Reseña de la novela juvenil Star Wars The High Republic Una Prueba de Valor

Escrito por Mariana Paola Gutiérrez

Esta novela es una aventura que comienza con un encuentro entre la protagonista Vernestra Rwoh, una joven Jedi y un grupo particular de niños con diferentes historias que finalmente los conectan. Continua con un viaje en busca de unión, de alianzas, el cual se convierte en desventura, desgracia y finaliza en un prueba de coraje para ellos, ya que asumen un desafío que cambiará sus vidas para siempre, después de enfrentar el mal cara a cara, con tropiezos, pero juntos.

La autora de la novela es Justina Ireland, con ilustraciones de Petur Antonsson. Publidado por Disney–Lucasfilm Press el 5 de enero del 2021, contiene 240 páginas y es parte de la serie de libros denominados “La Alta República” que comenzó como el proyecto luminoso en el rancho Skywalker y hoy es una exitosa realidad por todo el mundo.

Vamos a comenzar este viaje, debo aclarar que hay SPOILERS.

Personajes:

Vernestra Rwoh: Miraliana, de piel verde, cabello oscuro y ojos azules, tiene unas pequeñas manchas familiares en forma de diamantes tatuado en la esquina exterior de cada ojo. Ex padawan del Maestro Stellan Gios. Utiliza un sable de luz modificado en forma de látigo. A los 15 años fue ascendida como caballero Jedi. Su primera misión fue supervisar a Avon Starros. Desde el puesto de avanzada de Port Haileap partió en el crucero Steady Wing hacía la flamante estación Starlight, pero lo que sería un viaje para fortalecer vínculos se convirtió en un desastre. Callada, paciente, creyente en los caminos de la fuerza, aunque dispuesta a indagar más allá de lo que permite la orden. Valiente y sensata, Vern es la protagonista sin duda de esta aventura que Justina Ireland nos cuenta.

Avon Starros: Humana, hija de la senadora Ghirra Starros y miembro del clan Starros. Aspirante a inventora de 12 años. Es inteligente, directa con su manera de expresarse, curiosa y desafiante. Según Honesty algo imprudente y un imán para el caos. Yo diría de buen corazón a pesar de todas esas capas que la resguardan. Tenía conflictos con su madre debido a sus continúas y provocativas actitudes que la ponían en riego. Incluso fue secuestrada por ello. Ghirrea la envío a esa aventura para lograr que entendiera sus responsabilidades.

Imri Cantaros: Humano, alto, de hombros anchos, y corpulento. Encajaba perfectamente con el de su maestro Douglas Sunvale. Era un padawan de la orden Jedi. Vivió tanto en Genetia como en Hynestia en su juventud, y luego paso mucho tiempo en el templo de Coruscant. Tenía cabello dorado, amables ojos castaños y una extraña habilidad para percibir los sentimientos y pensamientos de quienes lo rodeaban. Sobrevivió a la explosión del Sdeady Wing, al igual que Vernestra, Avon y Honesty. Quedó varado en la luna selvática dónde experimento un doloroso momento al confrontar a los Nihil que asesinaron a su maestro, para luego casi caer al lado oscuro por sus intenciones de venganza. Fue rescatado por la caballero Jedi Vernestra, quien finalmente por consejo de el maestro Sskeer lo toma como padawan.

Honesty Weft: Humano, hijo del embajador de Dalna, Weft. Estuvo en el Sdeady Wing cuando su padre perdió la vida. En la Metamorfosis quería ser un oficial médico de combate. Su madre lo había presionado para que acompañara a su padre en su viaje como embajador. Educado, introvertido, siempre alegre de tener en su vida directrices y orden en las cosas, al contrario de la impulsiva Avon, piensa antes de actuar o eso parecía. No le gustaba la idea de viajar rumbo a la estación Starlight, pero fue obligado por sus padres quienes querían que explorará el mundo antes de tomar ciertas responsabilidades, deseaban que tuviera aventuras que contar.

J-6: Doide de protocolo de Avon Starros, de color rosa dorado, tan alto como Vernestra . Es como su experimento. Ella lo ha modificado para ser bastante peculiar.

Douglas Sunvale: Humano, alto, fornido y efusivo. Era hablador y relajado en su comportamiento, algo desaliñado y con barba. Maestro Jedi y Marshal del puesto de avanzada Port Haileap donde la aventura comenzó. Apodó a Vernestra Rwoh como “Vern”, algo que no era del agrado de la Jedi. Le solicito a la joven caballero que abordará la nave Steady Wing conectando así a Honesty con Avon (ambos de la misma edad y ambos disgustados con sus padres) para que se hicieran amigos y pudieran crear lazos que quizás ayudarían con la decisión de los emisarios de Dalna de unirse a la República. Perdió la vida en en Sdeady Wing de una manera heroica, salvando a Vernestra, Imrii, Avon y Honesty.

Ghirra Starros: Humana, senadora de la República, madre de Avon. Responsable de enviar a su hija al viaje del Steady Wing, yaque era algo problemática y quería que aprendiera apreciar su privilegiada vida en Coruscant.

Weft: Embajador de Dalna. Padre de Honesty. Su cabello era de un rojo intenso y su piel bronceada. Estaba de acuerdo con que Dalna fuera parte de la República, quizás eso traería consigo protección y prosperidad para su pueblo.

Klinith Da: Humana con cabello magenta, tatuajes y múltiples perforaciones. Vestía una chaqueta verde, pantalones grises, guantes sin dedos y tenía un bláster enfundado en cada pierna, integraba la organización Nihil. Fue enviada a sabotear la nave Steady Wing cuando salía del puesto de avanzada de Port Haileap, rumbo a la gloriosa estación de la República denominada Starlight.

Gwishi: Aqualish, tenía tres ojos, pero había perdido uno de ellos, dejando una cicatriz profunda, que infundía miedo. Miembro de los Nihil, acompañaba a Klinith Da en el sabotaje de la nave Steady Wing. Como parte de su papel para la misión, se hizo pasar por un mecánico de la nave. Cuando Vernestra Rwoh se cruzó con él hubo una perturbación en la fuerza, aún así ella abordo la nave.

Janex: Janex era un Pantorana femenina de Dalna que formó parte de una delegación que iba a ser enviado para reunirse con representantes de la república en el Steaby Wing, rumbo al Faro.

Starstriker: También diplomático de Dalna miembro de la delegación.


Contexto (Espacio/tiempo)

  • La Alta República: Desarrollada 200 años antes de la amenaza fantasma, época en dónde la galaxia estaba en paz, gobernada por la República, la cual tenía como canciller a Lina Soh y estaba protegida por los Jedi. Momento de extensión de dominio, dónde la monumental estación espscial Starlight era el faro de esperanza para los bordes más lejanos habitables. Aquí los guardianes deberán afrontar situaciones que harán peligrar los sueños de unión y prosperidad.
  • Port Haileap: Puerto espacial y puesto de avanzada ubicado en el planeta Haileap durante la Era de la Alta República. Su mariscal fue el Maestro Jedi Douglas Sunvale.
  • Steady Wing: Nave de lujo plateada, elegante en sus curvas. El Steady Wing contaba con dieciséis cubiertas, tres jardines decorativos, una plataforma de juegos completa e incluso un gran comedor con capacidad para mil personas. Fue utilizado por la República y la Orden Jedi. Partió de Port Haileap, con la intención de transportar a sus pasajeros, incluida Vernestra Rwoh, Avon Starros, y el asesor de Dalna Weft y su hijo Honesty, el Marshal maestro Jedi Douglas Sunvale y su padawan Imri Cantaros, a la nueva estación espacial Starlight. Ellos debían asistir a la ceremonia de dedicación, para forjar alianzas.
  • Dalna: Planeta ubicado en el sector de Dalna en los Territorios del Borde Exterior habitado, que estaba considerando unirse a la República. Habitados por los Dalna , una sociedad compuesta en su mayoría por humanos, trandoshanos o weequay y pantoranos. Era Agrícola y tenía abundantes recursos de agua (cascadas), también guerreros.
  • Wevo, luna selvática: Jungla boscosa, con elevadas y constantes probabilidades de lluvias ácida. Lugar de variadas especies de fauna y flora, que se fueron adaptando a las inclemencias climáticas y dónde quedaron varados el grupo de sobrevivientes del Sdeady Wing. También el sitio en el cual debieron afrontar a los Nihil saboteadores y capturarlos después de un turbulento enfrentamiento entre el padawan Jedi Imri Cantaros y la caballero Jedi Vernestra Rwoh, por diferencia de criterios sobre que hacer con sus cautivos.
  • Starlight: Faro espacial, en parte templo y en parte estación de la República. Había sido construido en el borde exterior inexplorado de la galaxia, para unir a la misma y aportar luz a los rincones más oscuros de la galaxia.

“Esta estación será un símbolo de la República en el Borde Exterior. Un lugar donde celebraremos nuestra unión y ayudaremos a hacerla crecer. Enviará una señal, para que cualquiera en este sector la escuche, en cualquier momento. La baliza. El Faro de la República. El sonido…”

Lina Soh canciller de la República. The High Republic. La luz de los Jedi., Charles Soule.

LA Historia:

Todo comienza con el desafío constante que representaba el ser un Nihil. Gwishi y Klinith tenían un plan que cumplir, para ello debían mantener un perfil bajo, camuflarse entre la multitud y abordar el Steady Wing, sabotearlo para que nadie quede con vida. Ellos sabían que este no era un viaje común, la nave estaba programada para recoger a alguien importante para la República en Haileap, y los Nihil necesitaba hacerle saber que no eran bienvenidos en esta parte de la galaxia. Y así lo harían, ni siquiera las capsulas de escape debían quedar fuera de su imaginario destructivo.

¿Cómo en las siete lunas genetianas se supone que vamos a destruir eso?” ella preguntó.

Gwishi suspiró. “Desde el interior. Eres Nihil. Actúa como tal y deja de preocuparte “

A Test Of Courage. Prólogo. Por Justina Ireland

Aquí antes de pasar con nuestros protagonistas, me gustaría compartir un fragmento que me llama sumamente la atención… Trató de imaginarse cómo sería quedarse en una nave tan buena. No podía, y eso la enfurecía más que cualquier otra cosa. No podía esperar para destruir el Steady Wing y ver su belleza fracturarse en el vacío del espacio.” Ella se sentía frustrada por no poder tener los mismos privilegios, tanto que la comparación los hacía aún más diferentes, casi dos polos opuestos, tan inconcebibles juntos en la misma galaxia. Esa parece ser la mirada de Klinith, de los Nihil en general, una especie de “justicia” por mano propia, “equilibrio”. Una división entre ellos y nosotros, sin contemplar que los habitantes de Dalna no estaban rodeados de lujos, habían sufrido guerras, trabajaban para progresar y no eran viajeros habituales. O Vern, la niña Jedi que había viajado, pero nunca en una nave como esta, estaba tan sorprendida de tanta belleza como su contrincante.

En síntesis, la destrucción será el verdadero camino para que los Nihil dejen en claro que no permitirán a estos intrusos escribir la historia del borde exterior y si eso significaba la destrucción de seres vivos, naves, planetas y sistemas, ellos dejaran su legado de terror a cualquier precio.

Volviendo a la historia, Vernestra Rwoh, está ahí, dónde los Nihil intentaban cambiar las cosas, observando la majestuosidad de la nave, en la primera misión para el Consejo Jedi. Orgullosa y agradecida por la oportunidad de estar ahí aunque sea como una especie de niñera de Avon Starros. Era una prodigio que con solo quince años, se convirtió en caballero Jedi. No era arrogante, tomaba todo con suma responsabilidad, tenía un sentido del deber indudable y visión de servicio. Estar con Avon podría ser difícil, pero apreciaba a la niña y encontró sus inventos fascinantes. El maestro Douglas insistió que Avon estuviera a bordo y entablará una amistad con el joven de Dalna, Honesty.

Cuando iba hacia la rampa de ingreso ella sintió un llamado de la fuerza al cruzarse con uno de los mecánicos, que parecía como cualquiera de los demás, sin embargo algo no estaba del todo bien. Pero decidió al final, tomar esa señal como parte de sus nervios. Entonces todos subieron abordo.

Allí la autora nos hacer saber que la mente ágil de Avon estaba obsesionada, con la fuerza, con los cristales Kiber de los Jedi, quería conocer sobre su funcionamiento, su poder y alcance. Había intentado que Vernestra le diera el suyo, pero ella le comento que… “Un Jedi y su kyber están conectados a través de la Fuerza. Me canta y mi espíritu devuelve esa llamada. No es un simple cristal de energía”… No era un juego, ni un experimento. Era parte de su ser.

La importancia de los cristales Kiber para los Jedi no solo lo vemos aquí, en estás palabras, también significan responsabilidad. Los armamentos de las naves de la orden se activan con ellos en esta era. Y si recuerda la serie animada de Clone Wars, los padawan tenían desafíos espirituales dónde se conectaban con los cristales y ambos se elegían para luego crear sus armas, sus sables de luz. La fuerza era el mediador para darle forma. Por ejemplo aquí Vernestra Rwoh lo crea por una visión de la fuerza que hizo de su arma, una muy peligrosa y particular. ¿Por qué quería Vern dejar que Avon lo usé para experimentar, si para ella era sagrado?.

Ya en la nave, cada una tomó su camino, mientras Avon iba hacia el lugar que le habían designado, se topó con Klinith. Después de un choque con J-6, la grosera mujer retomó su camino. Avon se fue a preparar para la cena de bienvenida. Mientras tanto, Honesty a su vez se alistaba, y tenía una breve discusión son su padre de porque estaba ahí con él. El niño quería estar realizando sus pruebas (metamorfosis) en su pueblo natal, pero su padre necesitaba que el tuviera más opciones antes de decidir su futuro, que tuviera aventuras.

Con toda esa carga emocional, esos conflictos internos y la tensión política, cultural y social que era más grande que aquellos niños; el momento del banquete comenzó y con ello discusiones superficiales, como quien había contratado la nave y tenía todas estas cortesías para los huéspedes. O más profundas por así decirlo, como la seguridad, la confianza en la república y sus guardianes después del gran desastre y sus consecuencias, después de tener conocimiento de nuevos enemigos.

“Una catástrofe desgarradora, sin duda, pero los Jedi y la República se unieron para manejar no solo el desastre inicial, sino también las Emergencias posteriores. No hay nada que temer ahora “.

Douglas expresa a todos los presentes en la velada del Steady Wing.

Aunque el marshal intentaba persuadirlos de lo contrario, el malestar estaba presente, en los emisarios de Dalna. Los recientes eventos habían generado una situación de incertidumbre, de desconfianza. Y las palabras de Douglas, fueron más un presagio para el desastre, que bálsamo. Como cuando Leia dice “Tengo un mal presentimiento sobre esto” y todo va de mal en peor.

La fuerza les envió un mensaje de perturbación, algo estaba por pasar y no era bueno. Las alarmas comenzaron a sonar, múltiples explosiones y entonces el caos, el techo del comedor se rompió para develar la inmensidad del espacio. Aquí la primera prueba de coraje, para Vernestra. Trabajó en conjunto con el maestro Douglas para salvarlos. Cuando lograron mantener a todos en su lugar y que ellos no salieran expulsados, la nave entro en un clima muy similar al titanic y todos comenzaron a huir, a gritar, amontonarse y desesperarse. Pero no fue suficiente, el terror se instalo en hechos y sensaciones. Al fin de cuentas, Douglas tomó la decisión más difícil de su vida, elegir a quien salvar. Los niños ahora estaban solos y debían encontrar la manera de escapar, de sobrevivir.

 Hubo un empujón en la mitad del pecho de Imri, y salió volando hacia atrás junto con Honesty, Avon y Vernestra.  Imri cayó sobre el droide, J-6, y gimió.

Después de huir y afrontar peligros, encontraron una viejo transbordador de mantenimiento. Avon tomo el control, mientras todos trataban de entender a su manera lo sucedido. Al alejarse pudieron ver cómo un viaje diplomático, una esperanza de alianza, se esfumaba en unos cuantos minutos. Aún así, al observar la realidad ante sus ojos, el grupo necesitaba creer que sus seres queridos seguían con ellos.

El viaje de escape se convirtió en angustia, culpa y temor. Mientras intentaban encontrar un lugar que los resguarde, y en el trance la esperanza desaparecía, ante la sensación de soledad y vació imperante, con la ayuda y guía de Vernestra, Imri Cantaros pudo conectarse con la enorme vida de la luna selvática. Cuando pudieron aterrizar se dieron cuenta de que el lugar revestía peligros, debido a una breve inspección de los Jedi. La sabiduría de ellos sorprendió bastante a un angustiado Honesty. El niño, extrañaba a su padre, estaba tan arrepentido de pelear con él por cosas sin importancia. A demás intentaba ser paciente con Avon. La niña a veces podía hacerlo enojar. Pero, su padre le aconsejó que no juzgará a las personas antes de conocerlas realmente.

Por los daños sufridos, la nave no los llevaría a ninguna parte, a demás debían encontrar un terreno alto para que no perdieran la vida como consecuencia de las terribles lluvias y sus resultados. A simple vista podían ver que donde estaban varados no era seguro y emprendieron un camino hacia lo desconocido.

Caminaron y caminaron, parecían haberse estancado en una fábula donde el tiempo era cíclico, como si vagaran en círculos infinitos, sin encontrar un rumbo al que seguir. Hasta que Avon develó que podría ayudar con un Droide explorado escondido en su mochila. Imagínense el disgusto del resto de sus compañeros. Horas perdiendo el tiempo, cuando la solución colgaba de la espalda de la niña.

Al encontrar el rumbo, también encontraron la dificultad, la lluvia era cada vez más densa y podía desintegrar lo que tocaba. Las protecciones precarias ya no serían suficientes cuando esto se intensificara. Sumado a eso, era cada vez más complicado acceder al lugar designado para ponerse a salvó, por la espesa vegetación. No había otra manera, Vernestra Rwoh tendría que mostrar su creación, su sable látigo y usarlo para hacer las cosas más rápido.

Ella nunca antes había mostrado a nadie lo que medio de la noche una semana después de llegar a Port Haileap con una urgente necesidad imperiosa de modificar su sable láser hizo por designios de la fuerza, convirtiéndolo en un látigo. Pero al parecer era la única opción, el tiempo se agotaba. Así que lo hizo. Eligió salvarlos, aunque podría ser cuestionada por su par. Entonces “Vernestra giró el anillo frontal de su sable láser, y la única hoja se fracturó y partió antes de caer en una sinuosa hebra de luz púrpura. Vernestra hizo girar el látigo de forma que el rayo mortal atravesó la vegetación frente a ella, despejando el mismo camino que ella e Imri habían estado despejando en una fracción del tiempo.”…

Ilustración de Petur Antonsson

Limpió hasta el último obstáculo con su arma y pudo ver una cueva en las rocas. El espacio era grande y podría contenerlos hasta que encontrarán otra solución. Debían descansar, comer algo, tratar de dormir un poco. Todos presentaban signos de ese fatídico día, sobretodo Vernestra, quien utilizó la fuerza para evitar los fragmentos de la nave y escapar de ahí. Luego podrían salir a explorar y buscar alguna solución a esta situación desesperante.

Finalmente, los Jedi salieron a investigar y se encontraron con la cruda verdad. Descubrieron los Nihil. Entonces, Imri decidió tomar la situación en sus manos, al ver la ira de Honesty como una herramienta útil, una escusa para justificar sus acciones, para callar su sufrimiento. Vernestra tuvo que lidiar con las secuelas, aun así, luchó para traer a Imri de vuelta. Ellos afrontaron un enorme desafió allí, una prueba de coraje, que los confrontaría y dividiría, para unirlos aún más.

Al fin de cuenta, esta experiencia los hará crecer y tomar nuevas responsabilidades, comprenderse mutuamente, sentirse que no están solos en la galaxia. Es una linda historia de amistad y resiliencia.

Ilustración de Petur Antonsson

Datos curiosos:


Estructura Jerárquica Nihil:
Tres divisiones:
1) El Ojo: Marchion Ro (portador de caminos).
2) Corredores de la tempestad: Pan Eyta, Kassav Milliko y Lourna Dee.
3) Las estructuras básica:

  • Las tormentas
  • Las nubes
  • Rayos (Strikes)

Los Nihil que conocemos en esta historia son Strikes pertenecientes a la Tempestad de Kassav.

En Dalna: Como padawan del Maestro Jedi Dooku, Qui-Gon Jinn visitó las cascadas (Dooku Jedi Lost).

Avon Starros: comparte el apellido “Starros” con su descendiente, la contrabandista de la Era Imperial Sana Starros.

Vernestra Rwoh: posee un sable de luz en forma de látigo que construyó en Port Haileap una noche, después de una visión y mantiene oculto de los demás por considerarse fuera de los estándares Jedi. El libro nos cuentan que las hermanas de la noche eran usuarias de este tipo de sable, además durante las guerras Sith fueron utilizados por Jedi, para defenderse de estos. Vernestra Rwoh dice al joven padawan Imri “¿Has leído los testimonios de Cervil el Siniestro? El látigo a veces se usaba para defenderse de los Señores Sith, que usaban las Formas Prohibidas. Además, la Fuerza me llevó a este diseño. No puedo creer que el lado oscuro dirigiera su construcción. “…

Por otro lado, la fuerza según ella: está a nuestro alrededor y dentro de nosotros.

Las pruebas Jedi: Desafíos de fortaleza e intelectual para convertirse en caballero Jedi. Pudimos observarlos en The High Republic #1(Cómic escrito por Cavan Scott e ilustrado por Ario Anindito, Tinta. Mark Morales), con Keeves Trennis, quien luego se convierte en caballero Jedi en la dedicación, de manera muy particular por Avar Kriss.

La metamorfosis: pone a prueba las fortalezas, solo para preparar a los jóvenes Dalna a las duras realidades de la vida en planeta.

Imrí Cantaros afirma que su lugar natal es Genetia , y luego Hynestia. Justina Ireland explicó en un tweet que sus padres pueden haber sido de diferentes planetas.

OpiNIONES DE LOS BIBLIOTECARIOS.

Mariana Paola Gutiérrez Escatena: Es una novela entretenida, notable y profunda. Si tuviera que definirla en una palabra diría que es emocional. Hay temas complejos manejados con mucha responsabilidad, por supuesto. Cada problemática que interpelan a los personajes se siente real y nos dejan lecciones para aprender. Un ejemplo de eso sería, conoce a los demás antes de juzgarlos, la importancia de no rendirse cuando un amigo esta en problemas y el valor de la familia. Los personajes están bien desarrollados, tienen personalidades muy distintas que se complementan en la historia. Vamos de la responsable y amable Vernestra, al inseguro y sensitivo Imri. De la extrovertida y astuta Avon al reservado y suspicaz Honesty. Todo se amalgama de una manera armónica a pesar del caos de la trama. Justina aquí nos nuestra que se puede escribir un libro para niños mientras se hablan de temas de a vida real y no tan sólo eso, hacerlo con dedicación, respeto y amor. Como comentó mi buena amiga Jexica después de que charlamos sobre la lectura, en estos tiempos donde se necesitan valores como el amor y la amistad, encontrarlos en un libro de ficción es un poderoso y genuino mensaje que llega a nuestros corazón. Gracias por eso querida Justina Ireland.

Mario Tormo: Esta novela hay que encajarla en su rango de edad. Está orientada al segmento de edad de los 8 a los 12 años, por lo que tanto la densidad de las tramas como los sucesos narrados están adaptados a este tipo de lectores. Tenemos por lo tanto una trama sencilla principal, en la que sobre todo destacan los viajes personales de cada uno de los protagonistas. En cuanto a la estructura podríamos hacer un paralelismo con Light of the Jedi, ya que parte de un gran desastre (el Legacy Run en aquella, el Steady Wing en esta) y a partir del cual arranca el periplo de los protagonistas.

Aunque es una lectura agradable, su trascendencia para la trama de la Alta República es prácticamente nula. Llegando al punto de que hay detalles que pueden chocar con el estado o momento en el que suceden los hechos. Ya que cuando la novela arranca el desastre del Legacy Run ya se ha producido, por lo que es difícil de comprender cómo los padres de Avon y Honesty los mandan al Borde Exterior. Podemos entender quizá la función diplomática de los de Dalna, pero en el caso de Avon… Quizá Ghirra Starros debería haber reconsiderado mandar a su hija a esta zona cuando hay un bloqueo impuesto por la Canciller por los peligros que conlleva viajar en estas regiones.

Aunque menos mal que tenemos a Avon, ya que es el personaje más interesante del relato. Es fantástica, divertida, inteligente, resuelta. Va por delante de todos los demás, siendo la más pequeña. Increíble. Hasta Vernestra, una Caballero Jedi encargada de su cuidado, acaba siguiendo las indicaciones de la chica en los momentos más tensos de la acción. Increíble. En el lado contrario tenemos a Imri, que en mi opinión tiene un paso al lado oscuro, que siendo muy interesante, me resulta poco creíble el punto extremo al que llega. Se entiende muy bien toda la frustración y tristeza, pero creo que sube un escalón que está demasiado alto. Con Vernestra pasa que al inicio resulta muy interesante, sobre todo cuando tenemos la parte en la que muestra el látigo láser y cuenta su origen, pero que se diluye su protagonismo hasta el final, resuelve demasiado rápidamente el enfrentamiento primero con los Nihil y después con Imri. Se comprende muy bien que lo acabe aceptando como Padawan antes de la inauguración de la Starlight (aunque si leímos antes Light of the Jedi esto ya lo sabíamos), aunque si tenemos en cuenta el segundo número de la serie de Marvel, situado tras la ceremonia, nos extraña ver a Vern sin Imri.

De Light of the Jedi, momento de la inauguración de la Estación Starlight

Para concluir voy a destacar los hilos que se dejan abiertos, y es que las posibilidades de Avon Starros parecen infinitas. Me puedo imaginar a su personaje llegando a ser la precursora de los experimentos con cristales Kyber que dieron lugar a lo que luego se convirtieron en la base para el desarrollo del superarma de la Estrella de la Muerte. Habría que repasar la novela Catalizador por si más adelante en la Alta República se establece algún tipo de conexión con el personaje de Galen. Las conexiones por cierto son muy interesantes, como la alusión a las Guerras Sith, las Hermanas de la Noche, las Formas Prohibidas… Incluso hay una mención a Batuu, lo cual me encanta ya que puede que tengamos más contenido relacionado con los parques Disney enmarcado en esta época. Una novela que en audiolibro son algo mas de cuatro horas, por lo que es un entretenimiento ligero, intrascendente, pero disfrutable. Muy adecuado para el público objetivo, ya que hay muy buenos consejos y ejemplos vitales, de aceptación, comprensión del mundo y de los cambios que puede experimentar un muchacho o muchacha en ese rango de edad.

Ilustración de Petur Antonsson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: