Star Wars Insider: La voz del Imperio

Por Mariana Paola Gutiérrez Escatena

Amigos de la biblioteca os presentamos la traducción de «La voz del Imperio» una historia original para la colección de ficción Vol. 2 de la revista Insider.

«La voz del Imperio«, una historia original escrita por Mur Lafferty con arte de Jason Chan, y que aparece en el nuevo Star Wars Insider: The Fiction Collection Volume 2, la reportera estrella de HoloNet News, Calliope Drouth, se reúne con su editor. Pronto se entera de que el Imperio se ha hecho con el control de HNN, lo que lleva a la antaño célebre cadena y a Calliope a un futuro incierto y posiblemente peligroso…

Extracto:

No digas nada. Mandora Catabe, editora de HoloNet News con cara de piedra, no lo dijo en voz alta, pero el mensaje era claro. Los ojos de Calliope Drouth pasaron de Mandora, sentada en su escritorio, al hombre que estaba de pie detrás de ella, sonriendo ampliamente, con las manos unidas a la espalda. El rostro de Mandora estaba fijo, sombrío, con los ojos fijos en los de Calliope.

Es una sonrisa Imperial. Calliope había esperado que la llamaran para conocer el ascenso que había pedido, pero esa esperanza se esfumó al ver la cara de Mandora.


«Calliope, siéntate», dijo Mandora, indicando la silla frente a su escritorio. «Este es Eridan Wesyse. Quería decírtelo antes: me jubilo, con efecto inmediato, y el señor Wesyse será tu nuevo redactor jefe».

Mientras que Mandora era pequeño y astuto, y desconfiaba de todos y de cada uno, Eridan parecía que siempre escucharía con simpatía, sonreiría amablemente e informaría de lo que se ajustara al tipo de historia que quería contar; Calliope, conocía el tipo.

Asintió con la cabeza. Había visto al hombre por ahí, haciendo relaciones públicas imperiales. «Encantada de conocerle, señor», dijo. «Le he visto en algunos eventos, ¿no?».

Él asintió con la cabeza, ampliando la sonrisa. «Tienes buenos ojos», dijo. «Mandora dijo que serías mi reportero estrella. Sí, he hecho algunos trabajos para el Imperio, y seguiré haciéndolo como sustituto de Mandora. Verás, el Imperio quería tener una conexión más estrecha…» hizo una pausa, buscando la palabra, «con HNN. Sin embargo, queremos mantener a todo el personal leal, así que no debes preocuparte por tu trabajo».

Calliope no pudo evitar mirar a Mandora.

«No, soy la única que se va. Ya estaba contemplando mi retiro», dijo Mandora, sus ojos no indicaban tal cosa. «El Imperio acaba de hacerme una oferta que no podía rechazar».

«Qué generosa», dijo Calíope, con la boca seca. «¿Qué planes tiene para HNN, señor Wesyse?»

Quería llevar a Mandora a un lado y preguntarle qué estaba pasando, por qué estaba sucediendo esto, pero la cara normalmente animada de Mandora estaba fija, lo que asustó a Calliope más que nada.

«Como nuestra recién nombrada Voz del Imperio, te lanzamos a tu primer reportaje, en realidad», continuó Wesyse. «Vas a cubrir el Baile Imperial de esta noche. Te hemos conseguido una invitación, lo que no ha sido fácil». Hizo una pausa aquí, como para darle la oportunidad de darle las gracias, pero ella sacó un pequeño teclado y empezó a tomar notas, asintiendo para que continuara. «Tienes que ir a entrevistar a los dignatarios, informar de lo que lleva la gente, mencionar lo buena que es la comida, etc. Tu trabajo consiste en mostrar el Imperio de una manera que el público no pueda ver. Hazlo más accesible. Al darles la visión interna, el Imperio se convierte en su Imperio. ¿Entendido?»

Antes de que Calliope pudiera protestar que el periodismo de investigación era su área de noticias preferida, Mandora le empujó algo a través del escritorio. «Te voy a dar a Zox. No lo necesitaré cuando me retire. Ahora es tuyo». Acarició al pequeño droide, una unidad X-0X de edad avanzada del tamaño de su mano. «Ha sido muy buena conmigo, y sé que te servirá de la misma manera».

El droide tenía forma de cúpula, y su color original era probablemente rojo o naranja, pero era difícil saberlo porque la pintura se había desgastado con el tiempo. Extendió tres patas de araña y se levantó del escritorio, se tambaleó y cayó de lado. Sonó un pitido lastimero hasta que Mandora lo enderezó.

«Probablemente estará mejor en tu hombro, ahora que lo pienso», dijo, sonriendo con cariño a Zox e ignorando por completo la confusión de Calíope.

«Pero X-0X no transmite, sólo graba», dijo Calíope. «¿Por qué no puedo coger uno de los nuevos droides?».

Wesyse frunció el ceño. «Por desgracia, los militares hicieron una retirada de todos los droides transmisores que utilizaban los reporteros. Resulta que había algunos problemas técnicos».

Calíope quería reírse, pero su columna vertebral se había vuelto de hielo. ¿Sabía lo transparente que estaba siendo? Asfixiar a la prensa suprimiendo su capacidad de transmisión de vídeo llevaría a la prensa en una dirección que Calíope no quería. Abrió la boca, pero Mandora la interrumpió.

«De todos modos, me voy a retirar y necesita un buen dueño. Sé que lo apreciará tanto como yo». Le dio otro empujón y sus ojos azules y acerados se clavaron en los de Calliope. Coge el droide.

La mente de Calliope se aceleró mientras ponía la mano sobre la pequeña cúpula. Ahora estaban en equilibrio sobre el borde de algo muy afilado. «Gracias, Mandora. Lo guardaré como un tesoro».

Gran parte del personal de HNN había planeado ir a la terraza del edificio de HoloNet News para ver el desfile del Día del Imperio. Miles de oficiales y soldados desfilaron, flanqueados por las máquinas de guerra del Imperio. Les seguían pequeños vehículos que mostraban el nuevo delantero imperial TIE, diseñado tanto para el vuelo suborbital como para el vuelo atmosférico, utilizando la tecnología más avanzada en materia de navegación y velocidad.

Calliope estrechó la mano de Mandora, deseando poder hablar con ella y averiguar qué estaba pasando realmente. Saludó a sus compañeros y se marchó durante el desfile. Apenas iba vestida para un baile Imperial, ya que le esperaba un día normal en la oficina, y tuvo que correr a casa para cambiarse.

Calliope echó un vistazo por encima del hombro mientras los nuevos cazas TIE se exhibían ante la multitud. Esperaba poder hacer un reportaje sobre ellos, pero dudaba que tuviera la oportunidad ahora si estaba haciendo entrevistas superficiales a gente famosa.

Calliope rebuscó en su armario sus pocas prendas de vestir elegantes. Había informado desde el frente de las guerras, desde los puentes de las naves estelares, desde lo alto de un árbol mientras informaba de un asalto a una planta de fabricación de droides. Había sufrido una fractura en el brazo, varias quemaduras y un corte en la mejilla, que se negó a extirpar quirúrgicamente, ya que era un recordatorio para todos de la seriedad con la que se tomaba su trabajo.

Y ahora tuvo que sacar el vestido marfil que había llevado en la boda de su hermana. Tenía que admitir que era precioso, tejido con elegantes hebras de fibra sintética que desprendían brillos de diferentes colores según el ángulo de la luz sobre el vestido. El marfil contrastaba bien con su piel oscura y sus delicados rasgos, aunque ponerle accesorios con un droide oxidado sería todo un reto.

Finalmente vestida, se puso a X-0X al hombro. Éste emitió un pitido inquisitivo. Su pitido era más bien un chirrido estrangulado: este droide llevaba décadas funcionando y su jefe nunca lo había sustituido.

«Nunca sabré por qué Mandora insistió en que te trajera», dijo, y luego se detuvo bruscamente. X-0X emitió un zumbido muy parecido al de los droides más nuevos y elegantes, y su lente ocular rayada brilló. ¿Había sido modificado?

Un holograma apareció frente a Calíope. Mandora se paseó dentro del pequeño círculo del rayo de X-0X, mostrando finalmente la energía y la fiereza que Calíope esperaba.

«Calíope. No tengo mucho tiempo. A partir de ahora, el Imperio está tomando el control de HNN. Yo estoy fuera, pero tú puedes seguir dentro. Te censurarán. Te silenciarán. Te enfurecerán». Mandora se detuvo y pinchó con el dedo a Calíope, escupiendo una palabra por pinchazo. «Pero necesito que te quedes donde estás».

Historia disponible a partir del 9 de noviembre de 2021.

Fuente: StarWars.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: