Extracto traducido de la novela Star Wars Alphabet Squadron: Victory’s Price

Traducción por Mariana Paola Gutiérrez Escatena

Yrica Quell vuelve a ponerse a los mandos de un caza TIE, y esta vez ha apuntado con sus armas a sus antiguos camaradas de la Nueva República.

En la tercera y última entrega de la trilogía de Alphabet Squadron, titulada Victory’s Price (El precio de la victoria), la nueva novela de Alexander Freed que saldrá el 2 de marzo, los ases de la Nueva República se lanzan por última vez a derrotar al Shadow Wing y se enfrentan a las consecuencias de la decisión de Quell de desertar una vez más.

Las naves del escuadrón Alphabet están tan dañadas como sus espíritus, pero siempre se han cubierto las espaldas. En un extracto exclusivo del próximo libro, sube a la cabina de mando con Wyl Lark para un combate aéreo de infarto entre las estrellas…

Flare Squadron y el Hail Squadron estaban ahora en vuelo, separándose a ambos lados del Escuadrón Wyl y el Wild Squadron. Un TIE se dirigió hacia cada uno de los escuadrones de la Nueva República, soltando una rápida descarga de cañones que salpicaba contra las rocas o se desvanecía con la distancia. Los TIE Flare y Hail giraron para retirarse después de disparar, pero el último TIE mantuvo su rumbo. Wyl podía verlo delante de él, su ojo central ocluido por un asteroide que pasaba.

¿Qué estás planeando?

El TIE se desvió hacia un lado. Wyl advirtió a Denish Wraive, pero la siguiente ráfaga de cañones TIE no iba dirigida al caza del anciano. En su lugar, los rayos impactaron en el asteroide más cercano y lo hicieron añicos. Wyl pudo ver los fragmentos, la metralla, explotando hacia él, explotando hacia Wraive…

“¡Cuidado!” gritó, inclinándose sobre la consola mientras aceleraba sus propulsores y luego se detuvo para evitar estrellarse contra otro asteroide. Wraive seguía vivo, al menos en el escáner, pero el TIE había pasado por debajo y por delante de él, deslizándose entre las rocas para cubrirse mientras los cazas de la Nueva República devolvían el fuego. “¡Nos está provocando!” dijo. “¡Mantenga el rumbo hacia el carguero y no participe a menos que sea necesario!”

Pero el TIE nunca se movió para atacar. En su lugar, siguió rompiendo asteroides. Entró y salió de la visibilidad del escáner al activar los inhibidores, y Wyl escuchó los gritos alarmados de sus pilotos entremezclados con la estática. Se preparó para volver, pero vio con alarma que había superado a sus compañeros: el A-wing se había alejado cuando la primera nube de metralla lo había separado de los cazas más lentos.

¿Había sido intencionado? No lo sabía. No importaba.

Wild Nine y Twelve habían perdido el control al evadir los asteroides; ambos atravesaron el escuadrón en espiral, obligando a los demás cazas a dispersarse. El TIE tenía ahora el camino despejado de vuelta a su carguero, pero Wyl estaba más cerca y el Deliverance había acelerado a una velocidad aterradora, atravesando el campo de asteroides e ignorando las rocas que chocaban contra sus deflectores.

“Se están preparando para saltar”. Era la voz de Syndulla, casi gruñendo desde el comunicador. “No responden a las peticiones de rendición. Si puedes detenerlos…”

“Perseguiré al TIE”, dijo Kairos. “Ve tras el carguero”.

Wyl no sabía dónde estaba el Ala-U y no se atrevía a comprobarlo. Los asteroides eran cada vez más pequeños -estaba llegando al límite del campo- y podía ver el carguero y sus escoltas en la distancia, ajustando su rumbo para un salto a velocidad luz.

Confiaba en Kairos. Confiaba en Syndulla. Su mano enguantada jugó con la consola mientras cambiaba la energía de sus escudos a sus propulsores. El ala-A cantó una melodía metálica aguda.

Sus cañones no harían ningún daño real al carguero en el tiempo que le quedaba. Armó un misil de conmoción, apuntó a las cuentas brillantes de los propulsores del carguero e ignoró el parloteo de los cazas que tenía detrás. Sé un soldado, no un líder, se dijo a sí mismo. Eso es lo que necesitan de ti ahora.

“No hay violencia en la gravedad. El sol vacío consume “, dijo Chass, y luego agregó:” Estropear sus caras “.

Él no entendía porqué ella había tomado la oración, o porqué ella estaba citando sobre la comunicación tanto últimamente; pero él tomaría cualquier ayuda que pudiera obtener.

Su ordenador de puntería se desplegó. Estaba apretando el gatillo de disparo cuando llegó otra voz, confusa y casi indescifrable:

“Aquí el Teniente Quell del 204º Fighter Wing Imperial. Retírese inmediatamente o será destruido”.

Ya había soltado el arma. Escuchó a Chass maldecir y a T5 chillar y silenciar a Nath y Kairos. La general Syndulla tuvo tiempo de pronunciar “¿Quell?” antes de que el TIE activara sus bloqueadores de nuevo y Wyl estaba demasiado sorprendido para hacer otra cosa que mirar el rastro de escape de su misil; demasiado sorprendido para notar la explosión del asteroide detrás de él hasta que un trozo de granito atravesó su deflector trasero sin potencia y empujó su cuerpo en su arnés, activó una alarma sonora. Uno de sus propulsores se apagó y estaba girando en espiral. Un hilo de esmeralda cruzó su dosel y se dio cuenta de que el TIE estaba disparando.

Yrica Quell le estaba disparando.

Intentó devolver el A-wing a su curso, susurrando palabras tranquilizadoras como si se tratara de un animal asustado. Sus alas golpearon trozos de roca del tamaño de un puño, que al principio se convirtieron en polvo al entrar en contacto con sus escudos; pero al fallar sus deflectores, las rocas empezaron a resonar contra su casco.

Cuando se estabilizó, el TIE ya había pasado. Sus inhibidores volvieron a estar desconectados, y vio que su marca de escáner convergía con la del carguero; vio que Flare y Hail se acercaban al carguero demasiado tarde. Retorció su cuerpo para ver cómo la Liberación hacía llover una torva llama verde mientras el carguero y sus escoltas aceleraban, se distorsionaban y estallaban en luz, dejando tras de sí sólo imágenes posteriores para sufrir la ira del Destructor Estelar.

“¿Que demonios?” Preguntó Chass, y ella dijo lo que había en su corazón.

¿Qué demonios?

Fuente: StarWars.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: