Jason Eaton: El fan que dio vida al Faro Starlight

Traducción por Mariana Paola Gutiérrez Escatena

Jason Eaton creció adorando el altar de Joe Johnston y los magos de Industrial Light & Magic. Eaton vio Star Wars: Una nueva esperanza en 1977, a los cuatro años, lo que le llevó a amar la galaxia muy, muy lejana durante toda su vida, pero fue la magia de la fabricación de maquetas entre bastidores lo que realmente cautivó su imaginación. A lo largo de los años, desarrolló una increíble habilidad en este oficio, construyendo sus propias maquetas de la nada al igual que sus héroes de ILM; los resultados, como se ha documentado anteriormente en StarWars.com y en la serie digital Our Star Wars Stories de Lucasfilm, son a menudo asombrosos. Aun así, la fabricación de maquetas ha servido sobre todo como un pasatiempo (que requiere mucho tiempo y esfuerzo físico) para Eaton, que nunca pensó que su interés y sus dotes llegarían más lejos. “Quiero ponerme en la piel del maquetista de ILM. No se puede. Ese mundo ya no existe. Pero puedes acercarte un poco”, dijo Eaton en Our Star Wars Stories. Pero se equivocó.

Lucasfilm ha contratado a Eaton para que construya una maqueta del Starlight Beacon, una enorme estación espacial presentada recientemente en Star Wars: La Alta República, que se utilizará para el programa Star Wars: The High Republic Show del equipo de StarWars.com. Revelada en el último episodio de la serie digital, se trata de una impresionante realización del Faro, llena de detalles y algunas sorpresas: una elegante estación espacial para una época más civilizada.

La oportunidad era algo que nunca esperó, por decirlo de alguna manera.

“Recibí la llamada preguntando si quería hacerlo. Hubo ese [pensamiento] inicial: ‘Espera, ¿me estás pidiendo que haga lo que he soñado desde que tenía cuatro años? Tuve que procesarlo durante un segundo”, cuenta Eaton a StarWars.com. “La idea, para mí, de hacer algo oficial para Star Wars a partir de un arte conceptual, me parecía inalcanzable”.

“Mi única oportunidad”

Después de ese shock inicial, Eaton primero, y más importante, dijo que sí, y luego se puso rápidamente a trabajar. “La reacción visceral es como, estoy completamente anonadado y honrado. Y luego me pongo manos a la obra y ni siquiera pienso en si podré lograrlo, porque si te metes en la cabeza así, puedes tropezar”. Sólo se le proporcionaron tres piezas de arte conceptual, y había puntos ciegos, ya que el Starlight Beacon sólo se diseñó para su uso en libros y cómics. Así que Eaton tuvo que dar vida a la estación, como los antiguos creadores de ILM, trabajando a partir del arte proporcionado pero completando algunos detalles y secciones por su cuenta. El productor de High Republic Show, John Harper, le explicó los parámetros: tenía que tener un metro de altura, necesitaba luces de algún tipo y el Story Group le daría su opinión.

Las principales características del Faro Starlight incluyen un gran platillo, varias agujas de distinto tamaño y un muelle de atraque. Eaton se reunió primero con el Grupo de Historias para determinar la escala y ciertos detalles, como si algunas puertas de explosión deberían estar abiertas o cerradas y los tipos de textura que podría tener el exterior de la baliza. Una vez contestadas la mayoría de las preguntas, llegó el momento de diseñar y construir la maqueta.

Por supuesto, me pasé de la raya”, dice. “En parte porque, si esta va a ser mi única oportunidad de hacer algo oficial, voy a hacerlo lo mejor posible con el tiempo asignado”.

El faro Starlight se eleva

Al construir el modelo, Eaton trató de utilizar los métodos tradicionales de ILM de los años 70 en la medida de lo posible, pero aprovechando la tecnología moderna. “Empecé a modelar todo en 3D, pero sólo las formas base. Si esto fuera como en 1979, se habría mecanizado en un torno o una fresadora de espuma o acrílico, y no tengo ese tipo de equipo grande en mi taller del sótano. Pero sí tengo impresoras 3D”, dice. “Así que pensé: ‘Muy bien, voy a imprimir las formas principales, ensamblarlas y luego usar métodos tradicionales para detallar todo’. Y funcionó perfectamente”. Esos “métodos tradicionales” incluyen la búsqueda en kits de maquetas de piezas aleatorias que proporcionen detalles, una lámina de estireno recortada para el blindaje y varillas de latón. Incluso se ha incorporado algo de hardware original de Star Wars. “Un ILMer, hace un par de años, me dio un montón de cosas de su almacén. Para él es casi basura”, dice Eaton riendo. “Pero había un montón de piezas de este material llamado Kool Shade. Era un material de construcción que se utilizaba entre los cristales dobles para recubrir un material de rejilla de bronce tejido. Es hermoso de cerca. Y eso es lo que usaron para las alas solares del caza TIE. Me dieron un montón de ese material de la primera producción. Pensé que sería realmente genial introducir algo de 1975 o 76 en este modelo, el alma de Star Wars. Así que hay una sección en la parte inferior donde hay algunos recortes y lo respaldé con Kool Shade. Y no sólo lo hice con Kool Shade, sino que utilicé material sobrante de Star Wars. Esa fue otra cosa en la que pensé: “¡Ja, ja, ja! Es perfecto”. Sin embargo, esa no es toda la historia de Star Wars impregnada en el modelo.

El Grupo de Historias preguntó si se podían incluir algunas naves en la construcción, ya que el Faro de Starlight tiene puertos y plataformas de aterrizaje. Eaton pensó inmediatamente en el Crisol, la nave donde reside Huyang, de Star Wars: The Clone Wars, un antiguo droide que guarda piezas de sable de luz para los Padawan. Se aprobó de inmediato. Pero para la nave del fondo de la maqueta, Eaton tuvo la idea de hacer algo aún más especial.

Eaton conocía un diseño no utilizado del diseñador de producción de Una nueva esperanza, John Barry: una nave colonia que debía verse estrellada en Tatooine, fuera de la cantina. Eaton tenía un amigo que había esculpido un modelo 3D de la nave y le pidió que le prestara los archivos, pero no quiso decir para qué los necesitaba. “Pensé que sería un huevo de Pascua increíble, porque si lo sabes, lo sabes, y si no lo sabes y te lo explican, te sorprende un poco”, dice. “Le pregunté al Grupo de Historias, y me dijeron: ‘¡Sí! Es divertido“. Eaton hizo algunos cambios sutiles en la nave, asegurándose de que encajara donde fuera necesario y devolviendo a la saga una nave de Star Wars perdida hace tiempo.

Y hay un huevo de Pascua más: Las iniciales de Eaton están en el modelo… en alguna parte.

La pintura fue un reto totalmente diferente. Como la época de la Alta República es una especie de edad dorada, no es la mugrienta y destartalada Star Wars de la trilogía original. El óxido fue específicamente vetado por el Grupo de Historia.

El Faro de Starlight está dividido en dos hemisferios, con la parte superior con torres y residencias, mientras que la parte inferior es más industrial. Eaton pintó la parte inferior como lo haría con cualquier modelo de Star Wars, dice, pero la parte superior requirió algunas conversaciones más con el Grupo de Historias. “Tenía dudas sobre la parte superior, porque decían: ‘Tiene que ser blanca“. Les dije: “Mira, si se pinta de blanco puede parecer un juguete. Sé que tienes una idea para esto, pero sólo tiene que tener un poco de suciedad en las líneas del panel o lo que sea“. Fueron muy amables y dijeron: “De acuerdo, confiamos en ti. Haz lo que creas que va a funcionar y déjanos verlo’. Cuando se lo mostré, dijeron: “Sí, es lo suficientemente ligero”. Así que ese fue un momento de ¡uf!”. Sin embargo, había más problemas de color que resolver.

“La aguja central era otra cosa”, explica Eaton. “Dijeron que estaba ‘hecha de algún material exótico que casi tiene brillo, pero no queremos que se ilumine“. Esto supuso una oportunidad inesperada. Eaton había bromeado con su mujer sobre el deseo de utilizar pintura iridiscente en algún lugar como una especie de broma de modelismo, ya que es casi imposible de igualar para los aficionados. Esta parecía la oportunidad perfecta para llevar a cabo la sutil broma. “Le dije al Grupo de Historias: ‘Podría pintarlo iridiscente’, y todos se iluminaron un poco. Les dije: ‘Sí, cuando le dé la luz, brillará y tendrá un tinte azulado y extraño’. Ellos dijeron: “Oh, ¿puedes hacer eso? Eso resolvió un problema que tenían. Y me hizo reír”. (Consejo profesional: Eaton dice que utilizó polvos iridiscentes de Michael’s.) Eaton también tuvo que hacer coincidir las luces de su modelo con las revoluciones de una animación que se ve en la introducción del High Republic Show, llamando a un amigo especialmente bueno en programación para que resolviera la frecuencia. “Es todo un anillo de LEDs, y como que se desvanecen y se siguen unos a otros, así que es un movimiento muy orgánico y de barrido”.

Una vez terminada la pintura y la iluminación, el Starlight Beacon estaba listo para unirse a la galaxia de Star Wars.

Sueño cumplido

En total, Eaton tardó unos cuatro meses en construir el faro Starlight, dedicando al menos cuatro horas al día, todos los días. Parece un tiempo bien invertido para el chico que soñaba con hacer maquetas de Star Wars, aunque le ha llevado a un nuevo deseo.

“Estoy encantado de que me hayan pedido que lo haga”, dice Eaton. “Espero que Dave Filoni o Jon Favreau lo vean algún día y digan: ‘¡Pon eso en El Mandaloriano! Un tipo puede soñar, ¿verdad?”.

Fuente: starwars.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: