The Book of Boba Fett: Declaraciones de Robert Rodríguez sobre lo que nos espera

Traducción por Mariana Paola Gutiérrez Escatena

La mayoría de la gente que trabaja en Disney+ no tenía ni idea de que esto iba a ocurrir.

Cuando el final de la segunda temporada de The Mandalorian se emitió el 18 de diciembre de 2020, una escena a mitad de los créditos reveló una serie secundaria titulada The Book of Boba Fett. El hecho de que esto ocurriera justo una semana después de que Disney revelara 10 nuevas series de Star Wars en desarrollo durante su transmisión en directo del Día del Inversor hizo que el anuncio fuera aún más desconcertante: ¿no acababa la compañía de presentar su agenda de Star Wars? ¿Se ha cancelado The Mandalorian? Los periodistas confundidos inundaron las bandejas de correo electrónico de los publicistas, igualmente confundidos, y el director de la serie, Jon Favreau, fue contratado rápidamente en Good Morning America para aclarar las cosas.

«Ni siquiera Disney sabía que íbamos a dejarlo caer así», se maravilla el coproductor de El libro de Boba Fett, Robert Rodríguez. «Pude ver el funcionamiento interno, y [Favreau y el guionista, productor-director Dave Filoni] lo mantuvieron en secreto para todo el mundo».

Bueno, no todo el mundo (los altos ejecutivos del estudio y los asuntos comerciales estaban al tanto), pero aún así… el hecho de que Disney+ hiciera una serie que incluso sorprendió a muchos en Disney+ indica el nivel de secretismo en el corazón del rincón estrechamente guardado de Favreau y Filoni en la galaxia de Star Wars, por no mencionar su cantidad bastante sorprendente de libertad, dado el número de proyectos teatrales de Star Wars desarrollados bajo talentos que van desde los showrunners de Juego de Tronos David Benioff y D. B. Weiss o la directora de Wonder Woman, Patty Jenkins, que se han visto afectados, supuestamente, por diferencias creativas. Es un privilegio que el dúo se ha ganado, sin duda, dado que a The Mandalorian se le atribuye tanto la revitalización de la marca Star Wars como el lanzamiento exitoso de Disney+ en 2019. La serie se convirtió en el primer programa no perteneciente a Netflix en encabezar la lista de streaming semanal de Nielsen durante su segunda temporada, ayudando a impulsar al naciente streamer a más de 100 millones de suscriptores a nivel mundial en menos de dos años.

Ahora llega El libro de Boba Fett (que se estrena el 29 de diciembre) como la primera de las muchas series de acción real de Star Wars posteriores a Mandalorian que salen por la puerta de Disney+. La tercera temporada de Mandalorian y Obi-Wan Kenobi llegarán en 2022. Pero Boba Fett podría ser la clave para ayudar a demostrar que la franquicia puede ampliar con éxito la televisión de Star Wars más allá de Mando y su icónico pupilo, «Baby Yoda», y Disney sin duda espera que la serie proporcione otro impulso al crecimiento de suscriptores de Disney+, que se ha vuelto lento en los últimos meses (como ha sido el caso de muchos otros servicios de streaming).

Boba Fett fue diseñado por el creador de Star Wars, George Lucas, el director de arte Joe Johnston y el legendario ilustrador Ralph McQuarrie para El Imperio Contraataca de 1980. El cazarrecompensas de casco verde se basó en el hombre sin nombre de Clint Eastwood en las películas del oeste de Sergio Leone (hasta las espuelas de sus botas). Fett sufrió una muerte bastante innoble al caer en el foso del Sarlacc en 1983, en El retorno del Jedi. Sin embargo, tras comprar Lucasfilm en 2012, Disney tenía otros planes para Fett. Una película de Boba Fett se puso en desarrollo, con Simon Kinberg, Josh Trank y James Mangold según se informa, a lo largo de los años, sin embargo, la película nunca se puso en marcha.

Fett finalmente fue resucitado en el episodio de la segunda temporada de The Mandalorian: «The Tragedy», con el actor neozelandés Temuera Morrison (que interpretó al padre de Fett, Jango, en las precuelas de Star Wars) retomando el papel. Favreau se dirigió a su viejo amigo Rodríguez para que dirigiera el episodio clave. «Lo ha hecho muy bien», dice Favreau. «Nos encantó su interpretación del personaje, y le propuse a él y al estudio la idea de hacer más».

Para Rodríguez, de 53 años y fanático de Star Wars desde hace mucho tiempo, la experiencia fue como entrar en la Orden Jedi. «Ni siquiera puedo decir que esto es un sueño hecho realidad porque ni siquiera se me habría ocurrido soñar esto», dice Rodríguez durante una sentada en sus estudios Troublemaker de Austin. El director de Alita: Battle Angel y Sin City podría encajar perfectamente en el eje de Star Wars de Favreau y Filoni, aunque el cineasta, devotamente independiente, dice que normalmente no le gusta involucrarse en franquicias a menos que sean su creación (como sus cuatro películas de Spy Kids).

Izquierda: Rodríguez (centro) con el codirector de Sin City, Frank Miller (izquierda), y la estrella Mickey Rourke en 2014. Derecha: El productor de Alita, James Cameron (izquierda), y Rodríguez en 2019. CORTESÍA DE DIMENSION FILMS/EVERETT COLLECTION; RICO TORRES/TWENTIETH CENTURY FOX FILM CORP/EVERETT COLLECTION

«Suelo evitar las propiedades de primera categoría: nunca podrás complacer a todo el mundo, es un juego perdido», dice Rodríguez. «Prefiero hacer algo que he creado para que nadie pueda decir: ‘Oye, eso está mal porque…’ Lo he creado yo, así que puede ser lo que yo quiera. Me encanta esa libertad. Eso cambió con Boba, porque era un personaje que siempre estuvo infrautilizado. Era un personaje mucho más popular de lo que debería haber sido, basándose en [su limitado tiempo en pantalla]. Así que es casi como empezar con un personaje original. Puedes hacer lo que quieras, siempre que lo hagas genial y no lo conviertas en un bufón».

Filoni, que dirigió la aclamada serie animada The Clone Wars, tiene una teoría sobre por qué los fans han seguido fascinados con Fett a pesar de que sólo tiene seis minutos de pantalla en la trilogía original. «Creo que el diseño del traje, especialmente el casco, es icónico», dice. «Los detalles, desde la abolladura en la corona del casco, los emblemas, las marcas de rozaduras, la capa y las trenzas, todo hablaba de una historia y una aventura mayor que el personaje había vivido. Creo que siempre fue divertido imaginar cuáles eran esas aventuras. Ahora podemos contar algunas de ellas».


Si los teaser trailers de The Book of Boba Fett publicados hasta ahora parecen poco épicos, se debe a un acto deliberado de contención: Los productores sólo han revelado imágenes de los primeros minutos de la temporada de siete episodios. «No podemos usar la segunda mitad del primer episodio porque da mucho de sí», dice Rodríguez. Pero lo básico es que Boba y su compañera asesina Fennec Shand (Ming-Na Wen) se han apoderado del palacio de Jabba el Hutt en Tatooine, una maniobra que les hace adentrarse en el inédito submundo de las familias criminales de Star Wars.

«Boba nos da una conexión directa con la saga de Star Wars ya que estuvo involucrado en esa historia», dice Filoni. «Esto crea un bonito punto de cruce tanto para los personajes clásicos como para los nuevos. Gran parte de The Mandalorian era nueva, o no se había visto en pantalla. A través de Boba Fett, podemos entrelazar algunos de esos personajes e historias utilizando un personaje que conocemos pero del que no sabemos mucho.»

Rodríguez añade que el personaje específicamente «invita a todo un mundo del inframundo a entrar con él».

«Aparecen cosas que no te esperas, ves cosas que no podíamos creer que tuviéramos que hacer», dice. «Cada episodio tiene grandes sorpresas».

Las insinuaciones de los productores se combinan para sugerir que algunas caras familiares (o cascos) podrían aparecer, especialmente si la serie no sólo se remonta a cómo Fett escapó de la fosa del Sarlacc, como esperan los fans, sino, tal vez, a otros momentos durante el tiempo no visto de Fett durante la trilogía original también.

El libro de Boba Fett es inusual para una serie de acción de la franquicia, ya que está protagonizada por un hombre de 60 años (Morrison) y una mujer de 58 años (Wen, que de alguna manera parece que todavía le piden el carnet en los bares). «Nunca sientes que se trata de un reparto mayor; son tan jóvenes y energéticos», dice Rodríguez. «Tem y yo nos trabajamos juntos: él es realmente Boba Fett. Y para Wen, diseñaba secuencias enteras sólo para que terminaran en ella y en la mirada que le daría a Boba porque es tan rudo. Tem sabe que es su momento y ella sabe que es su momento, y cuando tienes actores así, van por todo y es palpable.»

Y añade Filoni: «Tem aporta la intensidad y la sensación de experiencia curtida que necesita un cazarrecompensas bien curtido, a la vez que mantiene la sensación de diversión y aventura. Tenía más diálogos de los que Fett ha tenido que dar, pero también es un papel muy físico, y Tem estaba ahí para ello, entrenando y soportando mucha acción.»

El personaje de Wen fue presentado en la primera temporada de Mandalorian y luego fue aparentemente asesinado. «No hubo ningún ,aparentemente«, dice riendo. «Estaba muy claro en ese momento». Pero Favreau y Filoni cambiaron de opinión y decidieron urdir una trama en la que Boba reviviera a Fennec y el dúo formara equipo. Cuando Wen llegó a un acuerdo para volver, pensó que simplemente estaba firmando para más Mandalorianos. «Son tan reservados que cuando se trata de los contratos, ni siquiera hay un título para la serie; todo está bajo seudónimo», dice. «Naturalmente asumí que estaba haciendo la tercera temporada de Mandalorian hasta que me presenté en el set». Wen añade que el spinoff se siente más descarnado que la otra serie. «Siempre hemos tratado con el Imperio y los Jedi; esto era sobre estas familias de gángsters y tiene una crudeza», dice. «Es bastante diferente de El Mandaloriano, que es más parecido a un western».

Parte del reto de la serie será distinguir a Fett del otro estoico cazarrecompensas con casco de Disney+. Mando era un personaje inspirado en Boba Fett sin ser técnicamente Boba Fett, hasta el punto de que Mando congelaba en carbonita a sus fugitivos capturados. Hay una diferencia que será un alivio: A diferencia de Mando, cuyo credo le obliga a ocultar su identidad, Fett no parece tener ningún reparo en quitarse el casco, lo que libera al spinoff de la frustrante insistencia de la serie principal en ocultar el rostro de la estrella Pedro Pascal.

Rodríguez también señala que el escaso tiempo en pantalla de Fett deja un gran margen de maniobra para la invención. Los cineastas se inspiraron en el Rey Conan y en El Padrino. «Boba muerde más de lo que puede masticar, y definitivamente no se lo ponemos fácil», dice Rodríguez. «Es fácil sentarse en el trono, pero no es fácil mantenerse. ¿Cómo es para un cazarrecompensas tener que convertirse de repente en un líder? ¿Dónde está el empuje y el tirón en eso? ¿En qué está tratando de convertirse? Profundizamos mucho en el personaje».

De izquierda a derecha: Rodríguez demuestra algunos movimientos en el plató de El libro de Boba Fett; Temuera Morrison interpreta al cazarrecompensas titular con legiones de fans y sin mucha historia de fondo (todavía). CORTESÍA DE FRANCOIS DUHAMEL/LUCASFILM LTD; CORTESÍA DE LUCASFILM LTD

Para Rodríguez, unirse a Star Wars tiene raíces que se remontan a décadas atrás, y su carrera se ha cruzado con la franquicia de maneras inesperadas. Aunque muchos cineastas de género citan El imperio contraataca como una de sus influencias favoritas, a Rodríguez le impactó aún más un especial de una hora de duración sobre el Imperio que se emitió en la CBS. Un Rodríguez de 12 años grabó el especial en una videograbadora y «gasté esa cinta durante años», dice. «Eso fue lo que me hizo entrar en el mundo del cine. El hecho de ver el trabajo artesanal que requería la película. No hay CG, todo son maquetas y stop motion. Me hizo querer hacer esas cosas».

Avancemos hasta 2001, cuando Rodríguez estaba mezclando el sonido de Spy Kids en el Rancho Skywalker. Desde su debut con El Mariachi (1992), que es famoso por haber rodado con tan sólo 7.000 dólares, el cineasta ha desempeñado muchas funciones: en IMDb se le atribuye un puesto en el equipo que va desde compositor de la banda sonora (en 17 proyectos) hasta editor (30 proyectos) y operador de cámara (11 proyectos). Cuando Lucas se enteró de que un joven cineasta estaba mezclando él mismo el sonido de su película en el estudio de Marin County, invitó a Rodríguez a su despacho para charlar.

George me dijo: «Deberías ver estas cámaras digitales que estoy usando» y me enseñó algunos trucos de pantalla verde, y eso fue lo que me llevó a rodar en digital», dice Rodríguez. «Fue un mentor en una etapa en la que pasé de hacer películas como Abierto hasta el amanecer y Desperado a hacer [la pionera película totalmente en pantalla verde] Sin City».

Además de compartir el amor por la innovación técnica, Lucas y Rodríguez también tienen en común una especie de estatus de «insider-outsider«: se esfuerzan por hacer películas populares para un público amplio, pero manteniendo su independencia y control en centros alejados de Hollywood. Rodríguez rueda la mayor parte de su trabajo en Austin (aunque Boba Fett se rodó en Los Ángeles), contribuyendo a impulsar el auge de la producción en la región.

Tal y como cuenta Rodríguez, su paso por el cine digital, inspirado por Lucas, le llevó a ser contratado para dirigir Alita: Battle Angel, el proyecto de pasión del guionista y productor James Cameron que llevaba tiempo gestándose en 2019, una adaptación de anime a acción real que fue ampliamente elogiada por su trabajo en CG (y que se convirtió en la mayor producción jamás rodada en Texas). «Jon vio Alita y eso me hizo entrar en Mandalorian», dice Rodríguez. «Pero la única razón por la que empecé a hacer cine de alta tecnología hace tiempo, en Austin de entre todos los lugares, fue por George».

Así que, como cierto Lord Sith entonó una vez, el círculo se ha completado. Al preguntarle si habló de El libro de Boba Fett con Lucas durante el rodaje, Rodríguez se queda quieto. «No puedo decírtelo», dice, y no hacen falta poderes mentales de Jedi para entenderlo.

Rose McGowan, Robert Rodriguez y George Lucas durante la fiesta de los Óscars de 2007 que organizó Vanity Fair.

El rodaje de El libro de Boba Fett comenzó a finales de noviembre de 2020, justo en medio de la pandemia, lo que favoreció a Rodríguez como cineasta independiente acostumbrado a avanzar e improvisar en condiciones inciertas. «Salí disparado: ‘Vamos a rodar, rodar, rodar porque puede que no estemos aquí la semana que viene, puede que nos cierren'», dice. «Pero nunca nos cerraron. Así que les enseñé a Jon y a Dave las secuencias ya editadas después de las tres primeras semanas, y ellos decían: ‘No puedo creer lo mucho que habéis rodado ya’. Seguimos rodando cada día como si fuera a ser nuestro último día».

La pandemia también tuvo un impacto en la creatividad de la serie, ya que incentivó al equipo a proporcionar un alivio evasivo a los fans. «Fue una época sombría que nos animó aún más a hacer todo lo más entretenido posible», dice Rodríguez. Aunque no se conoce el presupuesto del proyecto, es probable que esté en torno a los 100 millones de dólares que Disney gastó en el estreno de The Mandalorian.

Rodríguez acabó dirigiendo él mismo casi la mitad de los episodios tres de los «grandes», como él dice, además de poner la voz a dos personajes (incluido el Alcalde, cuya voz en off se escucha en el tráiler). Antes de rodar las secuencias, Wen dice que el padre de cinco hijos preveía las ideas filmando con figuras de acción en su patio trasero con sus hijos una vez más, inspirándose en su edad de 12 años y luego mostraba el material a los actores con efectos de sonido.

Sin embargo, Rodríguez tenía que cumplir ciertas normas de Star Wars, lo que a veces significaba colorear sin salirse de las líneas. «No había nadie que dijera: ‘Estas son las reglas’. Era más bien como si yo dijera: ‘Este color se siente muy seguro y queremos que se sienta más peligroso, así que ¿podemos cambiarlo a este color?», dice. «Y ellos dicen: ‘Estos son los colores que hemos usado, así que probemos uno de estos’. Pero no puedo revelar cuál».

¿Así que revelar un color sería un spoiler?

«Será evidente cuando veas la serie».

De cara al futuro, Rodríguez ha terminado recientemente el rodaje de un thriller de acción, Hypnotic, protagonizado por Ben Affleck. Está desarrollando un reboot del Zorro moderno y femenino dirigido por su hermana, Rebecca Rodríguez. También ha firmado recientemente un acuerdo global con HBO Max y se ha asociado con Cinedigm para relanzar su canal de cable El Rey, centrado en títulos de género indie, como servicio de streaming. Una secuela de Alita, de la que tanto se ha especulado, también es posible. «Jim y yo hablamos de ello hace poco, y seguimos muy interesados», dice. «Le dije: ‘Déjame entregar a Boba y luego pensemos en un lanzamiento'».

En cuanto al futuro del cazarrecompensas, nunca ha quedado claro si Boba Fett está destinado a ser una serie limitada o recurrente y, no es de extrañar, los productores no lo dicen. Rodríguez cree que hay muchas posibilidades de que esto sea sólo el principio del regreso de Fett, aunque el director tiene de momento contrato sólo para la primera temporada. «Si a la gente realmente le gusta, estoy seguro de que querrán hacer más», dice.

Y si lo hacen, los fans podrían ser literalmente los primeros en saberlo.

Fuente original: The Hollywood Reporter

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: