Entrevista a Jon Favreau: El camino hacia la creatividad

Traducción por Mariana Paola Gutiérrez Escatena

En esta entrevista de Winters Guild Of America West, Jon Favreau habla de lo que le costó dar vida al “Bebé Yoda” en de The Mandalorian, del impresionante final de la segunda temporada y de porqué, para él, escribir sigue siendo la disciplina más dura y gratificante. Aquí os dejamos la traducción de esta imperdible entrevista con el creador de The Mandalorian.

Desde el comienzo de su carrera en los años 90 como actor, Jon Favreau se ha transformado en un titán de Hollywood, un director de éxito apreciado por su capacidad para fusionar la tecnología de vanguardia y los trucos de cámara de la vieja escuela para contar historias en múltiples géneros que el público adora. Pero a pesar de su talento como director, productor y actor, debe su carrera en primer lugar a su habilidad como escritor. Es lo que lanzó su carrera por primera vez (junto con su buen amigo Vince Vaughn) en 1996 con su guión para el éxito indie Swingers. Muchos éxitos de taquilla después, Favreau volvió a la página vacía con una idea para una serie en streaming que se ha convertido en un fenómeno cultural y ha reanimado inesperadamente la franquicia de Star Wars.

“Sé por haber trabajado en un campo creativo el tiempo suficiente que la inactividad es más perjudicial que perder el tiempo en algo que no va a ninguna parte porque conducirá a otra cosa. El proceso creativo es de surgimiento”.

Cuando The Mandalorian se emitió por primera vez en noviembre de 2019, demostró la capacidad de Favreau para entender los cambios en el medio sin fallar en el objetivo principal de contar una gran historia. Al igual que con Swingers o la película Chef de 2014, Favreau se metió solo en la trinchera de guionista para martillear una idea que se había gestado en su cabeza (incluido el nombre Grogu), pero que nadie había pedido ni sabía que quería. Se dejó llevar, como dice siempre, por la pasión por el proyecto. De hecho, escribió los dos primeros guiones no tanto para Disney como para su yo de la infancia, el niño de 12 años al que Star Wars cambió para siempre en 1977.

Favreau habló con el sitio web Writer Guild of America West sobre los orígenes de The Mandalorian, sobre cómo la colaboración entre el guionista, el director y el animador Dave Filoni fue crucial para navegar por el universo de Star Wars y sobre por qué, para él, escribir sigue siendo la disciplina más difícil -y potencialmente más gratificante-.

(Alerta de spoiler: las siguientes preguntas y respuestas contienen puntos clave de la trama de la segunda temporada de The Mandalorian).

Ha hablado mucho de trabajar en el espacio en el que la tecnología y la narración se solapan y The Mandalorian está obviamente en ese punto dulce. Desde el punto de vista de la escritura, ¿cómo se evita perder de vista la historia cuando se tiene toda esta tecnología para jugar?

Escribir para el cine siempre ha sido un baile entre la tecnología y la historia. Siempre has estado limitado y se te presentan oportunidades por la tecnología disponible en ese momento. Y te influye lo que otros han hecho antes que tú y lo que puedes innovar para esas historias, porque siempre compites como escritor. Los escritores sólo están limitados por la imaginación de sus lectores, pero cuando lo presentas para la pantalla, tienes que trabajar a través de la interfaz de la pantalla. Tengo la suerte de seguir los pasos de George Lucas, que encontró un equilibrio mágico entre esos dos elementos y fue capaz de evocar algo que parecía muy arquetípico a pesar de que se trataba de tecnología punta… Parte de ello es aferrarse muy estrechamente al Viaje del Héroe y al Monomito. Eso se convierte en una luz de guía y tomar prestado eso de George se convierte en una estrella del norte para nosotros.

Básicamente escribiste los primeros episodios de The Mandalorian de forma totalmente especulativa y luego los llevaste a Disney, ¿verdad?

Sí, tenía una propuesta para seguir los arquetipos que influyeron en George Lucas, ya fuera el western, la película de samuráis, la película de la Segunda Guerra Mundial, las óperas espaciales anteriores, los cliffhangers, Flash Gordon… mirar las películas y los arquetipos que influyeron en George era una forma de hacer una historia más pequeña que funcionara para la escala de la pequeña pantalla y volver a lo básico.

Mi propuesta fue muy sencilla al principio y Kathy Kennedy se mostró receptiva a las ideas que le presentaba. Siempre me ha parecido más fácil escribir que desarrollar como forma de presentar cuál era mi visión de algo. Si desarrollas material, tienes que defender ideas en abstracto, lo que es muy difícil de hacer. En este momento de mi carrera, prefiero escribirlo y saber que puedo estar perdiendo el tiempo si no se hace, pero al menos sé que si se hace, se va a ceñir a un formato y una estructura a los que me gustaría dedicar mi tiempo.

Además, sé que, como escritor, no tengo la facilidad… me resulta muy difícil escribir por encargo. Me parece la más desalentadora de todas las disciplinas que tengo… escribir es lo que es potencialmente más gratificante, pero también la más desafiante porque si no te viene, no hay atajos. Tienes que escribir o no escribir. Así que si tengo la inspiración para escribir, a menudo no espero a que me den permiso, simplemente me pongo en marcha porque sé que no siempre soy capaz de hacerlo.

Una vez que has encontrado una veta de oro te vas.

Sí. No voy a quedarme en la ceremonia. Prefiero escribir y perder el tiempo porque siempre lleva a otra cosa buena. Sé, por haber trabajado mucho tiempo en un campo creativo, que la inactividad es más perjudicial que perder el tiempo en algo que no va a ninguna parte, porque llevará a otra cosa. El proceso creativo es un proceso de surgimiento. Hay cosas que hice al principio de mi carrera que veo culminar ahora. Es fascinante observar a alguien como Jim Cameron, donde se ve la aparición de ideas para Avatar o Titanic en trabajos anteriores suyos, ya sean arquetipos, personajes, puntos de la trama, escenarios, tecnologías, en proyectos separados. El trabajo de su vida es un gran proyecto.

Yo lo veo como un continuo. Mientras sea creativo y tenga una disciplina en la que esté haciendo cosas y creando cosas, el proceso es la parte valiosa.

¿Nunca es inútil?

No lo creo. Es difícil decírselo a alguien que empieza, porque todo está tan orientado a los proyectos y al éxito o al fracaso, o a ser contratado o no, o a ser celebrado o ignorado. Te quedas atrapado. Me parece que la gente a la que admiro y que tiene más experiencia que yo, parece llegar a una actitud mucho más circunspecta sobre todo el proceso. Empiezas a darte cuenta de que sólo eres una pequeña voz en un coro de personas que están creando al mismo tiempo que tú. Eso es algo que he llegado a apreciar más a medida que me hago mayor.

Dicho esto, cuando te lanzaste solo y empezaste con estos guiones específicos para Mandalorian, ¿cómo de emocionado estabas? ¿Sabías que algo bueno estaba sucediendo inmediatamente?

Sí, me lo estaba pasando muy bien. En primer lugar, me siento muy gratificado cuando soy capaz de escribir algo, porque ese grifo no siempre está disponible. Es emocionante porque todavía le tengo mucha reverencia… cuando va bien, lo siento como algo por lo que estoy muy agradecido.

La otra cosa fue que me emparejaron con alguien con quien había colaborado en el pasado, Dave Filoni. He descubierto que, si tienes un buen colaborador… aunque yo estaba escribiendo los episodios, había muchas, muchas horas de conversaciones, y yo le enseñaba cosas que estaba escribiendo, y él me daba una gran cantidad de comentarios y me ayudaba a guiarme por el mundo de Star Wars. Había estudiado bajo la dirección de George durante, creo, una década trabajando en las series de animación, así que sentí que tenía una conexión directa con el código fuente de todo este mundo con él.

¿Tenías este arco planeado desde el principio? En concreto, la aparición de Luke Skywalker, que revela que la historia se sitúa esencialmente unos años después de El retorno del Jedi, ¿fue siempre una idea fija desde el principio, o algo a lo que llegó después de trabajar con el material?

No. La historia se fue desarrollando a medida que la escribía. The Mandalorian hereda mucho de las historias existentes de Star Wars, y cuando escribo, ese contexto es siempre una consideración. Estaba claro que, dentro de la continuidad establecida, era probable que ocurrieran ciertas cosas.

¿Le preocupa, al haber situado la historia justo en medio de la saga, con las últimas películas habiendo revelado el futuro de Skywalker, que esté en absoluto encorsetado narrativamente?

Tenemos una enorme libertad debido al intervalo de tiempo entre las películas. Dave Filoni y yo discutimos constantemente sobre cómo cada elección de la historia se ve afectada por el material existente de Star Wars.

¿Y mencionaste cómo, al principio del proceso de escritura, empezó a dibujar imágenes?

Como es un animador, empezó a hacer algunos bocetos de momentos, y luego, con el tiempo, pasaría al departamento de arte y a [el supervisor de diseño] Doug Chiang, así que el arte de Lucasfilm empezaría a generar imágenes a partir del material que yo estaba escribiendo. Aunque la escritura era algo muy solitario, había mucha colaboración creativa a un nivel más amplio. El mero hecho de tener un público receptivo, comprensivo y agradecido para los comienzos de la serie, me dio mucho aire y sigue siendo el motor de la serie.

Tienes que ser muy prolífico en este nuevo medio porque se requiere mucha escritura cuando estás poniendo tantas horas de televisión en el aire. Requiere creatividad, que es muy diferente del bruñido de una pieza de material como lo haces para el teatro. Aquí, es un río de escritura y no es algo donde tengo un gran equipo de escritura. He asumido mucha de esa responsabilidad yo mismo, lo que no quiere decir que no sea un proceso colaborativo, pero la tipificación real de la misma, donde  la teoría se pone a prueba, termina cayendo sobre sus hombros cuando estás mirando a tu ordenador.

Comprender cómo encaja la historia, no solo en nuestra serie, sino en el universo de Star Wars, es algo que requiere un enfoque muy colaborativo. Esa colaboración es lo que me inspira para poder ir a casa y escribir y escribir escenas solo. Encontramos un equilibrio muy interesante y genial que es tan satisfactorio como cualquier cosa en la que haya trabajado en toda mi carrera.

Al final de cada espectáculo, esas ilustraciones son un gran borrador del guión gráfico, que da al espectador la sensación de que se corre un poco el telón del proceso.

Por supuesto. También decidimos no editar las cosas que no se emitieron o que cambiaron, así que se muestran las notas del guionista y la idea de este proceso de escritura en curso, en el que se crea la historia sobre la marcha, y la gente espera que salga el siguiente capítulo… Pensamos en ello como en las novelas o los libros, pero hay algo realmente puro en este ida y vuelta entre el público y los narradores que parece, de una manera extraña, a través de la tecnología, emular la narración de la hoguera. Me gusta mucho el ida y vuelta con el público y me encanta el ida y vuelta con los artistas, directores y otras personas con las que colaboro. La mayoría de las veces escribo para otros directores, y eso es algo que nunca había experimentado.

Dirigir se convirtió en una forma de cocinar mis escritos a través del proceso, pero ahora está la colaboración, así que tienes esta gratificación inmediata de escribir algo, enviarlo a otra persona para que lo lea, recibir sus comentarios, o incluso obtener obras de arte, y esas obras de arte se convierten en un reflejo de lo que has escrito. No tienes que esperar un año para verlo en la pantalla, sino que lo ves en ese mismo momento, y eso te inspira.

Escribir es un proceso de aprendizaje. Desgraciadamente, por lo general hay que esperar a que se produzca algo que has escrito… Hasta que no has visto tu material pasar por el proceso de edición y la reescritura que viene en la postproducción, y acabar en la gran pantalla, no tienes realmente una idea completa de lo que es escribir para la pantalla. A menudo se necesita una carrera completa para tener suficientes experiencias para aprender esas lecciones. Pero en este caso, hay un bucle de retroalimentación que es tan inmediato que realmente está afectando a la forma en que estás escribiendo en el futuro, sobre la base de lo que estás viendo y también la retroalimentación de la audiencia.

Y este mundo inmediato del streaming, en el que todo sale a la luz y obtienes una respuesta inmediata, es muy diferente al de las películas, en las que puedes sentarte en el fondo del cine o leer las críticas. Aquí, hay una conversación que fluye a tu alrededor y sólo depende de hasta qué punto quieres prestar atención a ella o aislarte de ella, dependiendo de lo que más te apoye creativamente. A algunas personas les gusta aislarse, cosa que yo hago a veces. Y a otros les gusta meterse de lleno en el asunto. Ahora, gracias a Internet, puedes escuchar todas las charlas de todas las oficinas.

¿Cómo has manejado el tema de internet con The Mandalorian?

Hay que ser selectivo al respecto. Con la televisión, formas parte de una conversación cultural que es muy inmediata. Así que hay una parte a la que me expongo y que realmente disfruto. Y hay algunas que nos aseguramos de filtrar de manera que no se conviertan en algo desalentador.

Estoy acostumbrado a ello por parte de Marvel, porque cuando empezábamos un proyecto, hacíamos un tráiler muy pronto en el proceso y lo mostrábamos en la Comic-Con. Hay algo muy bueno en exponer una pequeña muestra de lo que estás haciendo a tu público principal y ver si se sienten atraídos por ello. Porque, al fin y al cabo, es una conversación con ese público. Y a esos fans son a quienes les estás hablando. Y si estás haciendo algo que ellos no sienten, no estás haciendo bien tu trabajo.

Con respecto a la historia, tengo que preguntar, ¿cómo diablos hiciste que Grogu [también conocido como Baby Yoda] funcionara? Quiero decir, especialmente al principio, tienes a este pistolero misterioso, peligroso y lacónico cuidando, esencialmente, este pequeño verde y todo eso. ¿Hubo algún truco para llevarlo a cabo?

Gran parte del mérito se debe a la combinación de personas creativas que trabajaron en ella y a que fuimos capaces de mantener el secreto para que hubiera una sensación de descubrimiento. Ser capaz de sorprender a la gente en este momento de la historia es todo un reto. Así que hay un cierto placer en la sorpresa del descubrimiento. También nos beneficiamos enormemente del hecho de que en Star Wars se perdona el uso de marionetas. En cambio, si se presentara en un formato nuevo, no sé si se habría aceptado tan fácilmente.

Nos hemos beneficiado de la construcción de legados, de animatronics muy sofisticados. El hecho de que ILM mezclara las cosas que no podíamos hacer con CGI de forma invisible fue realmente útil. La presencia de Werner Herzog en el plató, animándonos a utilizar las marionetas y a no emplear tanto CGI como pensábamos que tendríamos que hacer para ayudar a superar los puntos difíciles, fue algo muy importante [en una anécdota que Favreau ha contado, Hertzog llamó al equipo cobardes por rodar una versión de respaldo de una escena en la que él estaba con Grogu, insistiendo en que debían creer en sí mismos y en lo que estaban haciendo].

Ese fue un personaje en el que estuve pensando durante mucho tiempo antes de esta serie, una idea que había tenido que cuando comenzó el servicio de streaming, que era parte del lanzamiento inicial. Era un personaje que pensé que encajaría bien en Star Wars, pero no fue hasta que se dibujó y se renderizó, que empezó a funcionar. Y si miras la galería de Disney, que muestra el detrás de escena, hacemos una inmersión profunda en él, mostrando cómo se desarrolló con el tiempo. Encontrar el aspecto adecuado con los artistas también fue importante. Así que la tradición de esa relación y la yuxtaposición de este pistolero endurecido junto a este niño tan emotivo y vulnerable parecía tener mucha tensión en la historia.

¿Cuándo, dónde y cómo escribe? ¿Cuáles son sus manías o rituales mientras escribe? ¿Escucha música? ¿Está en una cafetería? ¿Está en la cama? ¿Cómo lo hace?

En lo que he aterrizado ahora es en escribir antes de estar completamente despierto. En otras palabras, antes de los correos electrónicos, antes de que tu cerebro sea bombardeado con el mundo, donde tienes tu ingenio sobre ti, porque estás lo suficientemente despierto como para no estar desorientado, pero tu cerebro aún no se ha endurecido durante el día. Hay un truco que usé originalmente para el bloqueo del escritor en el que puedes escribir incluso si tienes que superar algunas tonterías, algunas páginas de tonterías. Solo prepara la bomba y escribe. La parte difícil es como, ¿cómo te escribes? Usted escribe. Asi es como lo haces. Es más fácil decirlo que hacerlo. Pero la única forma de escribir es escribiendo. Eso es diferente a todo lo que hago en este campo. Mi mejor momento es tener ese portátil cerca, tengo un cuaderno de composición que se parece a los viejos cuadernos que tendrías en la escuela primaria donde no puedes arrancar las páginas, de lo contrario todo se desmorona, así que no lo haces. No se edita usted mismo, y tampoco es como un diario bellamente encuadernado. Es muy económico y no te lo piensas dos veces antes de escribir las cosas, por lo que podrías tener largas páginas de notas. No escribo realmente en eso. Así es como colecciono. Yo investigo. Tomo notas, escribo pensamientos, escribo ideas. Tengo montones y montones de estos, y no se puede arrancar una página, por lo que incluso las cosas que no vale la pena guardar están allí y documentadas con el tiempo. Así que tengo mi portátil para el proyecto en el que estoy trabajando, lo enciendo y empiezo a escribir. Y descubro que no importa lo difícil que sea que estés escribiendo, si puedes abrir esa computadora lo suficientemente temprano en la mañana, serás menos reticente a comenzar a escribir las cosas.

Me parece que cuanto más tiempo me alejo de la escritura, más difícil es empezar de nuevo, porque tienes que cargar esos datos en tu RAM, en tu cerebro. Así que lleva tiempo volver a esa mentalidad, sobre todo porque ahora dirijo una serie de televisión, tengo que pasar mucho tiempo pensando en los episodios que van a salir, pensando en los que estamos rodando, y luego también, pensando en el futuro.

The Mandalorian debe tenerte en la mejor forma de escribir. Quiero decir, esto ha sido una tremenda cantidad de escritura.

Es muy satisfactorio porque no es algo que sabía que podía hacer. Nos presentamos con desafíos. Pero, de nuevo, aunque mi nombre aparezca en muchos de los episodios, date cuenta que hay toda una comunidad creativa de apoyo en torno a este proyecto, ya sea gente que está leyendo y dando notas, o gente que me está ayudando a investigar, o gente que está haciendo dibujos, o directores que lo están interpretando, o editores que, en última instancia, lo están reescribiendo después a través del proceso editorial con nosotros. Hay muchas manos. Hay muchos cocineros en la cocina, pero el hecho de sentarse y escribir el trabajo es el punto de partida. Y es algo que aprecio mucho, ya que puedo volver realmente al principio de mi proceso cinematográfico. Después de ser actor, mi primer paso fue escribir todo el camino hasta Swingers. Se siente como un regreso a lo que me hizo entrar en este campo. Estoy muy agradecido por tener esta oportunidad de trabajar en un momento en que la televisión ha ampliado tanto nuestra capacidad de crear.

Fuente: Winters Guild Of America West

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: