The Mandalorian 2×07: Opiniones del equipo de La Biblioteca Jedi

Después del capítulo de hoy, solo nos queda uno para que acabe la segunda temporada de The Mandalorian. Está siendo sin duda un viaje maravilloso, y como todas las semanas, compartimos con vosotros las opiniones del equipo de la Biblioteca Jedi. Éste es el camino.

Alejandro Plaza

Me ha gustado mucho el episodio, creo que es una mezcla entre Rogue One y Han Solo, la fotografía es de Matthew Jensen y denota un contraste entre las escenas en campo abierto, más tipo Rogue One y la fotografía oscura del interior de la base Imperial, muy parecida a la del Spin-Off de Han Solo.

Vemos de cerca los vehículos Juggernaut que ya pudimos ver durante el Episodio III en Kashyyyk, así como los torpedos de protón del Esclavo I que ya pudimos ver durante el Episodio II.

Tanto el guión, como la dirección es de Rick Famuyiwa, creo que es un guión muy sólido y centrado en las creencias del Mando sobre mostrar su rostro.

La persecución en el Juggernaut también recuerda al asalto al tren de la película Spin-Off de Han Solo.

Y mi escena favorita del episodio es cuando el Esclavo I destruye dos TIE Fighter con los torpedos de protón, magnífico.

En general, es un episodio de transición, no por ello peor, pero lo es, de cara a la final de la semana que viene.

Alex Randir

Una de las cosas que más me gustan de esta serie es el tratamiento que dan a los personajes recurrentes. No puedo expresar lo mucho que me ha gustado Bill Burr como el ex-imperial y mercenario Migs Mayfeld, solventando problemas para un confundido Din Djarin cuando se encuentran infiltrados en la instalación Imperial de Morak. Esos toques burlones y sardónicos que daba a su personaje durante la primera temporada han pasado a convertirse en una seña de identidad de un secundario que ha demostrado ser más que útil (el tiro que pega al final demuestra que sus alardes como francotirador durante su época como soldado de asalto no eran un mero farol). La mención a la Operación Ceniza me ha dado escalofríos, especialmente la reacción del oficial Valin Hess (Richard Drake), que interpreta al fanático personaje de manera espectacular.

Por otro lado, al fin vemos cómo el Remanente Imperial (al cual ya se refieren como tal en cada episodio, cosa que me encanta) se intenta aprovisionar para dar un fuerte golpe a la Nueva República. La galaxia es peligrosa y, ahora que no están en el poder, parece que a los piratas y demás calaña de los bajos fondos ya no les da tanto miedo enfrentarse a ellos. ¡Qué gran detalle que usasen los Juggernaut para transportar rhydonium!

Por supuesto, es necesario comentar que el sutil pero perceptible cambio de parecer del Mando respecto a su estricto credo comienza poco a poco a resquebrajarse en lo que concierne a su relación para con Grogu. Para mí es un puntazo que el protagonista de la serie, el tipo duro, el fanático religioso, comience a evolucionar.

Por último, ¿cómo no mencionar que aunque el enorme Boba Fett apenas hace acto de presencia, cuando lo hace es de una forma tan genial? El Slave I sigue siendo mortal de necesidad, y su escena contra los dos TIE que le persiguen una absoluta delicia visual. Mención especial al brillo que le ha devuelto a su armadura, que ahora aparece más pulida y chula que nunca.

En definitiva: un episodio que, como cabía esperar, cimenta las bases del final de la temporada, donde no creo que todo vaya tal y como esperamos. Al fin y al cabo, Lucasfilm sabe perfectamente cómo sorprendernos.
(¿A alguien más le ha recordado el momento final a Zayne Carrick? Los que veáis el episodio y hayáis leído los cómics de Caballeros de la Antigua República me comprenderéis enseguida).

Un saludo, y que la Fuerza os acompañe.

Agustín Stringa

Todo el interés y Hype que tuve con The Mandalorian la semana pasada, lamentablemente mermó luego de las declaraciones de Disney sobre todo el material nuevo para Star Wars en los próximos años (POR CIERTO SI NO LO HAS VISTO VISITA LA BIBLIOTECA DEL TEMPLO JEDI PARA ENTERARTE QUE ES UNA LOCURA) pero más allá de eso, este capítulo logró superar mis expectativas, cosa que no creí que sucedería.

Fue bueno que un personaje tan querido como Boba Fett volviera a aparecer en la historia y no sea un personaje de un solo episodio, como Bo-Katan o Ahsoka Tano. La agilidad de los movimientos de la Slave I es una locura, me pareció increíble al igual que la armadura totalmente restaurada e impecable del Cazarrecompensas.

La melodía del principio y la del momento en que el Mando y Mayfeld entran al recinto imperial, parecen ser nuevas composiciones (al menos nunca las he oído) y suenan muy épicas. Otra vez, la banda sonora del episodio está dirigida por Ludwig Göransson. La calidad de actuación de Bill Burr es notoria al igual que su simpatía, es el típico hombre imposible que te caiga mal.

El resumen de la trama de este episodio es bastante simple, El Mando reúne a su equipo para conseguir las coordenadas de la nave de mando imperial de Moff Gideon y para esto necesita infiltrarse en una estación imperial.

La escena de combate con los saboteadores me pareció muy real, y me impactó mucho ver lo realista que fue el momento en el que la onda del explosivo repelido por el Mandaloriano le impacta y le lanza unos cuantos metros por el aire.

Fue la primera vez en mucho tiempo que el Imperio me transmitió camaradería y calidez, fue de esos momentos en que quizás el punto de vista de las personas que viven en la galaxia de que (el imperio y la república) son 2 caras de la misma moneda, no parece tan errado. La dirección y la banda sonora se encargan de generar ese ambiente/escenario a la perfección.

¡SE QUITÓ EL CASCO! La escena es demasiado fuerte e inesperada y la siguiente sencillez para actuar bajo presión e improvisar de Mayfeld son de otra galaxia.

Parece ser que alguien disparó casi tan rápido como Han Solo, y la actuación de Bill en esa toma es muy convincente, aunque el momento en que disparó al centro Imperial y recordé a todos los troopers que le recibieron con tanta amabilidad, sentí un poco de lástima.

El cierre con el Mando pronunciando las palabras de Moff Gideron hacia él y la cara de temor del Imperial, es impresionante.

Espero que hayas disfrutado la entrega de esta semana tanto como yo y que sigas leyendo La Biblioteca del Templo Jedi. Saludos, que la fuerza te acompañe! This Is The way!

Mariana Paola Gutiérrez Escatena

Continuamos rumbo a un espectacular final de temporada, con la determinación del Mando y su equipo por encontrá al niño.

“Moff Gideon, tú tienes algo que yo quiero. Tal vez creas que tienes una idea de lo que tienes en posesión. Pero, no es así y pronto volverá conmigo. Significa más para mí, de lo que jamás sabrás.”…

Pero, a mi modo de ver, lo más interesante de este capítulo es “la alegoría del arrepentido”. El hecho de percibir ya desde afuera, los actos que un grupo que ahora no es de tú pertenencia, como moralmente incorrectos. Entender desde un punto de vista Nietzsche vs Platón, como destaca tan bien William Irwin en su libro “Star Wars y la filosofía” la diferencia entre no pronunciar ningún juicio o hacerlo.

Vamos la conversación más interesante hasta ahora (según mi persona) de nuestra serie favorita.

“Qué tal si brindamos por la operación ceniza”.. Dice Migs Mayfeld a Valin Hess.

“Este es un hombre que conoce bien su historia.” Le responde el imperial y continúan discutiendo.

“No sólo la conozco, la viví.”… “Estaba en Burnin Konn”

“Fue un día difícil, tuve que tomar muchas decisiones desagradables.” [Es consciente de sus decisiones, sin embargo, considera que fue lo correcto, desde sus convicciones estructuradas, que formar un especie de escudo antimoral]

“Sí es cierto una ciudad desapareció en un momento junto con todos en ella.” [La visión de quién ha experimentado un hecho, dentro y ahora fuera del ese grupo de pertenecía a los que denominamos Imperiales, como bien le recuerda en esté capítulo a Mayfied Cara Dune]

Entonces, Migs le recrimina la muerte del batallón al que pertenecía.

“Sí, todos héroes del imperio.”… “Es un pequeño sacrificio por el bien mayor, hijo.” [La justificación del orden y de la evolución constante de aquello insignificante que puede ser sacrificado para conservar la ideología del poder]

“Depende a quién le preguntes, ¿no cree?.”… “Los civiles, los pobres que murieron defendiendo sus casas, luchando por la libertad. ¿Para ellos fue bueno?.”

¿El caos, el miedo genera obediencia o las ideas pacíficas de los rebeldes o los jedi, ayudan a conquistar un pueblo débil y obediente ya?

“Y recurrirán a nosotros otra vez.”… “Aclaremos algo, todos creen que quieren libertad. Pero, lo que realmente quieren es órdenes. Cuando entiendan eso, nos darán la bienvenida con los brazos abiertos. Por el Imperio.”… [El poder de convencimiento es tal, que el oficial imperial tiene como bandera sus propias creencias sobre la de los demás]

Dios mío, esto es Star Wars y su filosofía, es parte de la historia entre el bien y el mal, entre lo bueno y lo malo, según cierto punto de vista. Mayland ha cambiado de filosofía de vida, porque la vida lo cambio.

Hoy jugamos entre la moral de los esclavos y la de los poderosos amos. Entre la debilidad y el poder, pero sobretodo vivimos con cada palabra que las convicciones son el motor de las acciones y también su justificación. “Sí, Imperio, Nueva República, todo es lo mismo para estas personas, sólo somos invasores en sus tierras.”

Gran capítulo, This is the way. Vamos a rescatar a Grogu.

Gorka Salgado

Por uuna vez, creo que voy a ser un poco la voz discordante con Star Wars, que le vamos a hacer. El capítulo, como siempre, de eso no hay duda, ha sido una montaña rusa llena de acción, grandes momentos y muchísimas referencias aquí y allá, que nos encantan. Ver un episodio centrado en el asalto e infiltración a una base secreta Imperial con un equipo de ensueño, es sin duda ua delicia. Mentiriamos si decimos que alguien hubiese imaginado ver a Boba Fett con Mando, Cara Dune, etc luchando juntos. A destscar los momentos de humor y sobre todo, las conversaciones entre el ex-imperial y Mando sobre los valores, la guerra y mucho más que acaba cristalizando en el momento del comedor de los altos cargos Imperiales con ese oficial sin escrupulos.

Sin duda, un capítulo muy disfrutable. Pero para mi, un episodio que me hubiese esperado a mitad de tempirada, no en el penúltimo de la temporada, donde esperaba ya una traca final de la trama. Eso me ha dejado un poco frio en algún momento. Aún así, un episodio muy disfrutable y recomendable.

Mario Tormo

Vaya episodio más guapo. Ha sido el que más he disfrutado como producto audiovisual. Tenía de todo.

Un planeta nuevo, Morak, selvático (que a mí me ha recordado a Jurassic Park), una misión. Un equipo imposible con cazarrecompensas, ex-imperiales, ex-rebeldes… Cuando Boba Fett ha dicho que su cara sería reconocible…risas.

Y el desarrollo tan completo que ha tenido en tan poco tiempo Mayfeld. Lo vemos como un renegado, no cree en nadie, tan sólo en él mismo. Pero tiene corazón y sabe lo que es justo y lo que no. Enterarnos de su participación en la operación ceniza le ha dado la profundidad que necesitaba, mucho más cuando pierde las formas. Su manera de joder el plan ha sido épica. Su manera de cubrir a Din…

Ay Din, está roto sin Grogu. Y esta dispuesto a absolutamente todo por el chico. Incluso a replantearse sus principios. Y es donde el tándem Mayfeld-Mando ha sido tan bueno, porque le ha puesto frente al espejo de si credo. Djarin está evolucionando mucho como personaje y está afrontando preguntas que nunca esperaba tener que responder. Por cierto que la prisión donde estaba Mayfeld con toda esa chatarra imperial me ha recordado por un lado a Bracca del Jedi Fallen Order, y por otro a la prisión Accresker de los cómics de Aphra. Muy top.

Y bueno, qué chulada de vehículos. Los transportes de Rhydonium eran una pasada, y ver al Slave I cómo rota por dentro una delicia y un misterio fantásticamente resuelto.

Y la declaración de intenciones de Mando al final… Se va a habé un follón jejeje

¡Qué ganas del siguiente pero qué tristeza que se acabe

Jose Alabau Casaña

¡Hola bibliotecarios! Voy a ser conciso: este episodio es de los que más me han gustado, y es que este estilo de narración es lo que más se acerca a lo que yo tenía en mente sobre la serie, junto con el anterior. Se trata de un capítulo muy sencillo pero a la vez muy bien ejecutado, que huye de lo pretencioso y que solo busca entretener. Me gustaría destacar varias cosas. La primera, que la redención del trooper es muy creíble, especialmente por el actor (ejem, ejem, John Boyega). La segunda es la capacidad que tiene Fukuyama de hacer homenajes bien entendidos, como todo el asalto al transporte blindado, mezcla de La Diligencia e Indiana Jones, o la escena con el oficial, inspirada en Malditos bastardos (se llama sutileza, Filoni, no hace falta calcar los planos). Por último, añadir que el hecho de que Pedro Pascal se quite tanto el casco responde, aunque camuflado por los sentimientos de su personaje hacia Grogu, a que no puede ser nominado a los Emmy un actor o actriz que tenga el rostro oculto, como le pasó en la primera temporada, así que los tiros van por ahí, aunque la escena queda genial.

Rafa Galán

Estamos llegando al final de la temporada y nos encontramos con un capítulo que podemos decir que es transitorio para el gran final que seguramente nos tendrán preparado Filoni y Favreau. Pero evidentemente no por ello se pierde la esencia y la fuerza que se está impregnando en cada capítulo de esta temporada.

Con  la intención de poder conseguir las coordenadas de la nave del Moff Gideon, el Mando se ve forzado a entrar en otra base imperial supuestamente medio abandonada donde refinan el peligroso rhydonio y que está ubicada en el planeta Morak. Para adentrarse en ella, Din Djarin y el reclutado Mayfeld usarán uno de los convoys cargados con el volátil y explosivo rhydonio. Y es cuando se producirá una espectacular persecución donde tendrán que enfrentarse a unos piratas que pretenden hacerlo estallar. Al final los soldados de asalto aparecerán para salvar el día, y Mayfeld dirá una frase que parece sacada de la boca de cualquiera que esté visionando la serie en ese momento: “Jamás pensé que me alegraría tanto de ver a los imperiales”.  Después se producirá una tensa charla con un comandante imperial donde se deja entrever que no todo es blanco o negro, sino que también hay grises, y donde podemos comprobar que el ansia de conquista del imperio dejó muchas bajas de soldados que solo querían cumplir con su deber. Los últimos minutos nos traerán una persecución sobre nuestros héroes del capítulo, y una culminación espectacular donde Mayfeld volará la base por los aires y donde Fett lanzará una carga sísmica para deshacerse de dos cazas TIE. Pero el final nos dejará el mensaje que el Mando envía a Gideon y que nos anticipará lo que se nos avecina en el último capítulo.

A pesar de ser un capítulo que nos prepara para el final de la Temporada, estamos ante 38 minutos maravillosamente dirigidos por Rick Famuyiwa, el cual ya cuenta en su haber con dos capítulos de la primera temporada, y que nos deja con unas grandes secuencias de acción y espectaculares efectos visuales, los cuales nos hacen esperar con muchas más ganas el final de esta segunda temporada.

Un comentario el “The Mandalorian 2×07: Opiniones del equipo de La Biblioteca Jedi

  1. Pingback: Guía de contenido sobre THE MANDALORIAN Temporada 2 – La Biblioteca del Templo Jedi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: