El juramento del Amanecer Plateado: Capitulo II “Solución simple”

Por Mariana Paola Gutiérrez Escatena y Jose Alabau Casaña

¿Cómo estáis amigos bibliotecarios? Os traemos esta vez la traducción del segundo capitulo, “Solución simple“, de la novela china online The Vow of Silver Dawn, (El juramento del Amanecer plateado) del anónimo autor denominado “Su majestad el Rey”, situada 50 años antes de la precuelas. Si no habéis léido el primer capítulo, lo podéis encontrar aquí. ¡Esperamos que lo disfrutéis!

Capítulo 2: Solución simple

Si no fuera por el tono de absoluta sinceridad en la voz del chico, sin siquiera un rastro de sarcasmo, el quarren habría golpeado el escritorio con sus manos acabadas en puntas succionadoras.

Entonces, ¿conoces al mythrol?” preguntó Mostema al holograma.

“Sí”.

El quarren no pudo evitar preguntar: “¿Al mythrol? ¿El mismo mythrol que se llama a sí mismo el pastelero de la mansión, pero que anda constantemente por los bares y casinos de los bajos fondos?”

Sean se rió: “Sí, gracias a su informe de investigación, que me facilitó el trabajo, pude identificar el objetivo directamente”.

“Ese mythrol es muy astuto y muy peligroso. ¡Debes tener cuidado con él!”

Una expresión irónica apareció en la cara de Sean en respuesta a las palabras del quarren. “Sí, muy astuto. Solo me llevó dos horas encontrarlo y conseguir información sobre él.”

El quarren quería decir que ni siquiera sus mejores agentes, aunque hubieran estado trabajando dos semanas, podrían haberse acercado al mythrol, pero las palabras murieron en su garganta.

Entonces recordó que el joven muchacho también era un Jedi; podría haber usado algún truco mental para que el mythrol cantara todo…

Mostema preguntó: “¿No usaste la Fuerza?”

“Por supuesto que no, Maestra. He tenido en cuenta sus enseñanzas”.

Una mirada desconcertada apareció en el rostro del quarren:”Espera, ¿de qué demonios estás hablando? ¿Por qué no usaste la Fuerza?

Al ver la confusión del quarren, Mostema explicó: “Sean no está particularmente dotado en la Fuerza. Su sensibilidad está por debajo del promedio cuando se compara con otros padawan de su edad. Así que mientras trabaja duro para fortalecer su conexión, mejor que no adquiera el hábito de ser demasiado dependiente de ella. La Fuerza es más que una herramienta para que los Jedi la usen”.

Sean parecía avergonzado de sí mismo cuando dijo: “Los tres pilares de un Jedi son la Fuerza, el conocimiento y la autodisciplina. El primero me ha faltado desde que nací, así que si tratara de confiar en él para hacer lo que quisiera, sería aún más vergonzoso…”

Bien, pensó el quarren, sin entender muy bien de lo que hablaban. “Pero sin la Fuerza, ¿cómo hizo el padawan para que el chef hablara?”

Como si le leyera la mente, Sean dijo: “Fui a todos sus bares y casinos favoritos hasta que lo encontré, lo emborraché y gané todas sus posesiones apostando. Fue fácil conseguir que me lo contara todo después de eso”.

El quarren miró su propio informe, en la sección sobre el mythrol. Señalaba que era “un experimentado criminal de carrera, un jugador muy activo y un gran bebedor”.

Pero, como agente de la República, el quarren rápidamente recuperó la compostura y preguntó: “¿Le dio la ubicación de la mansión?”

“Me dijo cómo hacer un pastel Kashyyykian de siete capas. ¡Creo que puedo hacer uno mejor que el suyo ahora!” respondió Sean.

El quarren frunció el ceño. ¡¿Qué tiene que ver una receta de postre con todo esto?!

“Él consiguió su trabajo en la mansión con las recetas secretas de sus postres. Ahora que puedo hornearlos mejor que él, puedo reemplazar al mythrol como chef de pastelería en la mansión de Green Dawn Hill…” Explicó Sean.

El quarren no pudo evitar interrumpir: “Un momento, ¿la mansión del presidente está en Green Dawn Hill?”

“Sí, en el lado noreste. Difícil perderse.”

“¿Te lo dijo el mythrol?”

“Sólo lo seguí hasta allí.”

“…’¡¿Lo seguiste hasta allí?!” preguntó incrédulo el quarren, mientras miraba los archivos del informe en el datapad que tenía en la mano, que, con todo lujo de detalles, describía a los innumerables agentes de élite que habían intentado seguir al personal de la mansión y que habían sufrido muertes brutales.

“Pasé un par de días rastreando el paradero de mythrol antes de que me pusiera en contacto formalmente con él, y descubrí que cada vez tomaba una ruta diferente hacia la mansión, antes de desaparecer repentinamente. Si lo hubiera rastreado más allá de eso cada vez, podría haberme detectado.”

El quarren asintió con la cabeza; ¡por fin algo que coincidía con su kriffin informe! [nota al final]

“Pero estos caminos aparentemente ocultos revelaron la verdad, porque una observación cuidadosa mostró que no importaba dónde desapareciera, los lugares siempre estaban cerca de alcantarillas o instalaciones subterráneas similares. No fue difícil deducir de ahí que la mansión tiene rutas de entrada especiales que conducen directamente a ella a través del sistema de alcantarillado.”

Vamos muchacho, ¿realmente tuviste que añadir “no fue difícil de deducir” y echarle sal a la herida?

“En realidad no es un método poco común; el ‘Manual del nuevo agente‘ publicado en Corellia documentó 27 casos similares en los que otras mansiones ocultas utilizaron métodos parecidos para trasladar al personal. Encontré la empresa constructora local responsable de la construcción de la alcantarilla, recuperé y analicé todos los planos arquitectónicos de su base de datos, determiné la estructura de todos los pasajes ocultos y los rastreé hasta la ubicación de la mansión. Después de todo, resulta que estos déspotas del Borde Exterior no son muy listos”.

El quarren borró silenciosamente todos los archivos de investigación almacenados en su datapad, jurándose a sí mismo no mencionar nunca su trabajo de los últimos años a otra alma viviente.

Sean seguía entusiasmado: “Además, según mi investigación, dentro de cinco días el presidente hospedará a varios jefes de la mafia en la mansión. Creo que sería una gran oportunidad para hacer un movimiento!”

Mostema golpeó con un puño el escritorio, y dijo: “¿En cinco días? Esta podría ser nuestra oportunidad.”

El quarren se estremeció: “Maestra, ¿planeas ejecutar a todo el sindicato criminal de Jamie?”

Los dos Jedis le dieron simultáneamente una mirada desconcertada.

Con voz seria, Sean explicó “¿Cómo podríamos? Los Jedi no buscan iniciar peleas, no puedo ni imaginarme asesinar a un legítimo jefe de estado. La razón por la que hemos trabajado tan duro para reunir pistas y pruebas es para que Jamie pueda recibir un juicio justo de acuerdo a la ley, para mostrar al público sus actividades criminales, y para alentar a que los ideales de paz y justicia arraiguen profundamente en los corazones de la gente de Bergamore. El uso de la violencia para acabar con la violencia sólo dará a luz a otro dictador que viole la ley y la disciplina”.

El quarren se sintió avergonzado. Tampoco es que le hubiera dado muchas vueltas a pensar en todo lo que implicaba el estado de derecho.

Sin embargo, rápidamente dio voz a otra pregunta. “Si no es una ejecución, ¿qué clase de oportunidad presenta este banquete dentro de cinco días? ¿Por qué tenemos que esperar hasta entonces para entrar a hurtadillas? ¿No podríamos simplemente entrar, obtener las pruebas y salir?”

“Un hombre tan cuidadoso no dejaría nada concreto por ahí, ni siquiera en su propia mansión”, respondió Sean.

El quarren no pudo evitar continuar su interrogatorio, “¡Incluso la existencia de la propia mansión constituye un crimen! Con su salario de presidente, no habría podido adquirir tal propiedad ni en mil años, sin mencionar que siempre reclamó a Coruscant que nunca gastara más de cinco mil créditos al año! Es más, abundan los rumores sobre la extravagancia de su casa, que está llena de toda clase de raros tesoros…”

“Podría decir fácilmente que la mansión es propiedad de otra persona, y que sólo vive allí temporalmente. De hecho, según mi investigación, el dueño de la mansión es un accionista de la Corporación de Industrias Pesadas Bergamore, no el propio Presidente.”

“En tan solo unos días, ¿ya ha investigado a todos los de la mansión?

El quarren mantuvo su línea de interrogatorio. “Pero ha vivido en la mansión tanto tiempo, que tiene que haber alguna evidencia de crimen, ¿no? Esqueletos en el armario, por así decirlo…”

“Existe la posibilidad, pero creo que un criminal tan conspirador nunca bajaría la guardia, ni siquiera en su propia casa. Por ejemplo, podría utilizar palabras clave al emitir órdenes ilegales, que no podrían ser utilizadas como prueba directa aunque las órdenes fueran grabadas”.

El quarren finalmente se calló.

“También, según algunos visitantes de la mansión, tengo razones para creer que un señor del crimen suficientemente cauteloso gestionaría cuidadosamente el riesgo que implican todos los movimientos de su organización, de modo que ninguna persona tenga pleno conocimiento del alcance de la actividad ilegal que se está llevando a cabo, o incluso que sea cómplice de un delito. Esto se suma a la dificultad de reunir pruebas sólidas. Al mismo tiempo, las múltiples capas de gestión de las tareas y la comunicación unidireccional dificultan el rastreo hasta el propio Presidente, incluso si pudiéramos infiltrarnos y traspasar varias capas”.

Al oír todo esto, el quarren se deseperó un poco. “¡Jamie Brasen no está loco! ¿Quién instalaría salvaguardias tan elaboradas en su propia mansión? ¿No tiene miedo de morir por exceso de trabajo? “

“Jamie Brasen es un tirano muy peligroso, y todos tienden a ser poco más que paranoicos, a veces completamente locos, por lo que tenemos que asumir que no podemos predecir sus acciones usando la lógica convencional. Tampoco podemos permitirnos subestimarlo; después de todo, durante todos estos años ha tenido a la élite de los agentes de inteligencia de la República atrapados en un círculo sin salida”, señaló Sean.

Los ojos del quarren se llenaron de tristeza. “¡Lo dices como si fuera imposible llegar a él! Si el riesgo es tan alto como lo describes, entonces ¿cómo piensas llevar a cabo la misión?”

“Entraremos a través del banquete, dentro de cinco días”, respondió Sean. “Él puede entrenar a sus subordinados en la mansión para que se comuniquen usando un código, pero con otros líderes criminales lo más probable es que tengan que hablar en básico o en algún otro idioma común”

Mostema interrumpió antes de que Sean pudiera terminar de hablar. “No podemos descartar la posibilidad de que hagan uso de algún tipo de enlace especializado, encriptando y desencriptando las transmisiones sobre la marcha, y autodestruyéndose después para evitar dejar pruebas”.

“Sí, Maestro, yo también había considerado esto. Jamie Brasen puede estar ocupado dándole vueltas a códigos para encriptar sus comunicaciones, pero no le servirá de nada porque yo estaré allí personalmente”.

Mostema asintió, “Muy bien, lo dejo en tus manos”.

“¡No está ‘muy bien’ en absoluto!”, intervino el quarren. “Maestra Jedi, ¿quieres decir que permitirás que Sean se infiltre en la finca? ¡Es demasiado arriesgado!”

Mostema respondió seriamente: “Lo sé. Hacer que un Caballero Jedi realice este tipo de infiltración, con el objetivo de seguir un líder político legítimo, naturalmente pondrá en duda el resultado de la investigación. Además, será especialmente controvertido si usamos la Fuerza para coaccionar los pensamientos de cualquiera que esté involucrado en la investigación. Tales acciones serían fácilmente atacadas tras el escrutinio de un equipo de abogados cualificados. Hay que tener en cuenta todos los riesgos que asumimos, y hace bien en recordárnoslos. Así que Sean, debes ser consciente de que no debes usar la Fuerza durante esta operación”.

“Lo entiendo, Maestra.”

El quarren gritó abatido: “¡Lo siento, Maestra Jedi, pero no lo entiendo! ¿De verdad estamos teniendo una conversación en básico? ¿Por qué me da la sensación que los dos, maestra y aprendiz, siempre están hablando en su propio idioma? ¿Habéis entendido algo de lo que he dicho? La mansión de Jamie Brasen es la guarida de un tigre de hielo que se ha mantenido en estricto secreto durante tantos años. El maníaco tirano ha estado operando fuera de ella durante décadas ¡¿Quién sabe con cuantas trampas estará equipado ese lugar?! ¡¿Está dejando que un padawan de 17 años se infiltre ahí, Maestra, sin usar la Fuerza, el día en que todos los capos del planeta estarán allí en un banquete?!”

Mostema miró al quarren otra vez. “Entonces, ¿tienes alguna sugerencia para Sean?”

Sean miró al alienígena expectante.

Los tentáculos faciales del quarren se abrieron tanto en estado de shock que pensó que podrían partirse.

¡No me mires así!, pensó. No entiendo el mundo de los Jedi. ¿Preparar el explosivo y luego pedirme consejo sobre cómo desactivarlo? Sí, tengo un consejo para ti: ¡sal a dar un largo paseo por una esclusa de aire! ¡Vosotros los Jedi, tratáis la Fuerza como una especie de aparato básico que podéis bloquear y desbloquear como si nada!

¿Qué más había que decir?

“Tengan cuidado, y manténganse a salvo”, dijo secamente el quarren.

Sean se lo agradeció. “¡Entendido! Cuanto más compleja y difícil es una misión, más hay que centrarse en los fundamentos. No es de extrañar que seas un agente de élite de la República; con tan pocas palabras, te las arreglas para decir tanto”.

El quarren apenas logró reunir un “Sí, claro”.

“¿Tienes un plan preliminar para la operación de dentro de cinco días?” Le preguntó Mostema a Sean.

“Sí”. Sean respondió. “Aunque tenga que improvisar algunos detalles, con los recursos disponibles he desarrollado un marco de trabajo aproximado. Lo compartiré con usted, así que espero que pueda darme alguna crítica constructiva”.

Después de esto, Sean sacó su comunicador de brazalete y presionó una serie de teclas en una breve sucesión. Un flujo de datos comenzó a transmitirse rápidamente cuando una luz indicadora parpadeó continuamente.

La transmisión continuó durante bastante tiempo.

El quarren no pudo evitar tocar su pantalla, pensando que su datapad había fallado. “¿Se ha interrumpido la transmisión? Mi terminal muestra que el archivo aún no se ha recibido”.

“Tenga la seguridad de que los archivos del plan de operaciones suelen ser bastante grandes, por lo que la transmisión puede llevar algún tiempo”, respondió Mostema.

El quarren se quedó estupefacto. ¿Bastante grande? Este canal de comunicación podía transmitir una enciclopedia galáctica completa en menos de diez segundos, y ya habían pasado cinco minutos. ¿Estaban estos dos compartiendo un holograma del plano global de Coruscant, con más de cinco mil niveles llenos de un billón de habitantes?

Cuando el quarren comenzaba a impacientarse, una luz verde de confirmación se encendió en su datapad, indicando que la transmisión se había completado. Con los dedos comenzando a temblar, el quarren abrió el archivo.

Ola tras ola de archivos aparecieron a la vista, clips de video se esparcieron como estrellas en el cielo, todos conectados entre sí con una serie de líneas complejas de muchos colores diferentes, formando una red visualmente deslumbrante y complicada.

Interiormente, el quarren estaba pensando: “¿Seguro que no me enviaste el plano global de Coruscant, no? ¿Un ‘marco aproximado?’ ¡Tu definición de ‘bruto’ es un insulto en básico galáctico en cualquier parte de la República! “

Por supuesto, Mostema reflexionó por un momento antes de decirle a Sean: “Es bastante simple, pero de momento es aceptable. Te ayudaré a ordenarlo un poco, así que continuaremos a partir de lo que tienes “.

“¡Con mucho gusto!”

Mostema luego miró hacia el quarren. “Señor Squak, ¿tiene algo más que agregar?

El quarren solo pudo soltar una risa seca y triste.



[Nota de los traductores]. En el texto en inglés hemos encontrado la palabra kriffing, término acuñado por Timothy Zahn para evitar el uso de la palabra “f*cking” y que se ha usado en más obras. Lo hemos escrito castellanizado como kriffin porque aparece así en otras publicaciones oficiales editadas en España. Aquí tenéis más información. Esperamos que os haya gustado este capítulo y recordad que tenéis el primero en este enlace. Respecto al texto en inglés, podéis leerlo aquí. Mario Tormo ha realizado una corrección ayudado por una segunda traducción también en inglés que se puede consultar aquí. ¡Que la lectura os acompañe!

2 comentarios el “El juramento del Amanecer Plateado: Capitulo II “Solución simple”

  1. Pingback: El juramento del Amanecer Plateado. Capítulo 1: Bienvenido a Bergamore – La Biblioteca del Templo Jedi

  2. Está increible! Muchas gracias por la traducción!
    Se disfruta mucho la lectura con los capítulos tan amenos.
    Esperamos con ganas los siguientes! ^^

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: