La Alta República: Conexiones, tecnología y política

Traducción por Mariana Paola Gutiérrez Escatena

Buenas amigos bibliotecarios os dejamos aquí la traducción de un interesante articulo sobre conexiones, tecnologías y Jedi. Advertencia está repleto de SPOILERS.

Los libros y comics lanzados de La Alta República nos han dejado una cosa clara, la maxima expresión de los Jedi no trata necesariamente de su poder sobre la Fuerza. De hecho, ha quedado increíblemente claro que incluso el más luminoso de los Jedi que conocemos a través de esta historia sigue sintiendo que apenas sabe sobre el uso de la Fuerza.

Elzar Mann, uno de los Jedi, es visto como una especie de provocador por su enfoque de experimentar con las formas en que la Fuerza puede ser utilizada. Tanto es así que su ascenso al rango de Maestro está siendo frenado por su incapacidad de apegarse a la doctrina que los Jedi ya conocen. Pero aunque saben relativamente poco sobre cómo usar y manipular la Fuerza, los Jedi de la Alta República están representados por la diversidad de pensamiento sobre cómo cada uno de ellos interactúa e interpreta la Fuerza a nivel personal.

La mayor parte de esto es a través de un Jedi en particular, Avar Kriss, que tiene una habilidad relativamente única similar a la de las novelas de la Nueva Orden Jedi o la Meditación de Batalla de Bastila Shan en Caballeros de la Vieja República. En un intento por evitar que los desechos del hiperespacio destruyan los mundos agrícolas del sistema Hetzal, Avar extiende su mano en la Fuerza a través de la galaxia para conectar a los Jedi en el único acto de empujar un explosivo pedazo de desecho de una trayectoria de colisión con la estrella de Hetzal. Es un esfuerzo extremo tanto para ella como para los Jedi que se vinculan a ella, varios mueren en el proceso, abrumados por el esfuerzo. Pero también es básicamente un empuje de la Fuerza a escala cósmica, no un gigantesco súper ataque o un momento de batalla épico, presentado como un acto de rescate increíblemente desesperado.

Este acercamiento más relajado a los Jedi de la Alta República se refleja igualmente en sus personalidades. Mientras que todos están cortados por el mismo patrón, en el sentido de que son buenas personas que tratan de hacer lo mejor que pueden por los que les rodean, lo que hace que los Jedi de estas historias se destaquen en comparación con los que vimos en la Saga Skywalker, es su calidez y libertad con los demás. Keeve Trennis en el comic de Marvel The High Republic #1 es una adolescente impulsiva y no es exactamente amonestada por eso cuando se encuentra en el camino a convertirse en caballero Jedi. Vernestra Rwoh en A Test of Courage utiliza un sable de luz modificado que también puede ser utilizado como una tecnología de látigo de luz que se ve en el pasado de los Jedis como vinculada a los antiguos Sith, pero está dispuesta a utilizarlo y experimentar con él para rechazar esa visión.

En Light of the Jedi, nos encontramos con un montón de Jedi con actitudes igualmente desenfadadas, pero los mencionados Elzar y Avar una vez más son interesantes en este sentido; amigos extremadamente cercanos desde una edad temprana, nunca se reconoce explícitamente pero se da a entender fuertemente que previamente tuvieron una relación romántica entre ellos, mostrando una calidez y afecto incluso en el presente que haría que el Consejo Jedi de las precuelas se sonrojara de indignación. Y sin embargo, aunque no se presenta del todo abiertamente, su amor mutuo, romántico o platónico, nunca se expone como un tabú. No fue sólo una época más civilizada cuando se trata de cosas como el diseño del sable láser o el uso de la fuerza, parece.

La larga historia de los Jedi, y su oscuro futuro


Junto con todo esto está nuestro propio conocimiento de que esta “Alta” República no durará, una corriente subterránea que perdura a través de cada una de estas historias de manera sutil, incluso cuando el conflicto entre la República y los Nihils se intensifica. Los Jedi de este período se sienten muy conscientes de los fracasos pasados en la historia de su orden, hay muchas referencias no sólo a conflictos como las Guerras Sith y las batallas contra los Mandalorianos, refiriéndose tanto a la antigua mitología de los Caballeros de la Antigua República como a los conflictos insinuados en espectáculos como Las Guerras Clon, Star Wars rebeldes y Los Mandalorianos, pero también a épocas en las que la Orden Jedi no era tan vasta, querida o populosa como lo es en este momento.

La historia del ascenso y la caída, de las purgas y la expansión, es referida múltiples veces, como si los Jedi fueran casi conscientes de que no siempre serán los guardianes preminentes de la paz y la justicia en toda la galaxia. Esto se hace más fascinante por algunos Jedi que tienen apariciones pasajeras a través de esta historia, dado que todavía estarán alrededor de 200 años más tarde en la época de las películas de la precuela, cuando la orden se haya estancado y ciega a la idea de su inminente caída. No es sólo Yoda, quien hace breves apariciones aquí, y quién tendrá un papel más protagonista en el cómic para jóvenes lectores de la editorial IDW. El consejo de esta era incluye a Jedi conocidos como Yarael Poof y Oppo Rancisis, cada uno está representado como muy consciente de los oscuros caminos que los Jedi han recorrido antes y saben que podrían volver a hacerlo, si continúan alineándose más cerca de los inminentes conflictos de la República.

Todos somos la República


Además de presentarnos a los Caballeros Jedi de esta era, Luz de los Jedi, Una Prueba de Coraje, Alta República #1, y los libros ilustrados para jóvenes lectores también tienen que, a su vez, presentar a sus aliados más cercanos dentro de las oficinas ejecutivas de la República. Aunque nos reunimos con algunos senadores y ayudantes, también hay oficiales dentro de las fuerzas de mantenimiento de la paz de la República, que están poco conectados. No tiene un ejército o marina permanente, sino la Coalición de Defensa de la República, una pequeña organización de mantenimiento de la paz que trabaja con los Jedis, que fueron reclutados en compromisos militares aquí junto con oficiales de la República por primera vez en la mayor parte de la memoria viva de su orden. Pero la figura más importante de la República que hemos conocido hasta ahora es su jefe de estado: La Canciller Lina Soh.

Soh se presenta como una figura unificadora impulsada por la conexión que tiene la República no sólo entre los mundos miembros -independientemente de su ubicación-, sino también entre los mundos que aún podrían formar parte de la República a medida que sus políticas expansionistas continúan empujando su alcance cada vez más hacia el Borde Exterior. Unificadora e idealista, está fascinada con lo que repetidamente se refiere como sus Grandes Obras: monumentos y tributos a los ideales de la República (como la estación Starlight Beacon que se está construyendo en los actuales límites del espacio de la República en el Borde Exterior, que se convierte en un centro de facto para los Jedi y estas historias hasta ahora) que espera que duren para siempre, más tiempo que su mandato como Canciller.

El optimismo de Soh por una República que se preocupa por todos sus ciudadanos está atenuado por un enfoque sagaz y firme ante cualquier amenaza potencial a su crecimiento, ya sea el desastre hiperespacial que se conoce a través de estas primeras historias, o eventualmente los Nihil, a quien Soh esencialmente le declara la guerra al final de la Luz de los Jedi.

Este último evento también coloca su relación con los Jedi en una situación interesante: en el momento actual, la relación general de la República con la Orden Jedi es amistosa, pero distante. El templo de la Orden está en Corsucant, seguro, pero no son consejeros políticos o realmente ayudan a dar forma a la política, son una rama totalmente independiente que casualmente ayuda a la República si se ajusta a los objetivos de la Orden. La población en general los ve como grandes, pero extraños seres, objeto de románticas holonovelas sobre el amor y la justicia fronteriza, en lugar de las manos derechas del Senado como las conocemos en las películas de la precuela. La decisión de Soh de reunir a los Jedi en una acción militar junto a la RDC es un punto de inflexión en el lugar que ocupa la Orden dentro de la estructura de la República, y, bueno… ya sabemos cómo resultará.

El hiperespacio y el gran desastre


Los viajes por el hiperespacio y la tecnología que los sustenta juegan un papel importante en estas primeras historias, lo cual tiene sentido ya que todas ellas se refieren principalmente al borde exterior, una región del espacio que está poblada, pero no muy cartografiada, especialmente por los navegantes de la República. Atravesar el hiperespacio de forma estructurada, a través de rutas descubiertas y dispersas, es todavía algo relativamente reciente en este período de la Alta República. Light of the Jedi nos presenta a los antepasados de la familia de San Tekka, una familia de navegantes y empresarios (un negocio familiar mantenido actualmente por la pareja Marlowe y Vellis) que se han convertido en prominentes y lucrativos mantenedores de mapas y cartas de viajes hiperespaciales seguros en la galaxia conocida.

Todo eso se vuelve loco con el Gran Desastre, la colisión entre una nave de la República llamada Legacy Run y lo que finalmente se revela como una nave raider de los Nihil. La desintegración del Legacy Run a mitad del salto dispersa los escombros, algunos de los cuales contienen pasajeros sobrevivientes, a través del hiperespacio, dejando caer trozos en cualquier lugar a lo largo de una ruta a velocidades vertiginosas, convirtiéndolos en devastadores impactos de meteoritos que pueden arrasar con los sistemas estelares en un instante. Es un cataclismo que se presenta como algo distinto a todo lo que se ha visto en la historia de la República y crea una crisis que fundamentalmente reformará tanto a ella como a la Orden Jedi, ya que están atados para ofrecer alivio (y justicia a los perpetradores del desastre), en parte porque el hiperespacio sigue siendo una zona desconocida, muy parecida a la Fuerza.

La República se mueve para bloquear los viajes al hiperespacio hacia el Borde Exterior mientras dure el desastre, creando una crisis socioeconómica y logística a su vez por la necesidad de desviar la ayuda a mundos repentinamente aislados de las rutas comerciales y de tránsito. Esto hace que, por un raro momento en Star Wars, la galaxia parezca imposiblemente más grande y más difícil de manejar de lo que nunca ha sido, y el acto físico de atravesarla es mucho más complejo que simplemente apretar el acelerador de un hipermotor y darlo por terminado.

El ascenso del Bacta


Sin embargo, la tecnología hiperespacial no es el único descubrimiento reciente que fascina profundamente a estas primeras etapas de la Alta República. Un acontecimiento particularmente importante que desempeña un papel esencial en los esfuerzos de socorro de los Jedi es que uno de los primeros sistemas afectados por el Gran Desastre es el de Hetzal, un sistema agrícola cuyo principal recurso y exportación ha experimentado un gran auge por necesidad, ya que se ha descubierto que puede sintetizarse en los componentes orgánicos de un nuevo dispositivo médico: el Bacta.

Los fans de Star Wars han sabido de las propiedades curativas y milagrosas de Bacta desde que Luke se sumergió en una cámara de ella en el Imperio contrataca. Ha sido entrelazado a través de los medios de Star Wars desde entonces como el primer auxilio de la galaxia, al igual que su mucho menos eficiente predecesor, el Kolto, el líquido curativo natural fabricado por el acuático Selkath en Knights of the Old Republic.

Su descubrimiento aquí se presenta una vez más como un cambio en el juego, a diferencia de todo lo que los protagonistas de estas historias han visto antes, y es en parte la razón por la que los Jedi se lanzan a la acción para ayudar a salvar el sistema de un desastre total. También es genial que, aunque ya nos resulte familiar, una de las mayores piezas de tecnología de estas primeras historias no sea una súper arma o algún tipo de nave capital: es simplemente… una buena medicina. ¡Eso es genial!

La Sombra de los Nihil


Aparte del Gran Desastre, la amenaza establecida desde el principio en estas nuevas historias, Light of the Jedi y Test of Courage en particular, son los Nihil. Una pandilla de asaltantes en el borde exterior, de una posición relativamente baja, que se encuentran disparados hacia el escenario intergaláctico gracias a las maquinaciones de su joven y nuevo testaferro, Marchion Ro, cuando planea subversivamente el desastre de Legacy Run como un intento intencionado de encender la hostilidad entre la República, y los mundos comienzan a invadir el Borde Exterior.

Los Nihil están divididos en tres niveles. En la parte superior está el Ojo, un título heredado, y el encargado de distribuir las órdenes generales y el acceso a los recursos y la tecnología a la siguiente y más poderosa capa de mando, que son los tres Corredores de la Tempestad, quienes dirigen cada uno sus propias milicias de asaltantes y piratas de primera línea, divididos a su vez en sus filas en tres niveles dependiendo sus logros conseguidos para los Nihil. La estructura fue adoptada por la llegada de la familia Ro dentro de la organización Nihil, cuando el padre de Marchion, el anterior Ojo, les consiguió acceso a una tecnología hiperespacial aún más avanzada que las cartas y sistemas actuales utilizados por la República.

Apodado “Los Caminos” y propulsado por motores de hipervelocidad específicamente sintonizados, el Ojo del Nihil da acceso a estas rutas intrincadas y detalladas que de otra manera no podrían ser accedidas por los motores hiperespaciales convencionales. No sólo permiten a las naves Nihil viajar sin ser detectadas, sino que los caminos son lo suficientemente intrincados como para que, con los cálculos correctos, las naves Nihil puedan realizar intensos y cortos saltos hiperespaciales punto a punto, lo que les permite reposicionarse en la batalla (o, de forma similar pero no tan lejos como la desesperada maniobra del Almirante Holdo en El último Jedi, preparar sus naves para acciones de embestida saltando en la proximidad inmediata de una nave enemiga).

Los caminos, y el acceso de Ro a ellos, son lo que finalmente catapulta el estatus de los Nihil desde las bandas del borde exterior a una amenaza interestelar para cuando esta primera oleada de liberaciones de la Alta República llegue a su fin, preparando el escenario para un conflicto que no se ha visto en la historia de la República durante un tiempo considerable.

Nuestras primeras incursiones en la era de La Alta República pintan un cuadro fascinante de lo que está por venir, no sólo dando cuerpo a este período de la historia, sino proporcionando paralelismos y contrastes a los sistemas y organizaciones que hemos dado por sentado en la propia y larga historia de la Guerra de las Galaxias. Pero por todas sus conexiones con lo que sabemos de la Guerra de las Galaxias en este momento, lo que la hace sobresalir (hasta ahora, al menos) es su disposición a utilizar esa familiaridad para hacer nuevas y excitantes preguntas sobre la galaxia.

Fuente: GIZMODO

Autor: James Whitbrook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: