Segundo Extracto de la novela Star Wars The High Republic: Out of the Shadows

Traducción por Mariana Paola Gutiérrez Escatena

Estimados amigos de la Biblioteca, os dejamos aquí un nuevo extracto de esta fabulosa novela juvenil de Justina Ireland. Esperamos que la disfruten.

Reath y Vernestra quieren estar a la altura de los cambios en la galaxia en esta nueva novela. Ha pasado un año desde que Vern, en ese entonces una niña prodigio, enfrentara con sus amigos los peligros de la luna selvática Wevo. “No hay spoilers, pero estos personajes han pasado por mucho desde la destrucción del Ala Firme, y creo que eso se nota en la forma en que abordan los problemas. Siguen siendo adolescentes y siguen siendo Jedi, pero no son máquinas sin alma que blanden sables láser. La tragedia de la galaxia les ha afectado, y han visto muchas cosas. Eso haría que cualquiera se cuestionara su fe y cómo la utiliza para mejorar el mundo que le rodea, y los Jedi no son diferentes”.

Los fans reconocerán a Reath de Into the Dark (En la Oscuridad), de Claudia Gray, un debut que, según Ireland, le facilitó escribir el personaje en esta nueva etapa de su viaje. “Tomar su caracterización y extrapolarla en base a quién es al final de Into the Dark y considerar lo que él y Cohmac han estado haciendo me dio una idea bastante buena del tipo de formas en que Reath era más probable que cambiara y creciera”, dice Ireland. “Y, sinceramente, eso es parte de la diversión de La Alta República. Estos personajes crecen y cambian de forma muy tangible, y eso me encanta”.

Y el libro nos presentará a Sylvestri Yarrow, una habitante corriente que sólo intenta abrirse camino en la galaxia como piloto y comerciante. “Me gustan los Jedi, pero siempre me ha fascinado la gente normal de la galaxia. Como, por ejemplo, ¿cómo es ser una comensal en la Alta República?” bromea Ireland. “¿Quién trabaja en la lavandería del Templo Jedi? Este es el tipo de preguntas que siempre me hago, así que, por supuesto, quería traer a otro canalla a la Alta República, aunque fuera un canalla novato”. Sylvestri Yarrow es como muchos de nosotros que sólo intentamos pasar el día con nuestra cordura intacta, y lanzarle las complicaciones de los Jedi, la política de la República y los kajillones en guerra fue muy, muy divertido.”

Extracto

Reath era completamente incapaz de dormir. Se tumbó en la demasiado cómoda cama de sus aposentos durante un puñado de horas deseando descansar, llegando incluso a meditar en la fría y azul tranquilidad de la Fuerza. Pero cada vez que empezaba a quedarse dormido, lo espabilaban pensamientos acelerados.

Hacía demasiado tiempo que no pasaba una noche en el seno de la seguridad. Estaba acostumbrado a caer en un sueño irregular, exhausto y preguntándose qué le depararía el día siguiente, y no atiborrado de buena comida y acurrucado en blandas mantas.

Tal vez las aventuras lo habían destrozado.

Las luces del pasillo eran tenues cuando Reath salió de su habitación. Era técnicamente el ciclo del sueño, aunque todavía había Jedi levantados y atendiendo sus asuntos. No todas las especies eran diurnas, así que había actividad en el Faro Starligth a cualquier hora, aunque tendía a ser más tranquila después de que la mayoría encontrara su descanso.

Recorrió los pasillos, guiándose con los pies aunque no tuviera un destino real en mente. Cuando se detuvo frente al banco de ventanas cerca de los ascensores, se quedó quieto y se volvió hacia la inmensidad del espacio.

– “¿No puedes dormir?”

Reath se giró para encontrar a Vernestra de pie cerca. El sudor salpicaba su frente y sostenía un vaso de agua. Reath vio que la puerta de la sala de prácticas se cerraba a poca distancia del pasillo.

– “No”.

– “Eso pasa. Cada vez que nos vamos y volvemos, mi cuerpo tarda un día en readaptarse a la gravedad de la estación”. Bebió profundamente del agua mientras miraba por las ventanas hacia la oscuridad del espacio más allá. “Los duelos me ayudan cuando no puedo dormir”.

Reath asintió, y Vernestra hizo un gesto hacia el lugar de donde había salido. “Ya que te has levantado, ven a batirte en duelo conmigo. Los droides de prácticas se están cansando de que los machaque, y me encantaría tener un compañero”.

Reath asintió. “Suena divertido”, dijo, y Vernestra se rió en respuesta.

– “Suenas como un hombre que se dirige a la muerte”, dijo mientras volvían a la sala de prácticas.

– “Eh, es que suelo practicar con el maestro Cohmac, y él está muy, muy enamorado de las formas”.

– “Bueno, entonces batirse en duelo conmigo debería ser divertido, porque me gusta usar un poco de todo. Puedes criticar mi forma. Será un buen cambio para ti”. Vernestra le guiñó un ojo al decirlo, y Reath se puso colorado. Cuando eran Padawan la forma de Vernestra había sido una belleza, sinuosa y eficaz, y más de un Maestro se había pasado por la sala de prácticas para verla.

Reath siempre había considerado que los duelos formaban parte de los requisitos para ser un Jedi, por lo que los había afrontado con la misma determinación tenaz con la que abordaba todas las tareas para las que no estaba especialmente capacitado.

Después de arrojarle a Reath una túnica de práctica, Vernestra tomó un sable de práctica del estante de la esquina y Reath hizo lo mismo, probándolos hasta que encontró uno que se sentía casi igual a su propio sable de luz. Cuando lo encendió, brilló con un azul tranquilo, y el que había elegido Vernestra brilló con un verde pacífico. Estos sables de luz, aunque llevaban una ligera carga, no tenían la capacidad de matar de los sables de luz reales. Eso no significaba que recibir un golpe de uno no doliera. Sólo significaba que ni Reath ni Vernestra tenían que preocuparse por cortar accidentalmente la mano del otro. La túnica también estaba hecha de un material sensible al calor, y un golpe directo se mostraría en el material nevado como una furiosa quemadura. “¿Listos?” preguntó Vernestra, y Reath asintió, con el corazón palpitando.

Vernestra no era como el maestro Cohmac, que era paciente y firme en sus ataques. Corrió hacia delante y lanzó una ráfaga de golpes, todos los cuales fueron rechazados por Reath, para su propia sorpresa. Vernestra sonrió, aparentemente sin inmutarse, y la sensación que Reath tuvo de ella fue la de un arroyo que traza su curso correcto hacia el mar, todo intención y propósito.

– “¡Respira, Reath! Acabarás agotado si aguantas la respiración todo el tiempo”. Reath soltó el aliento en un suspiro, respirando profundamente de nuevo cuando Vernestra blandió su sable en un amplio ataque y exhalándolo cuando bloqueó el golpe.

Siguieron así durante un largo rato, Reath obligándose a recordar dónde poner los pies, a mantener los hombros cuadrados, a observar los hombros de Vernestra para entender cuál podría ser su siguiente movimiento. Pasaron los minutos, y Reath se encontró limpiando el sudor de su frente, esforzándose por mantener una defensa competente contra los entusiastas ataques de Vernestra.

Era incluso mejor de lo que recordaba.

Finalmente, Reath sintió que se ralentizaba, y Vernestra también disminuyó sus ataques. Cuando ella se lanzó en un mortal hacia atrás en el aire sobre su cabeza y lo atrapó por detrás, con el sable chisporroteando en su espalda, él gimió y levantó las manos en señal de rendición.

– “Me rindo”, jadeó, y la risa de Vernestra fue igual de sinuosa.

– “Cohmac debe ser un maestro increíble. Tu forma es impecable”, dijo Vernestra, bajando su sable y saltando sobre el suelo acolchado, con los brazos en alto.

– “Tal vez”, dijo Reath, sentándose con fuerza. “Pero aun así perdí”.

– “Sólo porque querías”. Vernestra se puso de lado y apoyó la cabeza en la mano. “Podrías haber ganado unas cuantas veces. Pero estabas tan concentrado en la defensa que nunca pasaste al ataque. Lo entiendo, la Orden quiere que defendamos la vida”, dijo, y sus ojos se desenfocaron mientras sus pensamientos se desviaban. “Pero creo que a veces podemos defender mejor la vida pasando al ataque”.

– “¿Seguimos hablando de duelos?” preguntó Reath. Vernestra se incorporó y suspiró.

– “No, en realidad no. Es sólo que cuando era una Padawan pensaba que todos los Jedi mayores lo tenían todo resuelto y que la Fuerza me daría ese mismo tipo de visión cuando me convirtiera en Caballero. Pero aquí estoy, más de un año después, y sigo sintiéndome tan confundida y en conflicto como cuando era pequeña”. Vernestra volvió a caer sobre la alfombra. “Y no sólo eso, me preocupa que nadie me tome en serio por ser tan joven, excepto mi Padawan, y no estoy segura de estar dándole las herramientas adecuadas para ser un buen Caballero”. Giró la cabeza y sonrió a Reath. “Así que ya sabes, las reflexiones normales de la noche”.

– “Sí”, dijo Reath, recostándose también. “Todo el tiempo que el Maestro Cohmac y yo estuvimos en Genetia no paraba de decir que tenía que conseguir este volumen o aquel, que la Fuerza le había llevado a estar en este lugar o aquel. Pero no sé si realmente lo creía. La destrucción en Valo fue dura para todos, pero desde entonces siento que el Maestro Cohmac nos ha ofrecido como voluntarios para misiones cada vez más peligrosas. He percibido culpabilidad en él, pero no sé a qué se debe, y él no es de los que comparten pensamientos tan personales.”

– “Probablemente yo tampoco debería, pero nos considero amigos”, dijo Vernestra. “Últimamente he percibido esa sensación de aprensión en muchos Jedi, sobre todo cuanto más nos enfrentamos a los Nihil. ¿Es lo correcto buscarlos y destruirlos antes de que se cobren más vidas? Hasta ahora han manipulado las vías hiperespaciales, han sembrado el Drengir por toda la galaxia y han atacado la Feria de la República. No veo cómo van a ser menos peligrosos si los dejamos estar”.

– “Pero parece que eso va en contra de la Orden y del equilibrio en la Fuerza”, dijo Reath. Nada de lo que decía Vernestra era alarmante. Había tenido los mismos pensamientos en más de una ocasión, y al final siempre volvía a su fe en que la Fuerza le guiaba por el camino más adecuado para él.

– “Exactamente. Y así termino donde empecé, cuestionando si estoy haciendo lo que la Fuerza quiere o lo que yo quiero. Pero como no he pensado en volver a Coruscant, supongo que dejar el Faro Starlight es totalmente la voluntad de la Fuerza”, dijo Vernestra riendo. “Siento que no puedas dormir, Reath, pero me alegro de que te hayas levantado para entrenar conmigo”.

– “Yo también”, dijo Reath mientras Vernestra se ponía en pie y guardaba su material de duelo antes de marcharse. “Y la próxima vez no pasaré tanto tiempo a la defensiva”.

Vernestra se rió.

– “Lo estoy deseando”.

Reath no se movió cuando ella se fue, eligiendo permanecer plano sobre las colchonetas de práctica mientras dejaba que su mente divagara..

Los recelos de Vernestra no eran diferentes de los suyos, y al igual que ella había pensado que de alguna manera se sentiría diferente una vez que fuera nombrado Caballero, pero no creía que eso fuera a ocurrir pronto. Si sus pruebas requirieran investigar algo oscuro, como la historia de los rituales nupciales de Genetia, no tendría ningún problema, pero para la mayoría de los Jedi sus pruebas requerían tratar con algo en lo que no eran expertos. Y aunque Reath no creía que fuera una causa perdida, definitivamente sentía que le quedaba mucho por aprender antes de asumir más responsabilidades.

Toda la cuestión de la responsabilidad de la Orden en relación con los Jedi sólo demostraba lo poco preparado que estaba para ser Caballero. Reath había oído al Maestro Cohmac mantener la misma conversación con otros Jedi, la discusión sobre cuánto debía la Orden a la República. A algunos Jedi les preocupaba que su enfoque corriera el riesgo de pasar de la investigación y la educación y el funcionamiento de la Fuerza a la guerra y la política. El Maestro Cohmac había expresado ciertamente su preocupación por la comodidad con la que la Canciller y sus ayudantes se habían introducido en las reuniones del Consejo Jedi, incluso después de que se hubiera resuelto el Gran Desastre. Y el Maestro Cohmac podía ser un poco preocupante, pero le disgustaba enormemente sentirse en deuda con los caprichos de la República, aunque también pensara que los Nihil eran una amenaza peligrosa.

Reath no sabía cómo se sentía al respecto. Podía ver ambos lados, pero nadie buscaba a los Padawan para tomar la decisión, gracias a la Fuerza.

Reath se levantó de las colchonetas de práctica, sus músculos le advirtieron que sentiría los efectos de esta sesión de entrenamiento durante mucho tiempo, y después de guardar su sable de práctica y su túnica, regresó a su habitación y se sumió en un feliz sueño.

Fuente: StarWars.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: