado a ver la película desde que se estrenó. Oyes a los cineastas decir cosas así y piensas: «Estás mintiendo. Claro que sí».

He visto muchos fragmentos. Ha aparecido en la televisión y he visto 20 minutos aquí y allá. Recuerdo que tuve que verlo mucho hacia el final, especialmente con la publicidad, y tuvimos varios estrenos y cosas. Así que mi recuerdo… va a ser una conversación interesante, porque no me he sentado a hablar de ella en profundidad desde hace mucho tiempo. Tal vez puedas sacarme recuerdos al respecto.

Obviamente, es un sueño hecho realidad. Sé que hay millones de personas así, que aman Star Wars. Pero esta es la razón por la que me metí en el cine. Si alguien me hubiera dicho cuando tenía seis años que un día iba a conseguir no sólo hacer una película de Star Wars, sino hacer una película de Star Wars que conectara con la película que veía una y otra vez cada mañana antes de ir al colegio…

Tienes que pellizcarte. Empiezas a preguntarte si todo esto es realmente realidad virtual. Parece demasiado bueno para ser verdad, como si estuviera jugando a la versión del juego en la que puedo hacer una película de Star Wars. No es el tipo de cosa que debería ocurrirte en tu carrera, ni siquiera la mejor versión de hacia dónde podría ir tu carrera. Me siento muy afortunado y lo considero un territorio muy sagrado.

Recuerdo cuando me reuní por primera vez con Kiri Hart [de Lucasfilm] al principio de todo, simplemente me colé en una reunión muy secreta. Creo que se estaban reuniendo con montones y montones de cineastas, como ocurrió [cuando] The Force Awakens estaba empezando. No creo que nadie haya anunciado el título ni nada. Sabíamos que había una película de Star Wars y que probablemente habría más. En ese momento estaba terminando Godzilla, y estaban en Disney, y puedes caminar desde Warner Bros. hasta Disney en unos 10 minutos. Me ponía nervioso decirle a alguien que iba a una reunión en Lucasfilm, porque si las cosas iban bien estaría haciendo la secuela de Godzilla, así que fingí que tenía que ir a por comida o algo así. Simplemente bajé y me reuní con Kiri Hart en la calle.

Tuve esta gran reunión, pero una parte de mí estaba sentada pensando cuando empezaron a hablar de algunas de las cosas que querían hacer sólo recuerdo que pensé: «A) Nunca me ofrecerán esto, y B) No creo que quiera hacerlo porque hay que tener mucho cuidado con estas cosas». Es tan importante para mucha gente, incluido yo mismo. Me dijo: «Tengo dos ideas que me gustaría enviarte que creo que te interesarían», y me envió una. Recuerdo que cuando recibí el correo electrónico pensé: «Tengo que sentarme, concentrarme y saborear este momento. Esta es la única vez que Lucasfilm me enviará una idea para una película de Star Wars.»

Así que limpié todo, no hice nada ese sábado, y lo guardé todo. Me senté, abrí sólo una página o incluso unos pocos párrafos de la descripción, y había una idea que era muy, muy genial y muy buena, pero no era para mí. Simplemente sentí que no soy el tipo para hacer eso.

Y luego había otra idea también, que obviamente resultó ser el concepto de John Knoll para una película de Star Wars. Empecé a leerlo, y me quedé pensando: «Bueno, ¿a dónde va esto? ¿Qué es esto? Espera, espera». Y luego el último párrafo, todo se relaciona con Una nueva esperanza. Tuve esta relación de amor-odio al instante donde me planteé: «¡No pueden hacer esta película! No deberían hacer esta película, esto es como un terreno sagrado, ¡no puedes! No se les permite». Y la otra parte de mí estaba en plan: «Espera un minuto, ¿me están considerando para esto? ¡Tengo que hacer esto! No hay manera de que me aleje de esto». Pero espera, nadie debería hacer esto, ¡pero tengo que hacerlo!»

Estaba realmente indeciso. Le escribí a Kiri diciéndole: «Creo que sería una idea increíble para una película de Star Wars, pero ¿vas a hacer esto en serio? ¿O es simplemente lanzar espaguetis contra la pared?» Y ella dijo: «No, no, no. Esto es lo que queremos hacer, potencialmente, a continuación».

Entonces pensé, están hablando con tal vez 20 cineastas y yo soy uno de ellos, así que probablemente ni siquiera pasaré el corte. Fui a unas cuantas reuniones más, me reuní con Kathy [Kennedy, presidenta de Lucasfilm], y todo iba muy bien. Y entonces, en un momento dado, pensé que iba a hacer la pregunta sólo para mi propia tranquilidad. Dije: «¿Con cuántos otros cineastas y directores estás hablando de esto?». Y ellos fueron como, «Oh, ninguno.» Yo pensaba, «Oh, Dios, ¿estás loco?» [Risas] Y luego, por la razón que sea, conseguí hacerlo.

John Knoll fue uno de mis héroes cuando crecía, mientras él se dedicaba a los efectos visuales. Siempre quise dirigir películas, pero en algún momento de la industria, sino te dan un trabajo de director nada más salir de la escuela de cine, tienes que elegir una carrera. Y yo elegí los efectos visuales. Me senté a ver el rodaje de La amenaza fantasma hasta la saciedad. Saboreé todo lo que había sobre Industrial Light & Magic. Y, obviamente, una gran cantidad de ese material gravitó a John Knoll.

Así que sentí que era un gran héroe para mí. Entonces tuve que hacer una reunión de Zoom con él para conseguir el trabajo. Porque si no le gustaba, obviamente irían con otra persona. Así que sabía que había mucha presión en esta [reunión]. Y no puedo recordar nada de eso. No puedo recordar cómo fue. Recuerdo que estaba nervioso.

Le conocí de pasada en Warner Bros. Estaba allí para una proyección de Pacific Rim y nos invitaron porque estábamos haciendo Godzilla. Y al final todo el mundo se acerca a Guillermo del Toro e intenta hablar con él. Todo lo que yo quería era hablar con John Knoll. Me acerqué a él y me presenté. Soné como un fanático friki y me sentí un poco avergonzado por ello. Se fue en un carrito de golf. Me dije: «Eso fue todo, ese fue mi encuentro con John Knoll, ahora puedo morir feliz», y entonces no me di cuenta de que todo esto iba a empezar.

John nunca pasa de moda. Conoces a mucha gente muy inteligente en esta industria, pero John es realmente un genio. Su currículum lo demuestra, pero tiene una mente tan fascinante. Para ser el tipo que A) con su hermano, inventó Photoshop, B) luego hizo todo ese trabajo innovador en todas las películas digitales de vanguardia que cambiaron el cine, y luego C) para llegar a esta idea para una película de Star Wars. Y luego me invitan a la fiesta. Fue bastante increíble.

StarWars.com: En aquel momento era la segunda película de esta nueva ola de productividad de Star Wars, y nunca había habido un spinoff de Star Wars como éste. Me pregunto si hubo presión por ello, y si eso le afectó durante la producción.

Gareth Edwards: Hubo presión. Obviamente, hay presión en todo momento, todos los días en todos los sentidos, así que al 1000 por ciento.

Tengo algunas analogías extrañas para ello que probablemente no tengan sentido en la prensa, pero nadie puede ponerme tanta presión como la que yo mismo me pondría. Es extraño decirlo, pero para toda una generación Star Wars era una especie de semirreligión. Creo que en el pasado, los niños crecían y se les contaban historias de hogueras, o historias espirituales, míticas, ya sabes, e historias religiosas sobre el mundo y las ideas de fantasía que hablan del bien contra el mal. Realmente resuenan en ti cuando eres un niño. Esas historias se convirtieron en religión durante miles de años. [Star Wars] tomó el lugar de una especie de base espiritual en muchos niños, extrañamente. Star Wars fue algo muy profundo, creo, para muchos de nosotros.

Sentí mucha presión todo el tiempo, pero también sentí que, si tenía un tema especializado en mi vida, probablemente fuera Star Wars: Una nueva esperanza. Y si había una cosa que siempre quise hacer más que cualquier otra cosa, es hacer películas. Así que me sentía internamente seguro de que sabía lo que quería que fuera esta película, pero no estaba seguro en absoluto de que alguien más quisiera que fuera eso. Ahí es donde probablemente se manifiesten las dudas.

Hay una presión constante. Hay presión al hacer una pequeña película para ti. La primera película que hice, sin dinero, estaba bajo una presión constante. Pero al hacer Star Wars, sabías que era todo o nada. Todo el mundo va a ver esto y lo sabrán. El tipo de presión para no [estropearlo] era probablemente la más grande en cualquier película que pudieras hacer.

StarWars.com: La primera vez que hablamos, estabas en la fase de preproducción. Creo que esto no llegó al final de nuestra entrevista, pero usted había hablado de querer avanzar y arriesgarse con Rogue One, porque si no lo hacía no estaba creando con el espíritu de George Lucas. Después de verla, sentí que con las interpretaciones creadas digitalmente de Tarkin y Leia, sin duda estabais dando un paso adelante. Háblame de la decisión de hacerlo y de si te preocupaba.

Gareth Edwards: Sí. Creo que en algún momento pusimos un pequeño gráfico en la pared, que decía cuáles eran los personajes que podíamos tener en esta película y que existían en esta línea temporal. Inicialmente en tu cerebro piensas: «Oh, esto va a ser todos los personajes de Star Wars que se te ocurran». Pero cuando lo revisas, muchos de ellos están fuera de los límites, porque o bien Lucasfilm estaba desarrollando otra película o una serie, o bien había algo más con esos personajes y no los querían tanto en nuestra película.

Tarkin era una [elección] obvia: no hay forma de contar esta historia y no tenerlo al menos en la periferia de las escenas que se desarrollaban, si no en el centro. Así que siempre iba a ser mencionado, posiblemente visto, vislumbrado, un pequeño momento en el que lo ves revelado en alguna parte o al menos entiendes que probablemente sea él al final del pasillo. Pero a medida que íbamos desarrollando el guion, se convirtió en algo así como: «Tiene que ser un personaje de verdad en esta película para que funcione».

Así que, obviamente, hablábamos con John y el equipo y decíamos: «¿Es esto posible? ¿Es una locura? ¿Deberíamos evitarlo?» Y John siempre se iluminaba y decía: «No, esto es exactamente lo que hace ILM. Esta es la razón de nuestra existencia. Ve a por ello».

Así que me sentí muy animado. Estaban entusiasmados con la idea de traer a Tarkin a la película. Siempre supimos que probablemente habría una toma de Leia de alguna forma en alguna parte, al menos al final de la película. Así que tenían que resolver ese obstáculo técnico.

Cuando haces estas películas, tienes que hacer lo que se llama una facturación a ILM, en la que básicamente les das planos para que trabajen en ellos. La primera que hicimos fue la de la Princesa Leia. La entregamos durante el rodaje. Fue lo primero que les dimos y fue la última toma que entregaron al final de todo el proceso. Así que, en teoría, trabajaron en esa toma durante casi un año y medio o algo así. No sé si realmente fue eso, pero técnicamente eso es lo que parecía.

Y Tarkin, habían estado haciendo cosas como esa en otras películas, y se habían vuelto más y más confiados con los humanos digitales. «Tenemos que hacer esto.» Es algo tipo: «estás haciendo una película con ILM, quieres hacer al menos una cosa que nunca se ha hecho antes o se siente un poco de miedo, un poco arriesgado».

Fue un viaje fascinante. No era tan simple como tener a un actor interpretando a Tarkin y luego simplemente reemplazar digitalmente la actuación con la cara de Peter Cushing. Se volvió muy interesante, y lo mismo con Darth Vader, también. Había muchas pistas, inconscientemente para el espectador, que le hacían sentir que se trataba de la Nueva Esperanza original, lo que incluía cosas como la iluminación. [Greig] Fraser, que es un maestro de la iluminación, habría preferido hacer un tipo de iluminación diferente para Tarkin en muchas de las tomas. Pero nos dimos cuenta de que si hacíamos una versión más moderna de eso, no se sentía igual. Tuvimos que volver a la forma en que se iluminaban las escenas en Una nueva esperanza, a finales de los años 70. Y entonces comenzaría a sentirse más real.

Lo mismo con Vader. Incluso con las tomas de Vader, hicimos un pequeño rodaje de prueba. Greig siempre decía que iluminar a Vader es como hacer un anuncio de coches. Tiene más en común con fotografiar un coche que un ser humano debido a todos los reflejos de luz y demás cosas. [Imita el casco] Seguimos mirando estas pruebas diciendo, «Esto no se siente como Vader, ¿verdad? ¿Qué estamos haciendo mal? Simplemente no se siente lo mismo». Y empezamos a darnos cuenta de que normalmente cuando haces una toma, haces una toma por encima del hombro, y filmas a alguien y luego haces lo contrario cuando te acercas para conversar. Te acercas. [En la trilogía original], cuando se giraban para hacer el reverso, la persona en primer plano siempre parecía más grande que Vader, lo que no se sentía bien. Así que siempre se tiraba de la cámara un poco hacia atrás y luego se levantaba para que Vader, su línea de visión fuera siempre lo más alto en el marco. Si no hacías eso, Vader se sentía pequeño y sin poder. Y así fueron todos estos pequeños trucos en los que no habíamos pensado hasta que empezamos a fallar en ciertas cosas.

Tuvimos suerte con Guy Henry. Era el actor que interpretaba a Tarkin para nosotros, con todos los puntos en la cara y todo eso. Cuando fui a hablar con él y a reunirme con él para intentar convencerle, era una petición extraña para un actor. Básicamente estás diciendo: «¿Puedes estar en nuestra película, pero podemos sustituirte por otro actor y que nadie sepa que lo has hecho?». Te lo imaginas diciendo una cosa del tipo «qué hay para mí». Pero dijo: «¿Sabes qué, Gareth? Si hubieras dicho cualquier otro actor de la historia del cine, diría que no, pero Peter Cushing fue la razón [por la que soy actor]». Ese actor, Guy Henry, su primer papel en la televisión fue interpretar a Sherlock Holmes. Así que vio todo Sherlock Holmes, la versión de Peter Cushing de Sherlock Holmes, y empezó a emularlo al principio de su carrera. Creo que se le quedó grabado. Siempre lo ha tenido en alta estima, también. Así que tuvimos un poco de suerte con él, que tenía todos los mismos gestos en sus actuaciones.

Pero, en realidad, ninguno de nosotros sabía si iba a funcionar o no hasta el último par de semanas. Todavía estábamos revisando los efectos visuales, creo que en la última semana antes del estreno, en el último segundo posible. Todo estaba en el aire.

Siempre recordaré la reacción. Pensé que todo el mundo debía saber que teníamos a Tarkin en esta película, debían estar esperándolo. Entonces estábamos en el estreno y apareció esa toma en la que la cámara se mueve detrás de él, y luego revela lentamente su reflejo, y se da la vuelta. Se oyó un grito ahogado de todo el mundo y se hizo el silencio. Me sorprendió mucho porque pensé: «¿Por qué no esperaban esto?» [Risas] Por supuesto que vamos a mostrarlo.

StarWars.com: Creo que lo bueno fue que no recuerdo que estuviera en los trailers en absoluto. Creo que eso hizo que realmente tuviera un impacto en el cine cuando lo estabas viendo.

Gareth Edwards: Es genial que la publicidad entienda que hay algunas cosas que queremos mantener en secreto. Creo que eso ayudó mucho.

StarWars.com: Me preguntaba si alguna vez hablaste o te reuniste con Carrie Fisher, antes de que falleciera, para incluir a Leia en ella.

Gareth Edwards: No, no lo hice. Lo más cerca que estuve fue en el set de El Despertar de la Fuerza, y estuvimos medio día o algo así. Recuerdo que estaba junto a los tráileres y Carrie salió del tráiler de maquillaje, supongo que pasó por delante de mí para entrar. Había un montón de gente alrededor, así que ella pasó por delante de mí para dirigirse al set. Recuerdo que, como cualquiera, hice una doble toma y miré a todos los demás diciendo: «¡Oh, Dios mío! Esa era Carrie Fisher!»

Sabíamos que íbamos a hacer esto potencialmente, así que siempre me imaginé que en algún momento habría que tener una conversación con ella sobre el tema, y era simplemente quién acabaría haciéndolo. Kathy [Kennedy] era muy amiga de ella, así que Kathy, esencialmente, fue la que habló con ella sobre todo esto. Y ella estaba totalmente de acuerdo y feliz por ello. Así que seguimos adelante.

Siempre pensé: «Supongo que podré verla en el estreno o en algún momento posterior, y podré darle las gracias personalmente». Y obviamente eso no fue posible. Fue algo totalmente inesperado.

Es una heroína para todos. Es triste que no haya podido conocerla bien.

StarWars.com: Pensé que eso añadía un peso extra a la aparición en Rogue One.

Gareth Edwards: Así es. Pero, obviamente, harías cualquier cosa por tenerla de vuelta, así que fue muy triste, pero extrañamente conmovedor que ese momento existiera en esa película.

Fuente original: starwars.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: