La trilogía de Thrawn de Leyendas y su posible vuelta al canon

Por Alex Randir

Breve historia de la Trilogía de Thrawn

En mayo de 1991 se publicó en Estados Unidos la primera de una trilogía de novelas de Star Wars autorizadas oficialmente mediante la editorial Bantam Spectra. Su autor, Timothy Zahn, se hizo mundialmente célebre por ser el afortunado que continuaría las aventuras de Luke Skywalker, Han Solo, Leia Organa, Chewbacca, C-3PO y R2-D2 después del Retorno del Jedi, presentando a varios personajes nuevos que se convertirían en favoritos de los fans casi de inmediato: el Gran Almirante Thrawn o la “antigua Mano del Emperador” Mara Jade entre ellos.

Zahn había comenzado el desarrollo de su relato con Heredero del Imperio (Heir of the Empire) cuando Lucas Licensing le pidió que utilizase referencias del juego de rol de West End Games para conservar cierta continuidad, algo que resultaba prácticamente novedoso en aquella época, marcando un antes y un después en la forma de contar historias de La Guerra de las Galaxias. Muchos elementos que se preservaron desde entonces, como el Destructor Estelar clase Interdictor o el nombre de la capital galáctica que el mismísimo George Lucas usaría en sus precuelas, Coruscant, por ejemplo, surgieron de estas páginas. De hecho, aunque Lucas consideraba el Universo Expandido como una “realidad alternativa” a sus historias, llegó a incluir los transportes Action VI (inicialmente el tipo de nave del Salvaje Karrde de uno de los personajes de Zahn, el granuja Talon Karrde) en el espaciopuerto de Theed durante El Ataque de los Clones a modo de guiño:

Un transporte Action VI, el mismo modelo que el Salvaje Karrde (muchos fans pensaban que era la misma nave) en El Ataque de los Clones.

En el año 1992 se publicó la segunda novela bajo el título de El Resurgir de la Fuerza Oscura (Dark Force Rising), que continuaría la excitante historia de una forma elegante a la par adulta, y que mostraba la enorme capacidad táctica y la genialidad estratégica del villano, convertido ya en un apasionante genio del mal. Al fin, en 1993 se publicaría la conclusión de esas historias con la última novela, La Última Orden (The Last Command, curiosamente parecida a la Orden Final de las secuelas aunque con implicaciones muy diferentes).

Tras el enorme éxito y el gran recibimiento por parte de los fans que tuvo esta trilogía incluso se barajó realizar una banda sonora por parte de Robert Townson, el vice presidente de Varèse Sarabande, pero la cosa nunca prosperó. (Fuente: Libro de Referencia The Secrets of Star Wars: Shadows of the Empire de 1996 escrito por Mark Cotta Vaz)

Portada del libro de referencia Secrets of Star Wars: Shadows of the Empire, de Mark Cotta Vaz.

Sin embargo, gracias a dicho éxito el 1 de Octubre de 1995 se publicó el primero de seis números de una adaptación al cómic, cuyo guión fue adaptado por Mike Baron y dibujado por Olivier Vatine a los lápices, Fred Blanchard en el entintado e Isabelle Rabarot como colorista. El último de estos cómics se publicó el 29 de Julio de 1998. En 1996, 1998 y 1999 se publicaron, respectivamente, los TPB (trade paperback, es decir, los tomos) de esta imperdible trilogía, que recientemente (en octubre de 2018, ni más ni menos) fue reeditada por Marvel y Lucasfilm bajo el sello de Legends.

Portada de la edición reeditada por Marvel de la Epic Collection de la Nueva República donde se incluían los cómics de la Trilogía de Thrawn originales.

En septiembre de 2011, por el 20º aniversario de la trilogía, se publicaron de nuevo con portadas de Scott Biel/Tom Jung y diseño de los libros de Christopher M. Zucker, donde Timothy Zahn incorporaría una nueva historia de Thrawn, Crisis de Fe, ambientada un año antes de los eventos de su trilogía original.

Portada de la edición 20º Aniversario de la novela Heredero del Imperio.

La Trilogía de Thrawn tuvo hasta cuatro audionovelas diferentes. La primera de ellas fue narrada por Denis Lawson, actor que interpretó a Wedge Antilles en la Trilogía Original de Star Wars. Heredero del Imperio y sus secuelas se publicaron a partir del 1 de Junio de 1999 en cassette (por Bantam Audio Publishing), y posteriormente se lanzaron digitalmente en febrero de 2007 por Random House Audio. A su vez, las otras versiones de estas audionovelas se lanzaron en 1992 (interpretada por Chuck Benson y publicada por Talking Book Publishers Inc.), en 1995 (interpretadas por Larry McKeever y publicadas por Books on Tape Inc.), y en septiembre de 2011 (narradas por Marc Thompson y publicadas por Random House Audio), respectivamente.

Para poner en contexto a aquellas personas que no pudieron disfrutarlas en su día, la historia (aunque no lo parezca están muy resumidas, creedme) nos contaba lo siguiente:

Heredero del Imperio

Portada de la novela Heredero del Imperio de 1991.

Han pasado cinco años tras la Batalla de Endor. La Nueva República mantiene un frágil control de la galaxia, pero aparece una nueva amenaza. Después de haber sido alejado de la acción, el Gran Almirante Thrawn, un astuto y brillante comandante Chiss, comienza a reunir a sus fuerzas Imperiales para realizar precisos ataques estratégicos en el gobierno de la galaxia. Con la asistencia del Capitán Gilad Pellaeon y su guardaespaldas personal, Rukh, comienzan a poner en práctica un plan casi imbatible al alistar para su beneficio al clon loco de Jorus C’Baoth, un Maestro Jedi fallecido, y utilizar la base de armamento secreta del Emperador en el planeta Wayland que dicho clon protege. La cadena de acontecimientos que desatan causan un gran perjuicio a la Nueva República.

El Jedi Oscuro demente, Joruus C’Baoth, trata de atacar a Thrawn y a Pellaeon usando los relámpagos de la Fuerza mientras son repelidos por efecto de un Ysalamiri.

Mientras tanto, Luke Skywalker se encuentra con Talon Karrde y su banda de contrabandistas, que lo capturan pero no lo entregan a los Imperiales, intentando mantenerlo oculto de Han Solo y Lando Calrissian cuando van a visitarlos para utilizarlos como comerciantes en nombre de la Nueva República. Para empeorar las cosas, el mismísimo Thrawn visita a Karrde justo cuando Luke intenta escapar. Una de las empleadas del líder granuja, Mara Jade, persigue a Luke hacia lo profundo del bosque, donde sus naves colisionan. Mara, revelando su oscuro pasado, intenta asesinar a Luke porque cree que él mató a Palpatine cinco años antes durante la Batalla de Endor y ella era la Mano del Emperador, uno de sus más fieles agentes secretos, poderosa en la Fuerza, en esos momentos. Sin embargo, se da cuenta de que si pretenden sobrevivir necesita al joven Skywalker. Thrawn decide interferir con el intento de rescate de Karrde y trata de capturar primero a Luke y a Mara. El resultado es una escaramuza entre las tropas Imperiales y los contrabandistas. Al final Karrde se ve obligado a evacuar su base. Han y Lando, mientras tanto, se dirigen a los astilleros de Sluis Van tras descubrir, gracias a Karrde, que Thrawn tiene planes allí.

Por su parte, el Jedi clon loco de Wayland, Joruus C’Baoth, sale de su aislamiento gracias al Gran Almirante Chiss, quien lo manipula anulando sus poderes de la Fuerza gracias a unos animales que la repelen, los Ysalamiri y descubre a los hijos gemelos no natos de la Princesa Leia, decidiendo entrenarlos en los caminos de la Fuerza usando de forma no intencional el Lado Oscuro debido a su demencia: o se unen a él o morirán. De esta forma, Luke y Leia acaban siendo perseguidos por toda la galaxia, cazados por la especie de aliens conocida como los Noghri.

Para mantenerla a salvo de dichos intentos de captura y darle un respiro de todo el trabajo de la Nueva República, Han envía a Leia y a Chewbacca a Kashyyyk, donde los Wookiees la protegerán, pero Thrawn lo deduce rápidamente. Con la ayuda de Chewie, la Princesa consigue atrapar a un Noghri llamado Khabarakh, quien reconoce por su olor que es la hija de Darth Vader, ya que los Noghri eran los guardaespaldas secretos del Señor Oscuro. Determinada a descubrir más sobre estos aliens, Leia los persuade para que la lleven a su mundo natal.

La Nueva República, a su vez, cree que hay espías que filtran información de sus planes a los Imperiales entre ellos, un operativo conocido como “Fuente Delta“.

Cuando Lando y Han llegan a los astilleros de Sluis Van, Thrawn lanza su planificado asalto. Usando un dispositivo de ocultación, el Gran Almirante utiliza el elemento sorpresa al intentar usar unas naves mineras robadas a Calrissian para acceder al casco de los vehículos almacenados allí y, así, robarlos. Entre Lando y el Escuadrón Rogue logran detener el robo, derrotando a Thrawn en su primera gran ofensiva.

Con la retirada de los Imperiales se restituye el orden… por el momento.

El Resurgir de la Fuerza Oscura

Portada de la novela El Resurgir de la Fuerza Oscura de 1992.

Debido a los eventos que llevaron a la Batalla de Sluis Van, el líder contrabandista Talon Karrde abandona su base en Myrkr y huye de las fuerzas Imperiales del Gran Almirante Thrawn. Mientras tanto, Luke Skywalker es conducido ante el loco Joruus C’Baoth, aceptando encontrarse con él en el planeta Jomark con la promesa de profundizar en su conocimiento de la Fuerza. Sin embargo, cuando Thrawn captura a Karrde, la lugarteniente de éste, Mara Jade, se da cuenta de que necesita de nuevo la ayuda de Luke, el hombre a quien tanto odia. Debido a esto, Mara viaja a Jomark y junto a Skywalker derrotan a C’Baoth, que intenta matarlos por abandonar su corrupto entrenamiento después de que ambos usuarios de la Fuerza lo perciban como tal debido a la locura del clon. Ambos se infiltran en el Imperio de Thrawn y rescatan a Karrde.

Han Solo y Lando Calrissian continúan, por su parte, buscando incansablemente a la Fuente Delta, intentando encontrar nuevas pruebas en el planeta Nueva Cov con ayuda de Luke antes de que éste partiese hacia Jomark. Allí descubren que uno de los consejeros del Senador Borsk Fey’lya es el espía, pero antes de que puedan encontrar evidencias se topan con que las fuerzas del Gran Almirante han llegado al planeta. Logran escapar al ser salvados por un tercer grupo, que los lleva a una ubicación secreta donde se encuentran con el legendario General Garm Bel Iblis, uno de los miembros iniciales de la Alianza para Restaurar la República. Bel Iblis declina ayudar a la Nueva República a derrotar a Thrawn por sus problemas personales con la Jefa de Estado, Mon Mothma.

Bel Iblis con Han Solo y Lando Calrissian.

La Princesa Leia llega a Honoghr, el planeta de los Noghri, y consigue hacer que toda la especie alienígena se alíe con la Nueva República tras exponer que fue el Imperio quien devastó su mundo natal, no los Rebeldes como creían.

Talon Karrde revela a la Nueva República que un antiguo superior suyo, el Capitán Hoffner, expuso el secreto de la legendaria Flota Katana a Thrawn, un vasto conjunto de naves compuesto de 200 Acorazados que podrían cambiar el balance de poder en favor del Gran Almirante. Durante la batalla por la Flota Katana la Nueva República logra destruir muchos de esos cruceros, pero Thrawn se apodera de su gran mayoría.

La Última Orden

Portada de la novela La Última Orden de 1993.

Tras la victoria en la batalla por la Flota Katana, el Gran Almirante Thrawn comienza el siguiente nivel de su plan para destruir a la Nueva República. Mientras tanto, el demente Jedi Oscuro Joruus C’Baoth se impacienta por capturar a Leia Organa Solo, a sus hijos no natos y a Luke Skywalker y convertirlos en sus aprendices, una recompensa que Thrawn le había prometido por ayudar al Chiss. Durante la Batalla de Ukio, C’Baoth percibe la presencia de Leia Organa sobre Filve y envía a un grupo de batalla Imperial para que persiga al Halcón Milenario. Usando una maniobra conocida como Giro Cracken, Han Leia y el Escuadrón Rogue logran escapar.

Por su parte, Luke está intentando encontrar la fábrica de clonación de Thrawn. En Berchest se encuentra con Talon Karrde. Skywalker convence al bróker de información de venderle datos respecto a los movimientos de las fuerzas Imperiales contra la Nueva República.

Al mismo tiempo, en Coruscant Mara Jade se recupera de las heridas que sufrió durante la Batalla por la Flota Katana. Durante su estancia en el Palacio Imperial, Invierno (la ayudante de Leia) sirvió como su anfitriona. Durante una breve conversación Jade la identifica como La Localizadora, un nombre en clave que había usado brevemente. Esto provoca que Invierno verifique el pasado de Mara, sospechando que es una agente Imperial.

Luke, que había logrado localizar a los clones en el planeta Poderis del Núcleo, logra huir de las fuerzas Imperiales que intentaban capturarlo usando Ysalamiri, unas criaturas que Thrawn había extraído de Myrkr. Al intentar salir del planeta se enfrenta brevemente al Quimera, el Destructor Estelar personal de Thrawn, pero logra escapar, aunque su Ala-X se está quedando sin células de energía. Debido a ello decide reemplazarlas viajando a Honoghr. Cuando llega al planeta los nativos le guían a un lugar denominado El Futuro de los Noghri, donde conoce a Kharabakh. Mientras espera que su caza sea reparado tiene una visión de Leia y sus gemelos en peligro. Mientras Luke está en Honoghr y tras 10 horas de parto Leia da a luz, al fin, a Jaina y Jacen Solo.

Tras un encuentro accidental con un compañero llamado Gillespee, Talon Karrde organiza una reunión entre los mayores contrabandistas en Trogan que es correspondido por Brasck, Billey, Par’tah, Ellor, Dravis, Mazzic, Lishma, Gillespee, Niles Ferrier y algunos otros. El motivo es que pretende organizar una alianza para encontrar dónde se cultivan los clones. Al principio los granujas prefieren permanecer neutrales, pero cuando el Imperio les ataca deciden formar la Alianza de Contrabandistas. Este asalto Imperial había sido organizado por Ferrier, que pretendía ganarse la confianza de Karrde para luego entregárselo al Gran Almirante. Thrawn, sin embargo, no acaba complacido, puesto que no quería que los contrabandistas se volvieran contra el Imperio.

De vuelta en Coruscant Leia disfruta de unos cuantos días fuera de la política tras el nacimiento de Jaina y Jacen. Cuando Invierno le revela sus sospechas respecto a Mara Jade, la Princesa le pregunta directamente a ella si es una espía. Jade le revela que una vez fue la Mano del Emperador y que pretende cumplir la última orden que recibió de Palpatine: asesinar a su hermano. Tras la discusión, Mara se da cuenta de que no puede contactar con Karrde porque las comunicaciones no funcionan, percatándose de que alguien se ha infiltrado en el Palacio Imperial. Con ayuda de Lando Calrissian descubre que el objetivo de los espías es secuestrar a los gemelos Solo, y ambos ayudan a Leia a frustrar el intento de rapto.

El líder del equipo de asalto, el Mayor Molo Himron, identifica a Jade como un agente Imperial y la ponen bajo arresto domiciliario. Leia la visita, mencionando que Thrawn está usando clones para su ejército de tropas de asalto, y Jade le revela que recuerda un viaje con el Emperador a un planeta llamado Wayland donde tenía almacenada tecnología de clonación avanzada, y le ofrece ayuda para descubrirlo. Luke, Han, Lando, Chewbacca, Mara, R2-D2 y C-3PO se dispondrían a viajar allí.

La flota de Thrawn llega a Bilbringi.

Por otro lado, a bordo del Salvaje Karrde, Talon Karrde es testigo de un asalto a los astilleros de Bilbringi, que resulta en la destrucción de un Destructor Estelar, y el contrabandista toma nota de unos asteroides que Thrawn está recogiendo en su Destructor. Reconociendo las tácticas usadas por los perpetradores del ataque, Mazzic y Ellor, dos contrabandistas que pretendían ajustar cuentas, Thrawn es interrumpido por C’Baoth, que le exige ser llevado a Coruscant para capturar a sus Jedi. Usando los asteroides como arma, Thrawn lleva el Quimera a Coruscant, donde Luke y Lando liberan a Mara en secreto y se disponen a viajar a Obroa-Skai, un salto antes de Wayland, mientras Leia recibe a sus nuevos guardaespaldas Noghri.

Esa misma noche Thrawn asalta Coruscant, pero antes del ataque C’Baoth exige que lo dejen en Wayland a la espera de sus Jedi. Usando sus 22 asteroides como arma y fingiendo tener 265 más, Thrawn asedia Coruscant, provocando que usen sus escudos planetarios continuamente e impidiendo que nadie entre o salga y haciendo que sus enemigos se rindan o mueran de hambre.

Durante el ataque Leia ayuda a Mon Mothma y al General Garm Bel Iblis a reconciliarse. A su vez, el rompecódigos Ghent logra descifrar el pulso encriptado usado por la Fuente Delta, a quien descubren y neutralizan finalmente.

Garm Bel Iblis, Ghent, Invierno y Leia buscando a la Fuente Delta.

Por su parte, Thrawn pretende engañar a Mazzic para que crea que fue Talon Karrde quien preparó el ataque contra la Alianza de Contrabandistas mientras Mara consigue finalmente las coordenadas de Wayland, a donde el grupo viaja, aterrizando en los bosques. Durante su escalada del Monte Tantiss Luke cuenta a Mara la verdad sobre la muerte del Emperador y la ayuda a afinar sus habilidades con la Fuerza a modo de preparación para lo que se avecinará. Mara decide que si mata a Skywalker será por sus propios motivos, y no por la venganza que quería su antiguo Maestro.

Aunque Mazzic acusa a Karrde de traición, al final se revela que Niles Ferrier era el informador de Thrawn. Karrde ayuda a la Nueva República a terminar el asedio en Coruscant revelando que la cantidad de asteroides sobre el planeta es menor de la que pensaban, y termina ayudando a Leia a llegar a Wayland.

El equipo de Luke logra infiltrarse en el Monte Tantiss para cuando Leia y Karrde llegan al planeta. Mientras Han, Lando y Chewie ponen explosivos en las salas de clonación, Luke y Mara se dirigen a la sala del trono, donde sospechan que existe un mecanismo de autodestrucción.

Por su parte, Thrawn se enfrenta a la Nueva República en la Batalla de Bilbringi, con la Alianza de Contrabandistas metida en el medio. Wedge Antilles y los Rogues los ayudan a salir de los astilleros mientras ellos acceden a los mismos.

Luke y Mara se enfrentan a Joruus C’Baoth en la sala del trono del Monte Tantiss. El Jedi Oscuro envía a sus clones a despachar a los Ysalamiri de la montaña, recuperando todos su conexión con la Fuerza. C’Baoth ataca a Mara con relámpagos del Lado Oscuro que Luke intercepta con su sable láser. Pero C’Baoth revela un as en la manga: un clon del propio Luke que ha creado a partir de la mano cercenada de Skywalker en Bespin. Mientras Luke lucha contra su propio clon, C’Baoth intenta persuadir a Mara de que se una a él.

Luke Skywalker se enfrenta a su clon, Luuke, mientras Joruus C’Baoth intenta que Mara Jade se una a él (arte de Chris Scalf)

Han, Leia y Karrde llegan a la sala del trono en mitad del duelo de Luke con su clon, y cuando Solo intenta disparar a C’Baoth, éste se vuelve loco del todo. Calrissian decide volar la fábrica sobrecargando los generadores de energía mientras Luke tiende una trampa a su clon, Luuke, en la que Mara, usando el sable láser de Leia, lo mata, cumpliendo el deseo final del Emperador de “matar a Skywalker”. Con el mismo sable acaba con C’Baoth, quien estalla en un haz de luz azul, desapareciendo. La explosión resultante crea un agujero en uno de los muros que aprovechan para escapar usando el Salvaje Karrde.

Mara Jade acaba con Joruus C’Baoth.

De vuelta en Bilbringi, el Quimera recibe un mensaje del Monte Tantiss indicando que están bajo ataque y de que los Noghri están participando. Antes de que Pellaeon pueda entregar el informe, Rukh traiciona y mata al Gran Almirante, empalándolo con su daga y como venganza contra el Imperio por haber devastado Honoghr. Aunque Rukh es asesinado poco después, el Capitán Pellaeon reconoce que sin el genio táctico de Thrawn el Imperio perderá la batalla y ordena una retirada estratégica.

Thrawn asesinado por Rukh, su guardaespaldas Noghri.

Al final, ya en Coruscant, Luke y Mara acaban estableciendo una amistad complicada. Luke da a Mara el sable láser de su padre, el que tenía el clon de Skywalker. Antes de que Luke vuelva a las negociaciones entre la Nueva República y la Alianza de Contrabandistas Mara le dice que la espere, y juntos abandonan el Palacio Imperial.

La vuelta al canon del Monte Tantiss y lo que puede significar

El Monte Tantiss en Weyland según aparece en la serie de Disney+ La Remesa Mala.

En los nuevos artes conceptuales que se revelaron ayer mismo de la serie La Remesa Mala (The Bad Batch) pudimos comprobar que la ubicación final donde las fuerzas Imperiales llevan a la científica Kaminiana Nala Se no es otra que, precisamente, el Monte Tantiss en el planeta Weyland (con una “e” en lugar de una “a” como única diferencia). Esto tiene poderosas ramificaciones, que pueden quedar en agua de borrajas o implicar cosas muy relevantes (y muy locas, todo sea dicho de paso).

  • El Monte Tantiss fue concebido como “originalmente un fortín de la Antigua República que fue reactivado por Palpatine durante las Guerras Clon. Este puesto contenía tanto objetos y artefactos de una maldad indescriptible además de recuerdos de las conquistas del Imperio. Sus tesoros más privados estaban ocultos en un laberinto masivo diseñado por Garrbo V’Droz en la base de la montaña“. (‘El Héroe de Cartao‘, historia corta publicada por Timothy Zahn). Sin duda queda claro que aunque Palpatine quizá no lo “reactivó durante las Guerras Clon”, al menos el Imperio sí lo usó para el mismo fin – experimentos de clonación – durante, al menos, sus primeros años de vida.
Sección del Monte Tantiss (según Legends) donde se ve la disposición de la base y de la fábrica de clones.
  • Partiendo de este primer punto, durante las novelas antiguas nos explican que “los cilindros de clonación Spaarti fueron creados en el planeta Cartao y aunque muchos fueron destruidos, algunos se conservaron. Los científicos Kaminianos usaron la tecnología de estos cilindros para complementar la creación de su Gran Ejército de la República. Además, el Canciller Palpatine derivó algunos de esos cilindros de clonación para crear un segundo ejército clon en Centax-2, una luna de Coruscant, completamente en secreto. Con esos cilindros era posible hacer crecer un clon adulto en sólo un año en lugar de diez, insertando los recuerdos del huésped original en el clon para evitar años de entrenamiento aunque algunas veces esto provocaba demencia en algunos individuos“. Si bien esto no entra dentro de lo que hemos visto en The Bad Batch sí que resulta en una premisa de enorme importancia para los experimentos de clonación que se nos muestran en las secuelas o incluso en The Mandalorian, donde podemos ver clones mal formados o los clones del Líder Supremo Snoke en “tarros” parecidos a estos cilindros Spaarti.
  • En la novela de 2008 “Order 66: A Republic Commando Novel” (Legends) nos cuentan que el Escuadrón Omega (ojo al nombre, jejeje) de Supercomandos clones se encontraron a la Brigada de Infantería 14ª en el planeta Haurgab, y descubrieron que este batallón se había creado mediante cilindros Spaarti, es decir, no eran clones convencionales fabricados en Kamino, algo que “levantó sus sospechas en contra del Canciller Palpatine y sus intenciones“. Es muy curioso cómo ahora los Comandos clon son quienes conducen, precisamente, a Nala Se a las instalaciones de Wayland… perdón, Weyland.
  • Sabemos, por otro lado, que la ex Jedi Ahsoka Tano está buscando activamente al Gran Almirante Thrawn, desaparecido de la galaxia gracias a – o por culpa de – Ezra Bridger en la serie de TV Star Wars: Rebels. Además, los recientes rumores de que podría aparecer (interpretado por Lars Mikkelsen, actor que le prestó su voz en la misma serie) de nuevo pero esta vez en acción real en la propia serie de Ahsoka apuntan a que el Gran Almirante habría sobrevivido a su peligroso viaje con desconocido destino por el hiperespacio y, tras la caída del Imperio en Endor, habría continuado sus investigaciones mediante otros agentes fieles, como la propia Magistrada Morgan Elsbeth que vemos en The Mandalorian.
Ahsoka Tano interroga a la Magistrada Elsbeth sobre el paradero del Gran Almirante Thrawn en The Mandalorian.
  • Por último, las novelas de la Trilogía de Thrawn, como se conoció a estas tres publicaciones de Timothy Zahn, se ubicaban temporalmente en el 9 DBY, es decir, cinco años después del Retorno del Jedi. Esto coincide perfectamente con la cronología de la serie The Mandalorian, ambientada literalmente en el mismo año galáctico.

Así pues, tenemos ya que el planeta Weyland, el Monte Tantiss y el propio Thrawn vuelven a ser canónicos además de estar ubicadas en el mismo año posterior a la Trilogía Original y que, posiblemente, volvamos a verlos más adelante en las diversas futuras producciones de la saga. Ahora bien… ¿todo esto es intencional o ha sido convenientemente improvisado? ¿Están relacionados, tal y como antaño, Thrawn y el Monte Tantiss? ¿Volveremos a ver más personajes volviendo al canon, como Mara Jade o Talon Karrde? ¿Veremos a Luuke Skywalker y a Joruus C’Baoth?

Mientras los fans ya comenzamos a especular (y a alimentar nuestro propio hype), seguiremos la carrera de Lucasfilm con gran interés.

¡Que la Fuerza (y la lectura) os acompañen!

Un comentario el “La trilogía de Thrawn de Leyendas y su posible vuelta al canon

  1. Sencillamente cojonudo!! Algún día tendremos que contar los secretos de la producción del cómic de Heredero del Imperio que Blanchard contó en algunas ediciones francesas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: