Star Wars Noches de Jizz

Relato Fanfic de Star Wars obra de Diego Martín Reátegui

La banda tocaba como cada noche ese ritmo mágico y cadencioso. Esa música que nota a nota se apoderaba de uno… de todos… sin importar la especie o el planeta de procedencia. Aquel sonido, sea por la cadencia o por la forma extraña como se refractaban las luces, fluía como todo alrededor… Esa sensación de éxtasis emanaba de la nada, para terminar, paulatinamente envolviéndolo todo… tornando aquel lugar en un espacio único y diferente… algo que valía la pena disfrutar lenta y decididamente… algo para vivir… algo en que abandonarse y sólo dejarse llevar…

Él, entre bastidores, tras limpiar, lavar trastos y tirar los restos de comida, siempre se daba tiempo y maña para observarlos y escucharlos tocar en la cantina. Durante ese respiro, pese a sus aún incipientes diez años, y con una lucidez impropia de esa edad, forjada por la dura vida del día a día en ese paraje inhóspito de la galaxia, estaba seguro de una sola cosa… tenía convicción en su destino.

A sus treinta y dos años, aquel recuerdo le era tan vívido… quizás en parte porque aquel lugar aún parecía abstraerse y trascender al tiempo… Él ya no era el mismo… su posición ya no era la misma… Y sin embargo, la cantina seguía siendo la misma. La escoria y villanos que concurrían allí eran también los mismos… y allí… estaba sin duda alguna capturada y arraigada su esencia.

En esos momentos de total desconexión, solo aquella sonrisa cómplice y pícara… el movimiento sensual de esas caderas en el escenario, el ondear de aquellos lekkus… pero sobre todo el guiño provocador de sus ojos almendrados y el beso ligero y disimulado que le dirigía, lo regresaban a la realidad… acelerándosele el corazón y arrancándole una carcajada… Noche a noche habían aprendido a desarrollar su particular sutil lenguaje de comunicación gestual, codificando y decodificando miradas, sonrisas, cada imperceptible movimiento significaba algo…

—A la mierda —se dijo para sí mismo, al tiempo que sorbía un trago, recuperaba el color, y dibujaba una sonrisa torcida en su rostro. El Jizz lo es todo, y continuó extrayendo instintivamente notas de su viejo kloo horn, plenamente consciente de que, pese a ser aún temprano, tendría a esa hermosa twi’lek recostada en su regazo y desnuda antes del amanecer… Ese era, en definitiva, lo único en lo que tuvo total y plena convicción. Los beneficios de ser músico…

Publicado por Gorka Salgado

Fan de Star Wars y coleccionista de sus libros, cómics y revistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: