Primer extracto de la próxima novela Star Wars The High Republic: Midnigth Horizon

Traducido por Mariana Paola Gutiérrez Escatena

El Padawan Ram Jomaram ha pasado por muchas cosas, desde el Gran Desastre hasta el ataque a su mundo natal de Valo durante la Feria de la República. Pero en lugar de estar inundado de emociones, Ram no siente… nada. Un vacío donde debería haber un mar de sentimientos, esperando a ser equilibrado por las enseñanzas de la Orden Jedi.

En la próxima novela para jóvenes adultos de Daniel José Older. Ram busca la guía de su maestro, Kunpar Vasivola, y una distracción de su amiga, Zeen Mrala. A continuación lee el extracto en español que la Biblioteca del Templo Jedi deja aquí para ti.

Extracto:

«¿Ram? ¿Qué pasa?»

«¿Hm?» Ram Jomaram levantó la vista del pequeño núcleo del reactor que había estado desmontando y volviendo a montar durante el último… ya no sabía cuánto tiempo. El holograma parpadeante de su maestro, Kunpar Vasivola, le devolvió el parpadeo, con preocupación en sus viejos ojos arrugados. «Nada», dijo Ram, y volvió a juguetear.

«¡Vakateebakbak!», gritó uno de los pequeños y peludos bonbraksTip, probablemente- desde el otro lado de la habitación. Una afirmación falsa, básicamente, que normalmente habría enfadado a Ram, pero no podía molestarse. ¿Qué sentido tenía?

«Tu amiguito tiene razón», dijo el maestro Kunpar. «Te conozco de toda la vida, Ram Jomaram. Y sé cuando algo va mal, aunque te niegues a admitirlo».

«Yo…» Ram se levantó y se subió las gafas a la frente. Su túnica de Padawan estaba cubierta de grasa, como siempre; no importaba cuántas veces la lavara, las manchas permanecían donde estaban.

«Es que…» Tenía toda la intención de explicarse cuando abrió la boca. Pero entonces, como había sucedido tantas veces últimamente, las palabras se secaron y se evaporaron. Tal vez el lenguaje no podía encapsular lo que sentía y debía dejar de intentarlo. Pero entonces seguiría oyendo hablar de su testarudez al maestro Kunpar y a los bonbrak, y a cualquier otro que tuviera ganas de echarle la bronca, probablemente también. V-18 no estaba, como de costumbre, de lo contrario seguramente se uniría. Desde que salieron de Valo, el droide de Ram había pasado la mayor parte del tiempo rebuscando en el contenedor de chatarra de Starlight, en busca de nuevas piezas de mejora.

Ram sacudió la cabeza, tratando de despejarla. «No lo sé», dijo finalmente.

El viejo ongree asintió sabiamente, acariciando los tentáculos de su cara como siempre hacía antes de decir algo increíblemente sabio que a Ram le llevaría unos ocho años desentrañar. «¡Es un buen comienzo!»

Ram se burló, levantó la carcasa metálica oxidada que rodeaba el núcleo y la soltó, dejando que la Fuerza la mantuviera en el aire en un lento giro. «Es como si… Me he enfrentado a los Nihil, ¿verdad?», dijo, observando el núcleo en lugar de a su maestro. «Y a los drengir. Me han disparado, casi me han comido. Detenido. Me han explotado cosas a mi alrededor más veces de las que puedo recordar… ¡y eso sólo en los últimos dos meses!»

Ni siquiera estaba exagerando. Desde que los Nihil habían atacado la Feria de la República en el planeta natal de Ram, Valo, había estado tratando de mantenerse con vida y de mantener el equilibrio en una galaxia que parecía haber pasado de ser pacífica a estar en guerra de la noche a la mañana. En medio de esa batalla, Ram había conocido a Lula Talisola, una Padawan de Faro Starlight, y ella había tenido mucho aplomo en la tormenta de la lucha de alguna manera, una guerrera compasiva y la esencia misma de lo que Ram imaginaba que debían ser los Jedi, se había dado cuenta de que tenía que hacer todo lo posible para ayudar a que la galaxia volviera a ser segura, tal y como estaba haciendo Lula.

Así que se unió a ella y a su amiga Zeen, que era sensible a la Fuerza pero no era una verdadera aprendiz Jedi como Lula y Ram, cuando volvieron a Starlight, y estuvo con ellas desde entonces, llevando a cabo misiones y haciendo más amigos de los que jamás pensó que tendría en su vida… y casi siendo asesinado de todas las formas imaginables (y algunas más).

Pero, de alguna manera, nada de eso era el problema.

«Han sido tiempos muy difíciles para toda la frontera», dijo el maestro Kunpar, «pero especialmente para vosotros, los jóvenes, atrapados en la lucha». Sacudió su vieja cabeza con tristeza. «No debería haber sido así».

«Pero no es eso», dijo Ram, intentando que la frustración que sentía no chamuscara su voz. Al fin y al cabo, si él no podía encontrar palabras o significado a lo que estaba mal, ¿Cómo iba a hacerlo su maestro? Ram suspiró y la pequeña carcasa del núcleo cayó con estrépito sobre el escritorio.

«¡Fraka-botá!» gritó el otro bonbrak, Breebak. Esa era una palabra bonbreez que era mejor no traducir.

«Lo siento», dijo Ram. Volvió a mirar el holo de su maestro, arrugó la cara y escupió las palabras sin pensarlas: «El problema es el contrario. No siento nada, no en este momento. Ni siquiera cuando entramos en la batalla. No siento miedo, no siento tristeza. No me emociono cuando ganamos. Apenas…» Sacudió la cabeza, dejando que las palabras se convirtieran en polvo de nuevo, deseando que los pensamientos también lo hicieran.

«Continúa», dijo amablemente el maestro Kunpar.

«Apenas me siento bien cuando salvamos a la gente».

Ram no estaba seguro de cuándo había empezado este aterrador vacío. Durante el ataque a la Feria de la República, le había parecido sentir todas las emociones posibles al mismo tiempo. Ciudad Lonisa, su ciudad, estaba siendo atacada; la gente moría por todas partes, y parecía que los Nihil habían llegado para quedarse. Tenía el corazón destrozado y estaba aterrorizado, y estaba conociendo a nuevos amigos, amigos que estaba seguro de que tendría para el resto de su vida, sólo que no estaba seguro de cuánto tiempo sería. Y juntos habían marcado la diferencia, restableciendo las comunicaciones en todo el planeta para que la República pudiera organizar su contraataque. La muerte y la destrucción estaban por todas partes pero ellos habían sido parte de la solución, y se había sentido increíble poder ayudar.

Y entonces, en algún momento, cuando llegó al Faro Starlight , en algún lugar entre todas esas explosiones, rescates y tiroteos, se produjo un cambio en su interior. Sentía como si otra persona se hubiera apoderado de su cuerpo. Alguien frío. «Sé que se supone que debemos estar sin ataduras y todo eso», dijo Ram. «Pero esto se siente como… algo más».

«Mmm», dijo el maestro Kunpar, con los ojos cerrados. «Te esfuerzas por conseguir el equilibrio, joven Ram».

«Supongo que sí. ¿Pero qué hago?»

«Sigue buscando, Ram. No te detengas».

«¡Ramamalamaaa!» cantó Zeen Mrala, deslizándose por la puerta abierta y ejecutando una pirueta casi perfecta por la habitación. «¡Tenemos una reunión!»

Zeen había crecido entre gente que odiaba y desconfiaba de los usuarios de la Fuerza, por lo que había mantenido sus habilidades en secreto durante la mayor parte de su vida. Luego, su planeta natal, Trymant IV, estuvo a punto de ser demolido por una Emergencia del Gran Desastre y fue acogida por los Jedi. Ayudó a Ram y a Lula a luchar contra los Nihil cuando atacaron Valo, y Ram se sintió cerca de ella desde entonces. Era relativamente nueva en la estación espacial, igual que él, y siempre sabía cómo animarle. A diferencia de Ram, ella se las arreglaba para estar siempre a la moda y limpia, tanto si llevaba su chaqueta de vuelo y sus pistolas atadas a cada cadera como si llevaba la túnica de dormir que le había prestado Lula o, como ahora, sólo llevaba una túnica informal sobre una camisa sin mangas.

«Sí», dijo Ram, guardando ya las piezas del núcleo del reactor en su caja y levantándose.

«¿Esa ese mi mikkiana favorita?» dijo el maestro Kunpar, con su pequeña forma holográfica entrecerrando los ojos cuando Zeen pasó con una elegante embestida.

Zeen se rió y volvió a aparecer por encima del hombro de Ram; los zarcillos de su cabeza rozaron ligeramente su mejilla. «¡Eh, maestro Kunpar! ¿Cuántos mikkianos conoces?»

«¡Los suficientes como para tener una favorita!»

Zeen sonrió y volvió a su baile.

«Sabes, puedes tomarte un descanso si lo necesitas», dijo el maestro Kunpar, volviéndose hacia Ram. «Vuelve a Valo y ayuda a la reconstrucción».

Ram asintió, pero sabía que eso no iba a ayudarle a encontrar el equilibrio. La sola idea de volver a casa le producía náuseas. Había tantas cosas sucediendo aquí que los Jedi necesitaban su ayuda. «Gracias, maestro Kunpar».

«¡Una pausa sería absolutamente mágico!» dijo Zeen, utilizando la palabra favorita de Ram para referirse a cuando algo era completamente increíble y lo mejor posible. Sólo lo hacía cuando intentaba hacerle sentir mejor. Zeen guiñó un ojo al maestro Kunpar, que le devolvió la mirada a través de la conexión holográfica.

«¿Qué es mágico?», preguntó el viejo Jedi. «¿Es algo que decís los niños de hoy en día?».

Zeen parecía escandalizada. «¡Ram! Creía que eso era algo que decía la gente en Valo».

Ram tuvo que reírse. «No, me lo he inventado totalmente. ¿No es mágico?»

«Muy bien, ya me voy», dijo el maestro Kunpar. «Que la Fuerza os acompañe a los dos».

Ram se encogió de hombros ante el cumplido y la pregunta y cogió su holoproyector. «Eres una bailarina increíble, Zeen. ¿Puedo tomar un holo para enviárselo a Valo?»

«Por supuesto», dijo ella, dando vueltas. Extendió los brazos. «¡Envíalo a toda la galaxia! ¿No has soñado nunca con ser una estrella, Ram?»

«Por supuesto que no», dijo él, esquivando para no perderla de vista.

«Yo sí. No creo que me encante, pero siempre quise intentarlo, sólo por un día o dos. Ser como esos cantantes elegantes en las holos, con toda la galaxia aplaudiendo». Volvió a hacer una pirueta y luego hizo una elaborada reverencia.

Ram aplaudió.

«¡Siempre he pensado que, en otra vida, habría sido una estrella famosa!» Una sonrisa triste le marcó la cara; luego apartó la mirada. «Pero eso no es para mí, no realmente…» Se sacudió la fantasía en la que se había perdido y dirigió una aguda mirada a Ram. «No creas que no me he dado cuenta de que has esquivado mi pregunta».

«Yo…«

«¡Oye!» Lula Talisola asomó la cabeza desde el pasillo. «Acaban de elevar esto a una reunión informativa de la misión. Ha pasado algo en Corellia. ¿Vamos o bailamos?»

Star Wars: La Alta República: Horizonte de Medianoche llega el 1 de febrero de 2022, y ya está disponible para su reserva en EEUU.

Fuente original: starwars.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: