Lee en español el tercer adelanto de La Alta República “Una prueba de coraje”

Traducción y adaptación por Mariana Paola Gutiérrez Escatena
Corrección por Mario Tormo.

Os traemos traducido al español este tercer adelanto exclusivo de la primera novela juvenil de La Alta República “A Test of courage” (Una prueba de valor) de Justina Ireland. Además de alguna información extra de la mano de Amy Ratcliffe y Nerdist.com. Os recordamos que el primer adelanto lo tenéis disponible en este enlace, y el segundo en este otro.

Se acerca una nueva era de Star Wars. The High Republic se lanza en Enero, que transportará a los fans de esta galaxia muy, muy lejana un par de cientos de años antes de los eventos de The Phantom Menace. Esta era nos brinda la oportunidad de explorar un gobierno diferente, enemigos que no hemos visto antes y la Orden Jedi como solía ser. Eso significa muchos personajes nuevos con los que poder formar vínculos totalmente saludables, incluido para Vernestra “Vern” Rwoh. Ella es una Caballero Jedi, una de las más jóvenes en generaciones, con tan solo 16 años. Vern es el corazón de “A Test of Courage” de Justina Ireland, y tenemos un extracto exclusivo de este próximo libro para compartir con ustedes hoy. Y presenta un giro radical en un sable de luz: ¡el látigo de luz!

Pero primero, aprendamos un poco más sobre Vern. Mirialana, devota de la Orden Jedi, obviamente. De lo contrario, no sería una Caballero Jedi adolescente. Y en A Test of Courage (Una prueba de coraje), Vern está en su primera misión. Ireland comenta: “Como la mayoría de las personas superdotadas, está emocionada y un poco nerviosa por tener un trabajo tan importante que hacer. Vernestra siente un profundo apego a la Orden y realmente la considera su vocación, por ende todo lo que siempre quiere es hacer su trabajo lo mejor posible, si la Fuerza quiere. No es orgullosa ni autocomplaciente, sino que está profundamente comprometida con el servicio a la luz”.

Las cosas salen un poco mal en la misión cuando un desastre en toda la galaxia (que afecta a todas las historias de The High Republic) saca del hiperespacio a la nave de Vern. Ella y los que tenía a cargo terminan varados en una luna selvática. Y como puedes imaginar, una luna selvática está llena de peligros. Para poder sacar a su grupo de los problemas, Vern usa su sable de luz, un sable de luz que ha convertido en un látigo de luz. Sí, un látigo de luz es una combinación de sable de luz y látigo. El arma apareció varias veces en las historias de Legends, pero en el universo narrativo actual y hasta ahora solo ha sido mencionado en los libros de rol de Star Wars de Fantasy Flight Games. Por lo que es bastante emocionante. Y como leerán en el siguiente extracto, tiene todo el sentido para Vern.

Ireland compartió algunas ideas sobre por qué el arma también es adecuada para Vern. “Vernestra es profundamente convencional para un Jedi. Ella no cuestiona la sabiduría de la Fuerza y, por extensión, la Orden. Ella cree en sus compañeros Jedi y que al final todo saldrá bien, sin importar lo que pueda parecer al principio. Así que quería que tuviera un sable de luz que fuera poco convencional para demostrar que realmente es una persona profunda, complicada y no solo la Mirialan Jedi número 1.” dice. “Ella siente un poco de conflicto sobre su arma, y ​​en algún momento puede que tenga que reconciliar la manejabilidad de tal arma con las expectativas de la Orden”.

No podemos esperar a saber más sobre eso. Pero por ahora, profundicemos en este extracto.


EXTRACTO
“UNA PRUEBA DE CORAJE”
Por Justina Irland

Honesty gritó alarmado, y todos se volvieron para mirarlo. “Se quema”, dijo. Levantó el brazo, donde una gota de lluvia había caído en su manga, abriendo un agujero en el material y dejando los bordes carbonizados.
“Bah, tiene razón”
, dijo Avon, agachando la cabeza y corriendo hacia atrás para pararse junto a J-6. “¿Dónde está tu paraguas?”

“¿Qué tal un por favor?” Dijo J-6. Se abrió un compartimento en su pecho y una barra de plata se extendió por encima de su cabeza. Sonó un crujido como de una cúpula azul de energía que era emitida por el delgado palo, creando un dosel de cobertura.

“Ven aquí, Honesty. A menos que tengas poderes de la Fuerza para protegerte también”, dijo Avon, colocándose las gafas en la frente. Vernestra se dio cuenta de que inconscientemente había estado usando la Fuerza para evitar que las pocas gotas intermitentes de lluvia la alcanzaran, y una mirada a Imri reveló que él había estado haciendo lo mismo.

Pero usar la Fuerza de esa manera no era sostenible, así que Vernestra cortó un par de hojas anchas y usó la Fuerza para hacerlas levitar sobre su cabeza y la de Imri. Eso los mantendría secos.

Honesty se apretó cerca de Avon y J-6, y los tres caminaron torpemente hacia adelante. El pequeño androide explorador voló de regreso a través de los árboles, emitiendo una alegre melodía. “Adelante y seguid a Essdee. Os llevará a la cueva que encontró. Yo puedo rastrear su baliza, y luego os alcanzaremos”, dijo Avon a los Jedi, mirando la lluvia con preocupación.

“Nosotros también podemos seguir su progreso sin problemas”, dijo Honesty, señalando una rama carbonizada, las secuelas del ataque y la tala de Vernestra. “Lo que es más importante, ¿se inundará esta zona?” preguntó Honesty, mirando al suelo.

Esperemos que no“, dijo Vernestra. Si la lluvia era lo suficientemente cáustica como para quemar la ropa, un río de esa materia sería desastroso para cualquier forma de vida orgánica no nativa. Puede que sean todos materia bruta, pero ninguno quiere terminar derretido por una tormenta.

“Imri, conmigo”, dijo Vernestra antes de redoblar sus esfuerzos con el follaje que bloqueaba su camino. Los dos empezaron a cortar la espesa vegetación y, mientras lo hacían, el ritmo de la lluvia aumentó de intermitente a más regular. Las hojas anchas que cubrían sus cabezas se volvieron más pesadas, y Vernestra tuvo que concentrarse para asegurarse de que las hojas permanecieran en el ángulo adecuado para que el agua pudiera escurrirse inofensivamente. El presentimiento que Vernestra había sentido se tornó en pavor, la sensación un gran peso en su estómago. Podría limpiar la maleza más rápido, pero eso significaría mostrar la verdadera naturaleza de su sable de luz. Ella miró a Imri. Tenía la intención de usar su espada para cortar la maleza. Pero parecía tan cansado como se sentía Vernestra.

Podría manejar la verdad.

“Imri, retrocede”, dijo Vernestra. Habían andado lo suficiente como para adelantarse a los demás así que no había nadie más alrededor para ver lo que estaba a punto de hacer, y algo de la ansiedad de Vernestra desapareció. “Puedo hacer esto más rápido, pero te necesito fuera del camino”.

“Vern, ¿de qué estás hablando?” preguntó, pero aun así dio un paso atrás como ella le había pedido.

“Observa”. Vernestra torció el anillo frontal de su sable láser, y la hoja se fracturó y dividió antes de caer en un sinuoso hilo de luz púrpura. Vernestra agitó el látigo de luz de manera que el rayo mortal cortó el cultivo delante de ella, despejando el mismo tramo que ella e Imri habían estado limpiando antes en mucho menos tiempo.

“Espera, ¿cómo has coseguido hacer eso?” preguntó Imri. No lo dijo en un tono crítico dada el arma poco ortodoxa, simplemente curioso. “¿Estudiaste uno de los archivos de armas de luz?”

“No, el diseño completo me llegó en medio de la noche hace unas semanas. No pude dormir hasta que terminé la modificación”. Vernestra balanceó el látigo formando un ocho horizontal, dejando que la brillante hoja violeta funcionara con el impulso residual. Había comenzado a entrenar con el látigo en secreto, ni siquiera Douglas conocía las modificaciones de su sable de luz. Imri fue el primero en verlo.

Las Hermanas de la Noche usan los látigos de luz”, dijo. Vernestra se volvió para mirar a Imri por el rabillo del ojo. Había aprendido rápidamente que el látigo requería más atención y cuidado que el sable de luz. Un movimiento en falso y podría estar cortando una de sus propias extremidades.

“Durante las Guerras Sith, los Jedi también usaron látigos de luz”, dijo Vernestra, despejando el camino y caminando hacia adelante más rápido. Con conversación filosófica o no, todavía tenían una tremenda tormenta cayendo sobre ellos, y no podían hacer levitar hojas sobre sus cabezas permanentemente. “¿Has leído los testimonios de Cervil la Siniestra? Afirma que el látigo fue usado a veces para defenderse de los Señores Sith que usaban las Formas Prohibidas. Además, fui guiado a este diseño por la Fuerza. No puedo creer que el lado oscuro hubiera dirigido su construcción. ¿Sientes algo de esa ira y conflicto en mí?” Vernestra no mencionó que no le había hablado a nadie más sobre el cambio en su sable de luz, ni siquiera a su antiguo maestro, Stellan Gios. El Padawan no necesitaba saberlo todo.

Imri negó con la cabeza mientras sus mejillas se sonrojaban. “Lo siento, no pretendía interrogarte”.

“Interrogarme está bien, Imri. Debería haber cuestionado el diseño también. ¡Pero mira! Ya ha demostrado su utilidad “.

Vernestra limpió un último grupo de árboles jóvenes y por fin la vegetación se desvaneció, revelando un pequeño claro y una elevación. El SD-7 estaba justo detrás, flotando bajo la lluvia constante.

“Imri, ¿ves esa roca?” Preguntó Vernestra, apagando su látigo de luz y enfundando su arma. “Parece que podría haber una cueva debajo. ¿Puedes despejar el camino?”

Imri asintió y extendió una mano hacia la cueva. Al principio, la enorme roca no se movió, pero luego comenzó a rodar directamente hacia ellos. Ganó velocidad al golpear la pendiente e Imri gruñó por el esfuerzo de tratar de detenerlo, temblando y sudando al llegar al límite de sus fuerzas.

Un instante antes de que la roca se estrellara contra ellos, Vernestra la empujó hacia la izquierda, enviando la enorme roca a la espesa maleza. El sonido de su paso por la colina era lo suficientemente fuerte como para competir con los truenos que acechaban.

“Lo siento”, dijo Imri. El enorme chico estaba doblado en dos, con las manos apoyadas en los muslos. La hoja que lo protegía de la lluvia cayó cuando perdió la concentración. Las gotas de lluvia chisporrotearon al golpear su túnica, carbonizando el ligero tejido. Vernestra movió su cobertura para que flotara sobre el Padawan también.

“Está bien, Imri. Lo hiciste bien, sólo tienes que aprender a concentrarte en todo el conjunto. Mi maestro me enseñó que ayuda a visualizar la totalidad de la tarea, no sola en una parte. Podemos practicar cuando hayas descansado. Vamos, echemos un vistazo a esta cueva”.


Información Adicional

Cuando una nave de transporte es expulsada abruptamente del hiperespacio como parte de un desastre en toda la galaxia, la joven Jedi Vernestra Rwoh, un joven padawan, un audaz niño tecnológico y el hijo de un embajador quedan varados en una luna selvática donde deben trabajar juntos para sobrevivir tanto en terreno peligroso, como a un peligro oculto que acecha en las sombras…

  • Fecha de lanzamiento: 5 de enero de 2021
  • Páginas: 240
  • 97813680573011368057306
  • Rango de edad: 8-12

2 comentarios el “Lee en español el tercer adelanto de La Alta República “Una prueba de coraje”

  1. Pingback: Lanzan un adelanto de todos los productos de La Alta República – La Biblioteca del Templo Jedi

  2. Pingback: Reseña de los tres primeros capítulos y extractos disponibles de The High Republic: A Test of Courage – La Biblioteca del Templo Jedi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: