Nuevo extracto de la boda de Han y Leia en Endor

Traducción de Fabricio Gili Barboza.

Los vimos coquetear en Hoth. Los vimos besarse en el Halcón Milenario. Los vimos decirse “te amo” en Bespin (o al menos uno de ellos decirle eso al otro). Ahora, podemos verlos casarse.

En la nueva novela de Star Wars: The Princess and the Scoundrel, escrita por Beth Revis y publicada hoy, los lectores viajan con Han Solo y la princesa Leia Organa a la luna boscosa de Endor, donde el sinvergüenza en cuestión hace la pregunta, lo que lleva a, con disculpas de Anakin y Padmé, la boda más famosa que tuvo lugar en una galaxia muy, muy lejana.

Y si bien se puede leer todo sobre la boda (así como la luna de miel interrumpida que sigue) en el libro, tenemos un arte conceptual exclusivo inspirado en un libro de cuentos románticos de Ginebra Bowers de ¡las nupcias aquí mismo, así como un extracto exclusivo!

La boda se lleva a cabo en el Gran Árbol, un templo Ewok de gran importancia en Endor, y la oficia nada menos que Luke Skywalker, conocedor de la Estación Tosche. (Aunque el chamán Ewok Logray interviene para asegurarse de que la feliz pareja participe en algunas costumbres matrimoniales locales).

Pero Luke y Logray no son los únicos rostros familiares que juegan un papel importante en la boda. La mayoría de los arreglos los hizo nada menos que la mismísima Mon Mothma, mientras que Lando Calrissian (quien hábilmente encuentra la manera de engañar a Han para que use una linda chaqueta) actúa como padrino. Evidentemente, a juzgar por el arte, los droides no son bienvenidos en el estrado, por lo que C-3PO y R2D2 tienen que salir a la calle con los Ewoks.

Pero no solo tienes que mirar este arte conceptual exclusivo de la boda de Han y Leia. También se puede leer sobre el gran día por cortesía de este extracto exclusivo a continuación de The Princess and the Scoundrel.

Un extracto de The Princess and the Scoundrel, cortesía de Random House Worlds

El árbol en el que se construyó el templo se llamaba el Gran Árbol, según la traducción de C-3PO, y era algo así como un dios para los Ewoks.

“El Gran Árbol es parte de su mitología de origen”, explicó C-3PO cuando Han y Chewie llegaron allí esa mañana. “Da vida y los conecta con su tierra. Dicen que las raíces de todos los árboles del bosque se entrelazan con las raíces del Gran Árbol. Cada árbol en toda la luna es un individuo único y una parte del Gran Árbol”. C-3PO pareció considerar su traducción por un momento. “Es bastante confuso”, admitió.

Pero fue un gran lugar para casarse, tuvo que admitir Han. Separado del pueblo principal, el Gran Árbol tenía un aire de solemnidad que en realidad no existía en ningún otro lugar de la luna del bosque. Y los Ewoks se habían superado a sí mismos en las decoraciones. Guirnaldas de flores se tejían alrededor de todo el perímetro exterior del templo construido en lo alto del Gran Árbol. C-3PO había tratado de explicar lo que simbolizaba cada flor, pero Han ni siquiera sabía cómo distinguir las diferentes variedades, y mucho menos que la flor amarilla envuelta alrededor de la rosa se suponía que era una bendición del bosque para muchos niños. O mucha comida. Uno de esos. C-3PO no fue exactamente claro en las distinciones.

Pero las bolas de pelo realmente habían ido más allá, metiendo pequeños capullos de flores apretados entre cada peldaño de la escalera que Han había subido para llegar al templo. Y era aún mejor por dentro.

El templo no solo era el edificio más grande de todo el pueblo, sino que incorporaba el Gran Árbol en su diseño. De pie en el centro del espacio abierto, las ramas del Gran Árbol se extendieron ampliamente. Debajo del templo, extendiéndose hasta el suelo, había un tronco sólido, pero detrás de las paredes, el tronco se dividía en tres direcciones diferentes. Han no estaba seguro de si el árbol había crecido así de forma natural o si algún Ewok paciente había doblado las ramas para formar el diseño entrelazado. Las tres divisiones diferentes se curvaron, entrelazándose y creando un espacio hueco en el medio del tronco antes de salir disparadas en tres direcciones diferentes, formando las vigas principales que sostenían el techo del templo.

Luke miró a Han y Leia a la multitud reunida en el templo y luego se volvió hacia Leia.

“¿Listos?”, preguntó suavemente. Ella asintió y luego lo hizo Han.

Lucas comenzó a hablar. Sus palabras fueron suaves, pero todos en el templo lo escucharon. En realidad, fue un discurso simple: sobre el amor, la unidad y la confianza. Pero la verdad estaba en la sencillez. Habló con sinceridad y Leia sintió que todo se desvanecía cuando las palabras de su hermano los envolvieron a ella y a Han, una reconfortante promesa de que ellos, todos ellos, eran una familia y que este momento duraría mucho más allá de este día.

“Cuando vi a Leia por primera vez, habló de esperanza”, dijo Luke. “Y eso es lo que ella siempre ha encarnado para mí”.

Leia casi se rio en voz alta. Ese mensaje había sido enviado a Obi-Wan, una llamada formal, pero desesperada, un grito al vacío que no tenía idea de que encontraría su hermano gemelo perdido hace mucho tiempo. ¿Él la nombró como el símbolo de la esperanza? No, ella no lo encarnaba.

Ella lo había estado buscando.

Y, de alguna manera, había sido escuchada.

Las manos de Leia apretaron las de Han y él la miró a los ojos. “¿De acuerdo?”, él articuló. Ella asintió en silencio, sonriendo.

Tal vez Luke tenía razón. Tal vez, para ser la encarnación de la esperanza, todo lo que tenía que hacer era buscarla.

Fuente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: